Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 25 Marzo, 2017

Scroll to top

Top

Dulzura Americana (American Honey), el añorado e inacabable sueño americano

Dulzura Americana
alejandralomeli
  • Andrea Arnold echa una mirada al midewest estadounidense en Dulzura Americana, una road movie desenfrenada, naturalista y encantadora

  • Dulzura Americana es más una alegoría del pantanoso camino por el que transcrita una juventud urbana llena de vacíos para llegar al sueño prometido

Dulzura Americana

Alejarse de los suburbios obreros de Inglaterra no le impidió a Andrea Arnold seguir adentrándose en el futuro incierto de una juventud marginal y descarriada en Dulzura Americana (American Honey, 2016), su primera película que toma lugar fuera de Reino Unido, en todo caso le permitió echar una mirada radiográfica al midewest estadounidense en una road movie desenfrenada, naturalista y encantadora.

Es verdad, lo que muestra Dulzura Americana ya había sido visto antes por cineastas como Gus Van Sant, Larry Clark y Harmony Korine, sin embargo, Arnold no busca encontrar el hilo negro de un tema áspero e inacabado y sí construir un relato donde los rezagos e incertidumbres sociales reverberan en una libertad engañosamente seductora.

Arnold nos sumerge en la América profunda a través de Star (Sasha Lane), una adolescente que verá en Jake (Shia LaBeouf), el capitán de un equipo de ventas ambulante de suscripciones de revistas, la oportunidad de escapar de su disfuncional vida familiar y así emprender con él y el grupo de jóvenes vendedores, un viaje a la “aventura” por el medio oeste estadounidense.

Dulzura Americana

A Dulzura Americana se le reprochará lo mismo que a Boyhood (Linklater, 2014), porque ambas capturan momentos de vida donde lo relevante no es en sí lo que se cuenta, sino el relato emocional que se generan en el transcurso, los cambios y la pérdida de la inocencia de unos personajes ordinarios, condensado en el tratamiento realista de las situaciones y el naturalismo de una puesta en escena apoyada en miradas, gestos, rayos de luz y enormes cielos azules, inalcanzables e infinitos como los sueños de estos viajeros y sobre los que Andrea Arnold constantemente contrapone la figura de Star, añadiendo de esta forma los toques de extraño pero sublime lirismo que desprende Dulzura Americana.

Por eso, Dulzura Americana no es un filme que obedezca o siga una trama, es un filme descriptivo, en ratos emotivo, en otros picaresco, en otros tantos aventurero y estremecedor, de ahí su narrativa episódica donde los únicos elementos que guardan cierta correspondencia son las reacciones o estados de ánimo de los chicos con las letras de las canciones que forman el soundtrack de sus desarraigadas vidas, momento cumbre será cuando todo el grupo cante con una sensibilidad fiera el tema que da título al filme: American Honey.

Dulzura Americana

Las naturales actuaciones de un ensamble donde se encuentran muchos actores no profesionales o debutantes como el caso de Sasha Lane, enriquece el retrato con espontaneidad y verosimilitud. Sin lugar a dudas, Sasha Lane resultó ser la gran revelación de Dulzura Americana mientras Riley Keough impacta con su Krystal en todas sus apariciones, por su parte, Shia LaBeouf se deja dirigir en un papel que no está tan alejado de sus arranques en la vida real y aunque hay momentos en que se desborda, entrega un buen trabajo.

Una road trip mágica sobre los nuevos significados de comunidad, Dulzura Americana es más una alegoría a las falsas salidas y el pantanoso camino por el que transcrita una juventud urbana llena de vacíos para llegar al sueño prometido, mientras saca el polvo debajo del tapete para revelar el carácter de esta nación.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora_)

American Honey – Dulzura Americana
Dirección y Guión:
Andrea Arnold
Fotografía: Robbie Ryan
Actúan: Sasha Lane, Shia LaBeouf, McCaul Lombardi, Arielle Holmes, Crystal Ice

Fecha de estreno: 25 de noviembre de 2016

Comentarios

Comentarios