in , ,

Crítica Amantes de 5 a 7 de Victor Levin

Amantes de 5 a 7
  • Amantes de 5 a 7 cruza la calle en el terreno romántico para aproximar al espectador una historia alejada de toda idea preconcebida y unos personajes al margen de los arquetipos

  • Amantes de 5 a 7 es protagonizada por la francesa y chica Bond, Bérénice Marlohe

Amantes de 5 a 7

 

Al cine romántico y por añadidura, a la comedia romántica (su inevitable derivación), le hacía falta innovar sus premisas y dilatar las solidas historias de pareja un tanto caducas y desgastadas, acercándose a nuevas formas de experimentar el amor, así como otros escenarios amorosos alejados de los convencionales pero tratados de forma totalmente honesta y divertida, por eso, cuando llega una película como Amantes de 5 a 7 (5 to 7), no se puede permanecer indiferente al esperanzador aire que acarrea al género la película dirigida por Victor Levin.

Amantes de 5 a 7 presenta a Brian (Anton Yelchin), un joven aspirante a novelista que vive en Nueva York y que un buen día conoce a Arielle (Bérénice Marlohe), la esposa de un diplomático francés. La atracción es inevitable y pronto comenzarán una “relación de 5 a 7”, es decir, una relación paralela al matrimonio en la que los involucrados saben de la existencia de los posibles amantes.

Esta inusual relación para Brian pero tomada en común acuerdo, se tambaleará cuando sus sentimientos hacia Arielle lo lleven a romper las “reglas” del intangible contrato.

Amantes de 5 a 7

Al igual que sus personajes, Amantes de 5 a 7 cruza la calle en el terreno romántico para aproximar al espectador una historia alejada de toda idea preconcebida y unos personajes al margen de los arquetipos melosos, fatalistas o idealizados. No es que Amantes de 5 a 7 no sea una historia romántica, tan lo es que precisamente en esta premisa radica su principal encanto.

Sobra señalar la valentía de Amantes de 5 a 7 para mostrar estas formas amorosas que si bien no son nuevas (como lo señala Arielle), la generalidad hace ojos ciegos; de forma discreta, Levin utiliza el candor de Brian para dinamitar las formas y plantear la evolución de la misma relación.

El primer encuentro de Arielle y Brian enmarcado con tomas de detalle, encuadres cerrados y ligeros movimientos de cámara que parecen acariciar el bello rostro de ella, es una de las mejores estrategias que tiene Amantes de 5 a 7 para sublimar la historia y la imagen, mientras las calles plagadas de transeúntes le añaden mucho más romanticismo.

La emblemática pero misteriosa ciudad de Nueva York retratada en el cine hasta el cansancio pero también, la que ha inmortalizado grandes historias de amor (Woody Allen haciendo su aparición en este renglón), es de igual forma un personaje más para Amantes de 5 a 7, no sólo porque Levin supo capturar su esencia en el par de amantes y retratar su pulso, sino precisamente por acoger el amor en sus distintas formas, en este sentido su pertinente acercamiento a las placas con pensamientos amorosos en las bancas de Central Park y su inevitable resonancia para la historia que recrea la película.

Amantes de 5 a 7

El coqueteo con el mundo de las letras, las diferencias culturales pero principalmente el choque ideológico de los personajes, son las líneas que estimulan el argumento escondido pero central en el guión de Amantes de 5 a 7: la necesidad de la experiencia y las vivencias como fuente de inspiración.

Amantes de 5 a 7 bien pudo prescindir de la presencia de los padres de Brian, interpretados por Glenn Close y Frank Langella, quienes solo aportan algunos momentos divertidos al drama amoroso pero sin enriquecerlo.

Sin embargo, lo que parece confuso en Amantes de 5 a 7 es la resolución de la historia. Partiendo de un giro narrativo cuando Brian desborda sus sentimientos por Arielle, Amantes de 5 a 7 parecerá traicionar su idea de apertura amatoria al encaminar la justificación de ella hacia una idea conservadora del matrimonio, contradicción discursiva si se toma en cuenta que Amantes de 5 a 7 plantea los otros escenarios de vivir el amor, pero también es pertinente señalar que este final es coherente con la percepción, un tanto mojigata (o quizá sarcástica, nunca queda claro) que Arielle tiene de sí misma al calificarse como una “chica conservadora”.

A pesar de su conclusión, Amantes de 5 a 7 es una película afortunada para pensar, reflexionar y replantear las narrativas románticas fuera y dentro de la pantalla.

 Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

5 to 7 – Amantes de 5 a 7
Dirección y Guión:
Victor Levin
Actúan:
Anton Yelchin, Bérénice Marlohe, Glenn Close, Frank Langella, Lambert Wilson, Olivia Thirlby
Fecha de estreno: 24 de abril de 2015

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Crímenes Ocultos (Child 44)

Crítica Crímenes Ocultos (Child 44) de Daniel Espinosa

Para Elisa

Para Elisa: las claves de su malévolo juego