Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 23 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica 007 Spectre, capítulo 24 de la saga Bond

Spectre
  • Spectre, el regreso de James Bond a los cines, es uno de los capítulos más ambiciosos de saga del 007, así como una gran aventura internacional

  • Spectre no logra capturar del todo la esencia de su historia, más bien turbia y densa de lo aparente, y es mucho menos espectacular de lo que promete

Spectre

La película 24 de la saga James Bond, 007 Spectre (2015) llega rodeada de expectación, no sólo por ser anunciada como la última película de Daniel Craig como el agente del servicio secreto británico MI6 (aunque ya hay rumores que aseguran le queda por realizar una película más), también porque México fue una de sus locaciones, pero principalmente, por la enorme y pujante campaña de promoción, y es a partir de este elemento un tanto externo a la producción, el principal inconveniente para Spectre, porque esta historia más bien densa y turbia es mucho menos espectacular y maravillosa que su publicidad.

Llamado nuevamente a colocarse en la silla del director tras el arrollador éxito de crítica y público de 007 Skyfall (2012), Sam Mendes comandó en Spectre uno de los mejores elencos de la saga Bond y uno de los capítulos más ambiciosos para entregar (eso ni cómo negarlo) una gran aventura internacional con escenarios en México, Italia, Marruecos, Austria y Reino Unido. Imágenes exuberantes y actuaciones portentosas que no salvan una trama que se diluye por la pereza de un desarrollo excesivamente lente y poco imaginativo, así como la falta de sorpresa e ingenio para llenar sus 2 horas 30 minutos de metraje.

Spectre

“Los muertos están vivos”, es la leyenda que abre el drama de ajustes de cuentas, legados, misiones heredadas y juegos de identidades que es Spectre. Bond (Craig) llega a la Ciudad de México para cumplir una misión secreta a partir de un críptico mensaje, mismo que lo llevará a Roma donde Lucía Sciarra (Mónica Bellucci), la hermosa viuda de un infame criminal, le dará la información necesaria al 007 para poder infiltrarse a reunión secreta, donde Bond descubrirá la existencia de una siniestra organización conocida como SPECTRE, pero también su reencuentro con un fantasma de su pasado y uno de sus principales enemigos.

Spectre no necesariamente es mala, su producción que hereda la buena mano y elegancia impecable mostrada por Mendes en Skyfall, entrega un capítulo intachable en su rubro técnico, pero insatisfactoria en su historia por la poca astucia para cuajar precisamente esos toques turbios y densos que atormentan en menor o mayor medida a todos los personajes; tal parece que Spectre se preocupó más por alargar su trama mostrando esporádicas pero soberbias escenas de acción y se olvidó de profundizar en las diatribas emocionales y psicológicas de Bond, de Madeleine Swann (Léa Seydoux) y Franz Oberhauser (Christoph Waltz).

Personajes que se desdibujan en una avalancha de tonos áridos que le sientan muy bien a Spectre, enmarcados en un desarrollo lento y de tiempos muertos en los cuales se antojaría descubrir más las cuentas pendientes de esos fantasmas que regresan de la muerte. A la par, Spectre desaprovecha brutalmente el potencial de Madeleine Swann para una película donde la elección de sus chicas Bond dio mucho tema de conversación.

Spectre

Se nota en Spectre lo apresurado de la escritura de un guión que quizás buscaba entregar una película cumplidora pero poco decorosa, también Spectre muestra algunos atisbos de cansancio por parte de Craig en su interpretación del glamuroso agente, y una producción que más allá de destacarse como lo hiciera magníficamente Skyfall, solo buscaba secundarla y cobijarse a su éxito.

Indudablemente, lo mejor de Spectre es su maravillosa, intensa y trepidante escena inicial ambientada en plena celebración de Día de Muertos en el Centro Histórico de México. De igual forma, la presencia hipnótica de Mónica Bellucci es otro de los máximos aciertos de la película, al igual que la serie de clichés, acrobacias, flirteos, enfrentamientos, seducción y hasta frivolidad que hacen de la saga Bond, una fórmula inacabable y, sí, que tanto nos gusta.

El repaso a grandes rasgos a los capítulos anteriores que conforman la saga Craig (los villanos y su gran amor Vesper Lynd), llenan a Spectre de un airecillo de conclusión y nostalgia, pero si esta película es colofón del reinado de Daniel Craig como 007, la despedida no es precisamente memorable.

Un último “pero”: la canción de Sam Smith, Writing’s on the Wall es pésima como tema James Bond.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Spectre
Dirección:
Sam Mendes
Guión: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade, Jez Butterworth; con base en los personajes creados por Ian Fleming
Fotografía: Hoyte van Hoytema
Actúan: Daniel Craig, Christoph Waltz, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Monica Bellucci, Naomi Harris, Rory Kinnear, Ben Whishaw, Dave Bautista
Fecha de estreno: 6 de noviembre de 2015

Comentarios

Comentarios

Comments

  1. Si algo había distinguido a las películas de Bond protagonizadas por Daniel Craig, era el giro agradable que se le había dado a los ya clásicos elementos de la saga, como la escena del disparo al inicio o el pedir un martini agitado no revuelto.

    En esta cinta dejan de hacer lo que venían haciendo bien y producen un Bond que de nuevo luce como algo sobrehumano.