Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 21 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Dos Disparos de Martín Rejtman

Dos Disparos
alejandralomeli
  • Dos Disparos de Martín Rejtman se estrena en México a través del sello Interior X II I y tras su exitoso paso en 2014 por los festivales de Locarno y San Sebastián

  • Dos Disparos no es una comedia al uso, ni posé un humor que vaya a conectar con todos, el filme destaca por su extraño y sutil humor, absurdo a rayar pero totalmente afortunado

Dos Disparos , Martín Rejtman

 

Un suceso típicamente fatalista se convierte en manos de Martín Rejtman en una atípica comedia en donde lo absurdo, lo expansivo y lo extraño conviven para crear Dos Disparos (Argentina, 2014), un inclasificable ejercicio de total libertad creativa y ruptura de toda norma narrativa – genérica.

Incluso Dos Disparos no es una comedia al uso, ni posé un humor que vaya a conectar con todos, ni mucho menos es un filme costumbrista a pesar que Rejtman disfrace la historia con algunos elementos propios de ese estilo, recurriendo a ellos más como contrapuntos catárticos de situaciones detonadas a partir de un evento central que encierra y destapa otros relatos.

Dos Disparos presenta a Mariano (Rafael Federman), un adolescente de 16 años que después de regresar una madrugada a su casa, encuentra una pistola en el garaje. Sin pensarlo, se dispara dos veces, una en el estómago y otra en la cabeza… pero sobrevive.

Dos Disparos

A partir de este suceso y a diferencia de otros filmes, Dos Disparos no diluye su narrativa en SUB-tramas que sustenten un argumento central, aquí la historia se ramifica en otras TRAMA (sin el sub-) de igual peso, todas entrelazadas a partir de esos dos disparos que Rejtman aprovecha para crear la columna vertebral de las más alucinantes situaciones, únicas responsables de marcar el desarrollo de Dos Disparos, cambiando constantemente el punto de vista de aquel personaje a través del cual se aproximará al hecho.

Más allá del relato, lo que interesa en Dos Disparos es la forma narrativa, siempre trasgresora en donde las verdaderas protagonistas son esas dos balas autodisparadas por Mariano como respuesta al agobiante calor. Sin embargo, forma y fondo van unidos, no es gratuito que Rejtman deshaga su relato en innumerables historias porque a pesar de parecer que el hecho central protagonizado por Mariano se pierda e incluso se olvide, ésta decisión deliberada del director no es otra cosa más que una fortuita estrategia para explorar la expansión consecuente de esas dos balas en cada uno de los miembros de la rígida familia, y a su vez, la manera en que ellos impactaron y atravesaron la vida de los personajes surgidos a su alrededor.

Dos Disparos

Dos Disparos destaca por su extraño y sutil humor, absurdo a rayar pero totalmente afortunado. Sí, el ritmo es adormecedor al igual que sus inmutables personajes, casi inexpresivos pero encantadores por su constitución psicológica y la serie de escenarios que construyen (poner atención al viaje a la playa que hace la madre de Mariano, Susana [Susana Pampín] con otras parejas mayores).

El evento fallido del suicidio, el hecho que Mariano se recupere favorablemente quedándosele metida la bala en el estómago que le provocará un ruido extraño mientras toca la flauta, e impedirle la entrada a lugares por no pasar la prueba del detector de metales; las desventuras amorosas de su hermano, y su madre histérica creyendo que su hijo pretendía suicidarse a raíz de una depresión o un estado de ansiedad… todas ellas circunstancias comunes que sirven de discretos resortes cómicos, no esos que busca la carcajada rápida y asegurada, sino aquellos que la provoca por  lo ilógico, lo irracional, lo paradójico y lo cotidiano.

 Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Dos Disparos
Dirección y Guión:
Martín Rejtman
Música:
Diego Vainer
Fotografía:
Lucio Bonelli
Actúan:
Susana Pampín, Rafael Federman, Benjamín Coelho, Manuela Martelli, Walter Jakob, Camila Fabbri, María Inés Sancerni
Fecha de estreno: 1º de mayo de 2015

Comentarios

Comentarios