Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 23 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica: La Conspiración del Silencio, rescatando la memoria

La Conspiración del Silencio
alejandralomeli
  • La Conspiración del Silencio es una película alemana que ofrece una mirada a los hechos que desencadenaron los Juicios de Auschwitz

  • Inspirándose en hechos y personajes reales, La Conspiración del Silencio es un ejercicio fílmico necesario de rescate de la memoria 

La Conspiración del Silencio

Cada vez resulta más satisfactorio encontrarse con películas sobre el holocausto o las secuelas del régimen nazi desde perspectivas poco exploradas en un tema que para muchos ya estaba agotado, así lo demostró recientemente el inquietante y sobrecogedor ejercicio fílmico El Hijo de Saúl (2015), y ahora el debut en el largometraje de Giulio Ricciarelli, La Conspiración del Silencio (Im Labyrinth des Schweigens / Labyrinth of Lies, 2014), película alemana que llega a México con dos años de retraso y con una nominación a los Satellite Awards de 2015 como mejor película de habla no inglesa.

La Conspiración del Silencio sorprende porque lejos de ser panfletaria o aleccionadora busca exponer los resquicios inabarcables en anteriores filmografías, aquellos que no ocupan retratar el exterminio o el conflicto bélico porque lo que aquí se busca rescatar es precisamente la otra guerra, la del silencio, esa que tras el final del conflicto buscó enterrar los crímenes ocultando todo tipo de información a la opinión pública y a las nuevas generaciones, sobre este contexto en la Frankfurt de 1958 se desarrolla La Conspiración del Silencio a través de Johann Erdmann (Alexander Fehling), un joven y ambicioso fiscal con un sentido rígido de la legalidad o en otras palabras, un romántico del ejercicio del derecho, sin embargo, su visión cambiará cuando un periodista se presente en el despacho arrojando un documento que pueden hacer que se abra un juicio contra los miembros de las SS que sirvieron en Auschwitz.

El eje central que guiará la trama de este thriller policiaco basado en hechos reales, ocurre cuando Johann descubre que importantes instituciones alemanas y algunos miembros del gobierno estuvieron y seguían involucrados para encubrir los crímenes de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

La Conspiración del Silencio

A pesar de lo complejo que podría ser su tratamiento, Giulio Ricciarelli evita la densidad para entrega una historia eficaz y bastantemente digerible que sigue al hilo los descubrimientos del fiscal, aunque queriendo endulzarla con la subtrama romántica de Johann la cual podría haberse prescindido porque La Conspiración del Silencio enfatiza en los conceptos sobre los que se debate el protagonista para poder desarrollar el arco dramático de sus intenciones: la ignorancia, el desconocimiento y la anestesia social, todo trastocado por la visión ilusoriamente “purista” de Johann e ilustrado acertadamente con frases, diálogos o secuencias donde el reciente pasado histórico se pondrá constante en jaque revelando los intentos por olvidar de la memoria colectiva los hechos, en este sentido una de las secuencias más efectivas es cuando el periodista pregunta a toda persona con la que cruza si es que conoce qué es Auschwitz.

Pero así como se ve el conflicto en su escala general, lo más delicioso de La Conspiración del Silencio es la manera en que las estructuras de Johann se verán derribadas, resquebrajadas por esas leyes que él creía inamovibles, de esta forma el arco argumental de La Conspiración del Silencio es también el mismo de Johann, su crisis y las dolorosas verdades que esconde cada vuelta y salida en falso del truculento laberinto, así el personaje y el relato evolucionan y se complejizan para hablar de la infinidad de matices que hay ente lo justo y lo injusto, la inocencia y el crimen, la pureza y la maldad en los actos y acciones morales, revelando toda su ambigüedad.

La Conspiración del Silencio

Además, La Conspiración del Silencio magnifica su universo cuando entra en consonancia con aquello sobre lo que teorizó Hannah Arendt: la banalidad del mal, lo cual le permite a Ricciarelli construir una tela de araña compleja y riquísima a la que le bastan estos discretos guiños para ubicar al espectador en lo pantanoso de la época donde las referencias a personajes reales como el mismo Adolf Eichmann y su captura en Jerusalem, al fiscal Fritz Bauer a quien se le atribuyen los Juicios de Auschwitz, y hasta al médico Josef Mengele, famoso por sus experimentos con prisioneros judíos, hacen de La Conspiración del Silencio un ejercicio fílmico necesario de rescate de la memoria.

Oportuna y totalmente necesaria a pesar que cinematográficamente sea anodinamente academicista y poco experimental, La Conspiración del Silencio resalta por ser una mirada desde Alemania a sí misma y a esas deudas que sigue arrastrando, así como por rescatar un capítulo poco conocido de esa guerra que se dio en otro nivel, el de la conciencia, la documentación y la información por preservar la verdad.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Im Labyrinth des Schweigens – La Conspiración del Silencio
Dirección:
Giulio Ricciarelli
Guión: Elisabeth Bartel y Giulio Ricciarelli
Fotografía: Roman Osin
Actúan: Alexander Fehling, Andre Szymanski, Friederike Becht, Johannes Krisch
Fecha de estreno: 19 de mayo de 2016

Comentarios

Comentarios