Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 26 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Pride Orgullo y Esperanza de Matthew Warchus

Pride Orgullo y Esperanza
alejandralomeli
  • Pride Orgullo y Esperanza revive la huelga histórica que llevó a la comunidad homosexual a solidarizarse con la lucha social de los mineros en Gran Bretaña en 1984

  • Pride Orgullo y Esperanza es una de las mejores adaptaciones de un hecho histórico

Pride Orgullo y Esperanza

 

Es de celebrarse que una película como Pride Orgullo y Esperanza (Pride, 2014) llegue a la cartelera mexicana porque este relato inspirador y emotivo dirigido por Matthew Warchus, es uno de esos raros cócteles cinematográficos donde el encanto de sus imágenes, así como la grandeza de su historia cuyo tema central es la adversidad y el conflicto, se adhieren para dar como resultado una de las mejores adaptaciones de un hecho histórico.

Warchus y su guionista Stephen Beresford se inspiran en la huelga histórica que llevó a la comunidad homosexual a solidarizarse con la lucha social de los mineros en Gran Bretaña en 1984 y desarrollar la historia de Pride Orgullo y Esperanza.

Pride Orgullo y Esperanza inicia durante la manifestación del Orgullo Gay en Londres en 1984 cuando un grupo de lesbianas y gays se dedica a recaudar fondos para ayudar a las familias del Sindicato Nacional de Mineros (NUM), quienes convocaron a huelga en noviembre de ese mismo año y siendo Margaret Thatcher primer ministra.

De esta forma nace la campaña LGSM (Lesbians and Gays Support the Miners / Lesbianas y Gays apoyan a los mineros) encabezada por Mark Ashton (Ben Schnetzer). La recaudación del LGSM da resultado, logrando sumar cifras nada despreciables, sin embargo, sí fue rechazada por el sindicato motivado por sus prejuicios.

Pride Orgullo y Esperanza

A partir de este suceso, el grupo LGSM decide llevar su donación y solidaridad a los mineros de un pueblo en Gales, donde no serán recibidos por todos con la mima alegría y apertura de Hefina (Imelda Staunton), pero consiguiendo gradualmente ser aceptados por la conservadora comunidad cuando asumen aliarse en favor de una causa mayor, y es aquí, en lo increíblemente maravilloso e improbable de la unión de dos grupos opuestos, el lugar donde Pride Orgullo y Esperanza encuentra la materia prima para revivir un hecho histórico que terminó siendo un testimonio de humanidad y fraternidad, sobreponiéndose a la imagen separatista.

Pride Orgullo y Esperanza no oculta el coqueteo que hace con el teatro en su puesta en escena, suposición que deja entrever ya desde su poster promocional, insertando en ellos las huellas de su particular propuesta estética en función de sus intenciones argumentales – emocionales, es decir, en Pride Orgullo y Esperanza hay un cuidado estilo visual, una bellísima y armónica fotografía, así como una minuciosidad en las actuaciones, mientras se desarrolla con buen pulso una historia donde la oposición ideológica está a latente.

Entre todos los atributos de Pride Orgullo y Esperanza destaca la gran atracción que despiertan sus coloridas y luminosas imágenes que sirven de background a tensione, insultos y discrepancias que tienen que sortear los personajes; polos opuestos que se armonizan estética y narrativamente con la maestría que pocos consiguen, haciendo Pride Orgullo y Esperanza un filme disfrutable, emotivo y conmovedor de principio a fin.

Pride Orgullo y Esperanza

Ese estilizamiento de la imagen es la hechura del espejismo, ese que a primera vista pudiera calzar a Pride Orgullo y Esperanza en el disfraz del embelesamiento “buena onda” de los movimientos y la “ligereza” de sus encantadores personajes, pero Warchus maneja este encantamiento a su favor, rompiéndolo en las escenas de agresiones y descalificaciones, y volviéndolo a reconstruir cuantas veces convenga al relato.

Es el tema de la hostilidad el contrapunto perfecto de Pride Orgullo y Esperanza, el cual tiene su cenit en medio de la grisácea y arisca Gales. A partir del encuentro del LGSM, Pride Orgullo y Esperanza se renueva al describir la serie de encontronazos entre comunidades, y posteriormente, la repercusión que su unión tiene en una escala social.

Pride Orgullo y Esperanza

Cierto es que Pride Orgullo y Esperanza es romántica en la manera de componer algunas secuencias, pero este romanticismo o cursilería lo añade de forma acertada para dar relieve a aquellos temas que se desencadenaron a partir de este movimiento, como el recién descubierto SIDA y la igualdad por los derechos de las minorías, pero además, Pride Orgullo y Esperanza se propone por encima de todo ser inspiradora, y lo logra utilizando éste y los anteriores logros citados con elegancia, buen gusto y solvencia, enclavándolos en ese rasgo de filme independiente.

Completar que el elenco coral que encarna a personajes perfectamente definidos, profundos y humanos, es de los mejores en una película.

Me tomaré una libertad que pocas veces me permito al escribir críticas ya que Pride Orgullo y Esperanza me motiva a dedicar un párrafo redactado en primera persona y es que, cuando llegó el final no pude más que sentir que, en medio de este mundo muchas veces caótico y adverso, todavía hay rayos de esperanza, mientras te quedas con la sensación de creer haber visto algo muy en la línea del espíritu libertador de C.R.A.Z.Y. (Jean-Marc Vallée, 2005), buenrollero de Full Monty (Cattaneo, 1997) y reivindicador de Billy Elliot (Daldry, 2000), pero al mismo tiempo, totalmente único.

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Pride – Pride Orgullo y Esperanza
Dirección:
Matthew Warchus
Guión:
Stephen Beresford
Música:
Christopher Nightingale
Fotografía:
Tat Radcliffe
Actúan:
Bill Nighy, Imelda Staunton, Dominic West, Paddy Considine, Andrew Scott, George MacKay, Joseph Gilgun, Ben Schnetzer, Freddie Fox, Monica Dolan, Liz White, Faye Marsay, Karina Fernández, Jessie Cave, Jessica Cave, Jessica Gunning, Rhodri Meilir, Russell Tovey
Fecha de estreno: 26 de junio de 2015

Comentarios

Comentarios