Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 20 octubre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Hagen y Yo: la intolerancia a las minorías

Hagen y Yo
  • Hagen y Yo pretende traspasar la ficción para ser una clara alegoría de lecturas sociales sobre la intolerancia en cualquiera de sus variantes

  • Ganadora de la sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes en 2014, Hagen y Yo es una sensible historia sobre la amistad, el amor y el respeto a todo ser vivo

Hagen y Yo

 

Una panorámica muestra una gran urbe desolada, carros abandonados en una avenida. La escena se vuelve más inquietante cuando en primer plano aparecen las piernas ensangrentadas de una niña que carga una trompeta mientras pedalea una bicicleta, temerosa mira hacia sus espaldas y tras de sí, una jauría de perros corren de forma desesperada y rabiosa.

El inicio de Hagen y Yo (Feher Isten / White God, 2014) mimetiza de espectacular forma el desconcierto que seguirá a Lili (Zsófia Psotta) a lo largo del filme, además de construir la perturbadora atmósfera de una película cuyos registros genéricos van desde la fantasía al terror.

En esta pulsión fantástica del director Kornél Mundruczó donde los perros se alzan contra los humanos, Hagen y Yo pretende traspasar la ficción para ser una clara alegoría de lecturas sociales sobre la intolerancia en cualquiera de sus variantes, y una aterradora pero sensible fábula sobre la rebelión de los oprimidos.

La historia de Hagen y Yo inicia a partir de una nueva ley que impone un impuesto considerable por los perros de razas mestizas, provocando que los refugios caninos se llenan rápidamente de mascotas abandonadas. En este contexto, Lili, una niña de 13 años lucha por proteger a su perro, Hagen (Luke y Body), pero su padre lo suelta en la calle. Cuando Hagen es capturado y enviado a la perrera, los perros aprovechan para escapar e iniciar una revolución contra los seres humanos.

Centrando su discurso en el miedo social a lo desconocido, Hagen y Yo recurre constantemente a la marcada hostilidad del padre de Lili, el inescrupuloso proceder de los humanos con los que se topará Hagen antes de llegar a la perrera y la violencia que conocerá en su solitaria odisea, para cargar de dramatismo la metáfora, ejecutada con un temple certero.

Hagen y Yo

Sin embargo, es en el choque de intensión de Mundruczó en donde pretende hacer de Hagen y Yo una marcada alegoría a un tema social (cada vez más preocupante para Europa según sus declaraciones) a la vez que ensambla una película inclasificable por su libertad creativa, la parte donde el argumento entra en conflicto consigo mismo.

Hagen y Yo logra momentos sobresalientes cuando las claves de géneros como el thriller, el suspenso e incluso el terror se superponen a la metáfora, logrando la magia y maestría que la definen como una película vanguardista, arriesgada y nada ortodoxa. Incluso, son en escenas como el entrenamiento que recibe Hagan para convertirse en un perro de pelea y el posterior combate clandestino, las secuencias mejor logradas por su balance visual y discursivo, partes donde el director experimenta no sólo con el color y las texturas, sino con la certeza de los diálogos en su cometido por hacer de Hagen y Yo, una reflexión socialmente crítica.

Al final, la música vuelve a ser la tregua entre humanos y canes en clara alusión con el mito de Orfeo, de esta forma la conclusión Hagen y yo es sobrecogedora por su trasfondo de igualdad racial.

Ganadora de la sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes en 2014, Hagen y Yo, además de ser un singular relato para llevar a la reflexión, es una sensible historia sobre la amistad, el amor y el respeto a todo ser vivo, mientras aporta un nuevo tratamiento de los mecanismos del thriller, el terror y la fantasía.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Feher Isten (White God) – Hagen y Yo
Dirección:
Kornél Mundruczó (Hungría, 2014)
Guión:
Kornél Mundruczó, Viktória Petrányia, Kata Wéber
Música:
Asher Goldschmidt
Fotografía:
Marcell Rév
Actúan:
Zsófia Psotta, Sándor Zsótér, Lili Horváth, Zxabolcs Thuroczy, Lili Monori, Gergely Bánki, Toás Polgár
Fecha de estreno: 14 de agosto de 2015

Comments

  1. Diego Ventura

    Al tiro! Es magnifica película! Distinto de todo aquello que no estamos acostumbrados!