in ,

Crítica Dioses de Egipto, lejos de la gloria divina

Dioses de Egipto
  • Dioses de Egipto, la épica mitológica firmada por Alex Proyas y protagonizada por Gerard Butler llega a los cines con su carga de CGI y efectos al por mayor

  • Dioses de Egipto (Gods of Egypt) se aleja de la gloria divina para ser una película de gran presupuesto acartonada, malhecha y de pésima manufactura

Dioses de Egipto

Es curioso que el ambicioso diseño visual y los destacables efectos visuales de Dioses de Egipto (Gods of Egypt, 2016) resulten acartonados y malhechos, curioso porque esta épica mitológica firmada por Alex Proyas desplegaba desde sus trailers su ambición por mostrar muy por encima de la historia (la cual dicho sea de paso es de lo más intrascendente e incongruente), la tecnología digital más avanzada para la creación de efectos.

Lo mejor fue precisamente lo visto en los trailers ya que desde sus primeros minutos Dioses de Egipto peca de diálogos simples y situaciones absurdas que ejecutan una serie de personajes toscos y cero atrayentes, otra deficiencia si tomamos en cuenta que esta película es protagonizada por actores de cuerpos bellísimos y monumentales, físicos que son los únicos a tono con la época y divinidades que recrean.

Lo de Dioses de Egipto es un caso alarmante porque su manufactura es realmente mala para ser una película de gran presupuesto y aunque irónicamente puede ser entretenida por provocar un humor involuntario gracias a lo ilógico de su desarrollo, su apuesta digital asoma demasiado CGI y un precario aprovechamiento de los efectos, los cuales parecen realizados por alguien inexperto.

El argumento de Dioses de Egipto es tan básico como predecible pero esto es lo que presenta: Osiris (Bryan Brown) está a punto de coronar a su hijo Horus (Nikolaj Coster-Waldau) como Rey de una apacible y exótica Egipto, ceremonia que será interrumpida por Seth (Gerard Butler), hermano de Osiris, quien usurpará el trono tras asesinar a su hermano y dejar ciego y desterrado a su sobrino Horus, sumiendo a la ciudad en el caos. El destino del mortal Bek (Brenton Thwaites) se cruzará con la lucha familiar de los Dioses, convirtiéndose de “forma inesperada” en el lazarillo de Horus no sin antes prometerle que lo ayudará regresar a su novia Zaya (Courtney Eaton) del mundo de los muertes, antes que Anubis la lleve a su juicio final.

Dioses de Egipto

Proyas no es del todo desentendido, su delicado diseño visual y fotográfico hace suponer unas intensiones más refinadas complementadas con una paleta terracota muy evocativa de los paisajes egipcios, sin embargo, éstas son sólo aspiraciones fallidas ya que si es verdad que existe un cierto nivel de definición ambiental-visual, en Dioses de Egipto no hay consenso con el diseño del armamento y trasmutación de los Dioses, quienes en las escenas de combate se transfiguran en seres alados y súper poderosos envueltos en unas armaduras de oropel que recuerdan a Los Caballeros del Zodiaco o Guerra de Titanes, pero que en Dioses de Egipto se aprecian vulgares y ordinarias, o dicho de forma coloquial, chafas.

No conformes con unos personajes acartonados, huecos y unidimensionales, así como otros desaprovechados, Dioses de Egipto hace una fanfarronería de los mitos que tomó como inspiración para la creación de su historia, la cual carece de trama y brilla por la ajena adición de los personajes para resolver el conflicto narrativo (si es que existiera tal), aquí los Dioses viven y conviven con los mortales en el mismos espacios, solo diferenciados por su descomunal estatura. Hablando de este ramillete de figuras divinas, todos son presentados como seres torpes, salvajes y rústicos, a esto se le suma una relajada dirección actoral, ya que si algunos actores dan lo mejor de sí como un Geoffrey Rush para su desangelado Ra, otros que pudieran haber dado otros matices como el propio Gerard Butler se sienten excedidos y planos, siendo el joven Brenton Thwaites el único actor que logrará empatizar.

Con un inicio grandioso más por un tema de magnitud visual que por emoción narrativa, Dioses de Egipto termina dando tumbos entre lo aburrido de su desarrollo y lo perezoso de su resolución, predecible y escasa y sí, de lo peor de este 2016.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Gods of Egypto – Dioses de Egipto
Dirección:
Alex Proyas
Guión: Alex Proyas, Matt Sazama, Burk Sharpless
Actúan: Gerard Butler, Nikolaj Coster-Waldau, Geoffrey Rush, Brenton Thwaites, Courtney Eaton, Elodie Yung
Fecha de estreno: 26 de febrero

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Festival de Cine de Guanajuato

La utopía invadirá el 19 Festival de Cine de Guanajuato

Palmeras en la Nieve

Palmeras en la Nieve, el melodrama colonial – Crítica