in , ,

Crítica Tocando la Luna de Bruno Barreto

Tocando la Luna
  • Tocando la Luna relata la inolvidable relación entre la poeta Elizabeth Bishop y la arquitecta Lota Macedo Soares

  • Tocando la Luna llega a los cines este fin de semana a través de la distribución de Dragon Films México

Tocando la Luna

 

Pocas historias son tan poderosas por el hecho de haber sido protagonizadas por personajes adelantados a su época y con personalidades muy definidas, este es el caso de la que narra, Tocando la Luna (Reaching for the Moon, 2012).

Bruno Barreto, uno de los cineastas más populares e internacionales de Brasil, no dejó pasar el potencial de la inolvidable relación de más de 15 años que mantuvieron la gran poeta norteamericana ganadora del Premio Pulitzer, Elizabeth Bishop y Lota Macedo Soares, arquitecta y urbanista brasileña que entre sus diseños y creaciones destaca el Flamengo Park de Rio de Janeiro.

Ambientada en los años 50, Tocando la Luna retoma el periodo de tiempo en el que Bishop (Miranda Otto) vivió en Brasil, viaje que fue planeado para relajarse y tomar “nuevos aires” ya que la poetisa pasaba por un bloqueo creativo. Reencontrándose con su amiga Mary (Tracy Middendorf), Elizabeth conocerá a Lota Macedo Soares (Glória Pires), quien tiene una estable relación con Mary.

Sin embargo, Elizabeth y Lota son esquivas al principio, rayando en el antagonismo, hecho que cambiará en el momento en que ambas muestren su fragilidad ante la otra, desatando la pasión que despertaron sus personalidades.

Tocando la Luna es precisa en su ambientación, los bellos paisajes son el escenario ideal para desarrollar la idílica historia de amor. Barreto idealiza la narrativa con un elegante score y una destacada fotografía que apoya las atmósferas dramáticas y sentimentales de los personajes.

Tocando la Luna

Sin quitarle sus méritos, Tocando la Luna se inspira en una intensa historia real eficaz por sí misma, con un arco narrativo claro, lo interesante de la adaptación realizada por el brasileño radica en la ejecución de los sucesos que determinaron la unión de ambas artistas, así como el vistazo a sus intereses, su amor libre o mejor dicho su amour fou, sus convicciones (mucho más claras en Lota) y sus demonios; líneas narrativas sobre las que se sustenta el argumento de Tocando la Luna.

Se percibe en Tocando la Luna, la intención de Barreto de enfocar el relato en la idea de la pérdida, concepto obsesivo en Bishop y que da pie a uno de sus más bellos y melancólicos poemas (insertado como motive en la cinta), sin embargo, el relato le da tanta importancia a la chispa amorosa que aquellas escenas en las que se quiere ahondar en temas como la pérdida y el choque de personalidades entre Elizabeth, Lota y Mary, dejan a deber profundidad y dramatismo narrativo.

Tocando la Luna

Ocurre en Tocando la Luna una idealización casi desmedida del amor entre Elizabeth y Lota, creando una atmósfera adorablemente hipnótica en gran medida por el trabajo cómplice de Miranda Otto y Glória Pires quienes consiguen una creíble química. Sería imposible no dejarse embelesar por ese amor y esos paisajes brasileños, pero es esta característica la que impidió a Tocando la Luna, desarrollar la parte oscura de la narrativa.

Superpuestos quedan temas como la situación política, el precio de la fama, los reveces de la relación, el alcoholismo de Elizabeth, el complejo de superioridad y la posterior depresión de Lota; incluso los celos y la situación de “excluida” de Mary si se alejaba de la tutela de Lota están plasmados de forma superficial.

Si bien Barreto presenta aquellos trabajos y galardones que inmortalizaron a ambas artistas en sus respectivos ámbitos (como el premio Pulitzer de Bishop o la construcción del Flamengo Park diseñado por Lota), Tocando la Luna prescinde de la complejidad de sus protagonistas, como se decía en el párrafo anterior, los problemas que Bishop tuvo con el alcohol y la personalidad transgresora de Lota, están como simples pinceladas.

A pasar de sus puntos débiles, Tocando la Luna merece una mención especial por el hecho de aproximarse a la vida de dos mujeres intensas y apasionadas que vivieron su vida de la forma que mejor quisieron, alejadas de convencionalismos sociales.

 Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Reaching for the Moon – Tocando la Luna
Brasil, 2013
Dirección:
Bruno Barreto
Guión:
Matthew Chapman y Julie Sayres, con base en biografía novelada Rare and Commonplace Flowers de Carmen L. Oliveira
Música:
Marcelo Zarvos
Fotografía:
Mauro Pinheiro Jr.
Actúan:
Glória Pires, Miranda Otto, Tracy Middendorf, Marcello Airoldi, Lola Kirke, Tânia Costa
Fecha de estreno: 2 de abril de 2015

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

58 Muestra

58 Muestra: reseñas segundo bloque

Bicycle Film Festival

Bicycle Film Festival: agarra tu bici y disfruta del cine