in , ,

Crítica Enero de Adrián González Camargo

Enero la película crítica
Enero la película crítica

 

Enero explora la forma en que la relación de Horacio y Lucrecia se irá deteriorando a través de una iluminación que sugiere los cambios anímicos de la pareja, adentrándose de esta forma en los terrenos del thriller psicológico

 

Enero la película crítica

Una pantalla en negro advierte un secreto mientras que los sonidos de la respiración entre cortada de un hombre y  una mujer, hablan de una intensa pasión. El tono cambia a fatalidad cuando escuchamos los reclamos y gritos que hace una segunda mujer al hombre por una escena que ella ve y que al espectador le es negada.

Resulta sorprendente la forma en que el prólogo de Enero de Adrián González Camargo, presenta a los personajes y asienta el conflicto de la historia, partiendo de una pantalla en negro que no es más que el luto que perseguirá a Horacio (Ernesto Hernández Doblas) y Lucrecia (Sheila Rodríguez Romero), amantes que cual mesa de tres patas, se han quedado sin su equilibrio porque Horacio ha matado a su esposa.

Enero explora la forma en que la relación de Horacio y Lucrecia se irá deteriorando a través de una iluminación que sugiere los cambios anímicos de la pareja, adentrándose de esta forma en los terrenos del thriller psicológico para delinear las consecuencias del crimen pasional inicial.

La película es exquisita en la forma en que utiliza los recursos visuales para enfatizar la culpa de Horacio, la incertidumbre de Lucrecia y la sombra constante de la esposa muerta; un juego entre luz, sombras y fotografía en la que los amplios paisajes naturales y una cabaña vacía, son solo la materialización de la inestabilidad de una relación sin cimientos encaminada a su autodestrucción.

La intensidad y la tensión, son algunas de las sensaciones que percibe el espectador gracias a esos toques surrealistas que muestran los deseos, en su mayoría trágicos, de la pareja. González Camargo logra momentos alucinantes cuando el minimalismo que subyace la forma del filme, se torna oscuro y tétrico, dejando entrever la vena psicópata de Horacio.

La intensidad de Enero se ve reforzada por la forma en que se desarrolla la relación de Horacio y Lucrecia, una relación que transitará diversos estadios del pathos (una relación enfermiza), generando una convivencia asfixiante y perversa. En este sentido, las actuaciones de Ernesto Hernández Doblas y Sheila Rodríguez Romero son correctas porque transmiten ese choque de personalidades y autodestrucción, sin embargo, a los actores les faltó entregar una interpretación más depurada en cuanto a tonos vocales y expresividad facial para apreciar de forma más contundente la complejidad de sus personajes.

Adrián González Camargo entrega con Enero, una película en la que muestra su domino del lenguaje visual y metafórico a favor de una historia densa, oscura y pasional, realizando una radiografía perturbadora de una relación condenada al fracaso.

 Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

 

Enero

Dirige: Adrián González Camargo

Guión: Adrián González Camargo

Fotografía: Anna Soler Cepriá

Actúan: Ernesto Hernández Doblas, Sheila Rodríguez, Ismael García Marcelino y Selma Sánchez Pérez.

Producida por: Sinestesia

Selección Oficial en el 11 Festival Internacional de Cine de Morelia 2013

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Selma El Poder de Un Sueño

Crítica Selma El Poder de Un Sueño

Cuatro Lunas

Cuatro Lunas, una historia de amor y autoaceptación llega a los cines