Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 25 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

La Vida Después, colapsando la institución familiar

La Vida Después
  • La Vida Después, ópera prima del director mexicano David Pablos, es un relato intimista y sobrecogedor que puede apreciarse en los cines de la capital mexicana

  • La Vida Después llega a la cartelera tras el éxito de crítica que tuvo David Pablos con su segundo filme, Las Elegidas en el Festival de Cannes 2015

La Vida Después

Ciertas instituciones sociales pasan por ser inquebrantables debido a su “incuestionable” valor para el establishment social, sin embargo, la erosión asintomática de sus dinámicas dentro de la vida social, arroja luz a temas que deben debatirse, resquicios y asignaturas que David Pablos aborda en su ópera prima, La Vida Después (México, 2013) a través del relato intimista y sobrecogedor de una familia deteriorada.

Estrenada en la Mostra de Venecia en 2013, La Vida Después pone en entredicho el valor de la estructura familiar y el amor filial para mostrar una institución en crisis al borde del colapso donde la ausencia de una madre con depresión crónica, apoya la visión demasiado pesimista sobre la consecuencia de los duelos no resueltos y la carga malsana que conlleva el “deber” querer a tus hijos o hermanos.

“La idea era explorar la familia, que es lo que te define, lo que te hace, lo que te forma en la vida, y no sólo explorar eso sino cuestionarlo, la idea de la estructura familiar y de la familia como institución sagrada, el por qué uno debe amar a sus padres o hermanos sólo por eso, porque son tus padres y hermanos”, ha expresado David Pablos en innumerables entrevistas en relación a la tesis de La Vida Después.

La Vida Después

El hogar se construye y el viaje por el desierto sonorense que los hermanos Rodrigo (Rodrigo Azuela) y Samuel (Américo Hollander) realizan para encontrar a Silvia (María Renée Prudencio), la madre autoexiliada, es el pretexto utilizado por Pablos para darles tregua a sus personajes y ayudarlos a encontrar lo que cada uno de ellos está buscando; así, La Vida Después al igual que sus personajes, amplia sus intenciones discursivas: la road movie que sirve para descubrir una realidad choqueante y de una brutalidad silenciosa en medio de postales soleadas y cálidas, servirá para contrastar el viaje de autodescubrimiento, individual y compartido de unos hermanos que desde hace mucho tiempo dejaron de ser cómplices para ser unos desconocidos con algunos recuerdos en común.

En La Vida Después, la violencia solo necesita un ligero empujón y Pablos demuestra una solvencia exquicita para asomarla en los momentos justos.

En la dicotomía entre el odio y el amor de unos individuos que reniegan de su sangre, La Vida Después es también una historia sobre la herencia, y no precisamente de los rasgos físicos, sino aquellos comportamientos, decisiones, enfermedades e incluso, “finales” de vida.

La Vida Después

De esta forma y al margen de la asfixia, en La Vida Después hay cabida para el perdón y la fraternidad porque según Pablos, La Vida Después es una historia sobre la redención:

“Esta es una película sobre la relación con mi propio hermano, sobre el cómplice al que perdí hace años, aquél que tanto amo y tanto me duele. Es una película para el hermano al que a veces desearía recuperar, y al que aún espero poder acercarme, a pesar de todo. En el fondo, esta película es un cuestionamiento sobre dicha dicotomía, de apego y desapego, en las relaciones familiares”.

Tras haber ganado el Premio de la Crítica Festival Pacific Meridian en Rusia y ser seleccionada en más de una decena de festivales nacionales e internacionales, así como formar parte de la edición Talento Emergente de Cineteca Nacional, La Vida Después de David Pablos, cinta ganadora del Concurso de Óperas Primas del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), se estrena en salas de la capital bajo el sello de distribución Canana Presenta.

La Vida Después se exhibe en Cineteca Nacional, La Casa del Cine, Cinemex Reforma, Cinépolis Diana y a partir de noviembre en Le Cinema IFAL y Cine Tonalá

Comentarios

Comentarios