Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 26 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Caníbal de Manuel Martín Cuenca: el conflicto moral de antropófago

Caníbal
alejandralomeli
  • Caníbal, el thriller psicológico del director español Manuel Martín Cuenca, tendrá su estreno en la Cineteca Nacional este 29 de mayo

  • Caníbal es protagonizada por Antonio de la Torre y Olimpia Melinte

Caníbal

 

Caníbal, película dirigida por Manuel Martín Cuenca en la que se adentra en la mente de un personaje hambriento de carne femenina, tendrá su estreno en México el próximo viernes 29 de mayo tras su paso por importantes festivales internacionales, ganando el premio a la Mejor Fotografía de la edición 61 del Festival de Cine de San Sebastián (2013), donde compitió en la selección oficial.

Estrenada mundialmente en el Festival de Cine de Toronto en 2013, Caníbal sigue a Carlos (Antonio de la Torre), un prestigioso sastre que se alimenta de mujeres desconocidas con las que no tiene ningún vínculo emocional. Esa situación cambia el día en que conoce a Nina (Olimpia Melinte), una joven rumana que busca desesperadamente a su hermana gemela que ha desaparecido hace unos días.

A través del suspenso, Manuel Martín Cuenca crea un inquietante thriller psicológico a la vez que narra una apasionada historia de amor. “Caníbal nació hace 3 años [en 2010] de la mano de ‘La mitad de Oscar’ [su anterior película] y cogió su testigo con un reto: ser una historia de amor construida con la materia del mal. Una película de intriga y suspense que planteará un dilema moral”, indicó el director.

El guión de Caníbal, el cual se inspira en un relato corto del escritor cubano Humberto Arenal, fue escrito por el propio Cuenca en colaboración con Alejandro Hernández.

“Caníbal, el papel de mi vida”: Antonio de la Torre

Caníbal

Antonio de la Torre, quien ha calificado a su personaje de Carlos en Caníbal como el papel de su vida, compartió sus percepciones sobre la historia y la intención de crear un personaje prácticamente silente.

“Creía que era un riesgo mortal que el personaje fuera tan átono, me daba miedo que llegara a no interesar al espectador (…) Pero esa era la apuesta de la película, habrá quién le interese y habrá quién no. Pero no podíamos ser infieles a la propuesta de la película”, señaló de la Torre.

“La película tiene un ritmo muy concreto y puede necesitar que la gente se enganche. Pero tiene un momento de inflexión, cuando el protagonista se enamora, y creo que había una especie de identificación de mucha gente del público con el personaje lo que me pareció sorprendente”, concluyó el actor quien para interpretar a Carlos trabajó dos meses con un sastre para aprender el oficio.

Comentarios

Comentarios