Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 23 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica: X-Men Apocalypse, un espectáculo marca Bryan Singer

X-Men Apocalypse
alejandralomeli
  • X-Men Apocalypse es un producto cien por ciento Bryan Singer aunque con sus asegunes entregando un capítulo emocionante y espectacular

  • X-Men Apocalypse tiene muchos momentos destacados con un gran sentido del ritmo que mantiene al espectador cautivo

X-Men Apocalypse

Dos años después de que Bryan Singer regresara como hijo pródigo al universo mutante de Marvel para colocarse en la silla del director en X-Men: Días del Futuro Pasado (2014), película muy celebrada por público y crítica, ahora llega la tercera parte del revival de la saga propiedad de 20th Century Fox: X-Men Apocalypse (X-Men: Apocalipsis), un producto cien por ciento Bryan Singer aunque con sus asegunes porque si bien entrega un capítulo emocionante y espectacular, también revela una historia sin mucho cimientos.

En unos paranoicos años ochenta que ya divisan el final de la Guerra Fría y un Profesor X (James McAvoy) entrado de lleno en la enseñanza de jóvenes mutantes, X-Men Apocalypse sigue la reunión de los X-Men tras la alerta de una nueva amenaza que inicia con la furia desatada por Magneto (Michael Fassbender), llevándolos hasta En Sabah Nur o Apocalipsis (Oscar Isaac), el primer y más poderoso de los mutantes, quien tras despertar de un milenario sueño y encontrarse con un mundo totalmente diferente, se propone crear un nuevo orden mundial en compañía de sus aliados: Magneto, Storm (Alexandra Shipp), Arcángel (Ben Hardy) y Psylocke (Olivia Munn).

Singer hace un entretenido artificio para que al levantarse uno del asiento se vaya complacido con lo que acaba de ver pero después, es inevitable sentir que faltó algo en medio de tanta acción y emocionantes secuencia de combate, porque con una variedad de mutantes reunidos, un villano que parece invencible y con una amenaza devastadora, X-Men Apocalypse se queda en el nivel más básico del entramado ambicioso de algunos de los personajes en vez de aprovechar sus motivaciones y así depurar la variedad de posibilidades narrativas de una historia que se podía permitir incluso ser desesperada, pesimista y aunque redundante, apocalíptica.

X-Men Apocalypse

No es que X-Men Apocalypse sea desastrosa, al contrario, tiene muchos momentos destacados con un gran sentido del ritmo que mantiene al espectador cautivo a lo largo de sus 2 horas y media, incluso argumentalmente encuentra sus luces al trabajar mejor algunos personajes que otros pero es aquí, en el momento de orquestar una trama compleja que involucra a todos los mutantes donde X-Men Apocalypse presenta sus principales deficiencias, algo que no ocurrió en X-Men: Días del Futuro Pasado y cuyos carencias de guión se hacen evidente en el desaprovechamiento de algunos personajes o en la fallida identidad de otros.

Apocalipsis es quien arrastra la peor parte porque para ser el más temido de los villanos, su carácter es poco maligno si se piensa que es la suma de diversos poderes mutantes, lo que consecuentemente provoca que Oscar Isaac no muestre todo su potencial interpretativo, además su implacabilidad queda relegada a sus jinetes de los cuales solamente destaca Magneto y su bien justificada subtrama que lo lleva a unirse con Apocalipsis (la mejor desarrollada de toda la película) porque tanto Storm y Arcángel son prácticamente sombras inofensivas, pero la que más desaprovechada está es la maliciosamente seductora Psylocke.

Por el otro lado, Mystique y Charles están en su zona de confort, tanto Jennifer Lawrence como James McAvoy están apropiados de sus personajes sin ir más allá en X-Men Apocalypse ya que Singer parece estar apelando a ese espectador que ya vio las dos anteriores entregas para poder entender los conflictos de ellos, incluso el de Beast (Nicholas Hoult), ahora que si hace falta dar más información el director echa mano de fragmentos de los filmes anteriores para ilustrar los recuerdos del ensamble y la nostalgia del espectador.

X-Men Apocalypse

Los simpáticos chascarrillos pasionales y las viejas rencillas románticas, las vibrantes intervenciones de Quicksilver (Evan Peters) que se roba a todo momento la película, así como la adición de Sophie Turner como Jean Grey, Tye Sheridan como Cyclops y Kodi Smit-McPhee como Nightcrawler quienes infunden a la saga de aire fresco aportan otro tanto a favor de X-Men Apocalypse; estos nuevos actores se instalan bien en sus personajes y emocionan con la posibilidad de más películas sobre el universo mutante porque X-Men Apocalypse no parece ser para nada el final de la franquicia.

Se decía al inicio de esta crítica que X-Men Apocalypse es un producto cien por ciento Bryan Singer, pues así es porque a pesar de todo lo expuesto Singer maquilla muy bien todas esas vicisitudes para entregar un blockbuster espectacular, donde la sobrecarga de sus personajes hacen más deliciosa la experiencia al ver a todo este combo reunido en una sola película, hasta la derrota de Apocalipsis aunque totalmente sencilla, logra ser ingeniosa al presentar un combate en dimensiones articuladas.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

X-Men Apocalypse – X-Men: Apocalipsis
Dirección:
Bryan Singer
Guión: Mike Dougherty, Dan Harris, Bryan Singer y Simon Kinberg
Actúan: Michael Fassbender, James McAvoy, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Oscar Isaac, Rose Byrne, Evan Peters, Sophie Turner, Tye Sheridan
Fecha de estreno: 19 de mayo de 2016

Comentarios

Comentarios