Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 24 Mayo, 2017

Scroll to top

Top

Crítica| Kiki el Amor se Hace: filias sexuales, ¿fobias amorosas?

Kiki el Amor se Hace
alejandralomeli
  • Kiki el Amor se Hace es una comedia sexual- romántica que si bien no es redonda, sí es una de las propuestas más hábiles que llegan a cartelera

  • Es innegable que a pesar de sus fallas, Kiki el Amor se Hace logra muchos momentos divertidos

Kiki el Amor se Hace

Es difícil querer resistirse a Kiki el Amor se Hace, esta comedia sexual- romántica que si bien no llega a ser redonda, sí se coloca como una de las propuestas más hábiles y con “carnita” que a últimos fechan llegan a la cartelera, y no solo desde España, sino, dentro del mismo género de la comedia.

Dirigida por el también actor Paco León, quien rápidamente se ha convertido en uno de los directores españoles a seguir la pista por crear con su díptico Carmina (2012 y 2014) un universo totalmente identificable, Kiki el Amor se Hace es una película coral de historias cruzadas cuya línea en común son las filias sexuales que experimentan cinco parejas para obtener placer.

Pero solamente algunos de los personajes que entretejen esta comedia saben de sus parafilias, muchos de ellos apenas las descubren y es precisamente en esa manifestación, en su exploración y en la forma en que las integran a sus vidas que Kiki el Amor se Hace consigue el detonante adecuado para orquestar desde las situaciones más delirantes hasta las más retadores para sus personajes.

Kiki el Amor se Hace

Paco León muestra una solvencia digna de resaltar para crea una visión sin prejuicios y totalmente amable de las filias sexuales de unos personajes cercanos y cotidianos con los que es fácil identificarse, un combo que no puede ser más que afortunado porque es en esa delimitación que Kiki el Amor se Hace se siente como un anecdotario peligrosamente conocido para nuestra cotidianidad que a una colección de relatos aislados; la atmósfera doméstica que rescata el toque costumbrista y un lenguaje ordinario, ayudan a sustentar ese sentimiento de cercanía.

Es innegable que a pesar de sus fallas, Kiki el Amor se Hace logra muchos momentos divertidos donde los diálogos son los responsables de las risas más genuinas, no así las situaciones o mejor dicho, no todas, porque mientras unas son ingeniosas, otras son predecibles y bufonescas.

Y, es que Kiki el Amor se Hace no logra cuajar una uniformidad de intensidad, a lo que se suma un ensamble que si bien tiene chispa y carisma, algunos de ellos adolecen del timming para mantener constante la comedia, a ello se añade que en ciertas historias, el humor decae hasta el patetismo, por ejemplo, en la del cirujano plástico y en la de la pareja que quiere tener un hijo.

Kiki el Amor se Hace

También, Kiki el Amor se Hace pierde en el momento en que Paco León abusa de la ligereza de la puesta en escena para recrear recuerdos o pasajes evocativos que pueden pasar más por sketch ensamblados a calzador, y qué decir de una resolución excesivamente dulzona que desfavorece el hábil toque mostrado en su desarrollo para enfrentar la comedia sexual con la comedia romántica.

Quizás el final de Kiki el Amor se Hace no sorprenda tanto porque al final es eso, una comedia romántica que toma la sexualidad como el pretexto para impactando en temas que cala hondo como la duda y los medios de forma agradable, sin embargo, no deja de sentirse un dejo de auto traición, más si se toma en cuenta que se define a sí misma como “una comedia erótico-festiva”, en ese caso y sin temor a equivocarme, Kiki el Amor se Hace es una deliciosa festividad.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez(@alejandraurora_)

Kiki el Amor se Hace
Dirección:
Paco León
Guión: Paco León y Fernando Pérez
Actúan: Paco León, Ana Katz, Belén Cuesta, Natalia de Molina, Álex García, Candela Peña, Luis Bermejo
Fecha de estreno: 11 de noviembre de 2016

Comentarios

Comentarios