Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 27 Marzo, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Whiplash. Música y Obsesión

Whiplash. Música y Obsesión
alejandralomeli
  • Como toda joya cinematográfica, Whiplash. Música y Obsesión es una película que debe visionarse y disfrutarse con todos los sentidos

  • Whiplash. Música y Obsesión está nominada en cinco categorías para la 87 entrega de los premios Oscar

Whiplash. Música y Obsesión

 

¿Qué pasa cuando la edición y la iluminación cumplen su función dramática en una película? Pues se crea Whiplash. Música y Obsesión, dirigida por Damien Chazelle. No puedo escribir de esta película sin realizar una redacción en primera persona porque Whiplash. Música y Obsesión supera su realización cinematográfica, adentrándose en la conciencia del espectador/crítico para atraparlo con sus detalles, su opresión y su emoción.

Basada en un cortometraje realizado por el propio Chazelle, Whiplash. Música y Obsesión relata la historia de Andrew Neyman (Miles Teller), un joven baterista estudiante de un prestigio conservatorio, cuya ambición por convertirse en el mejor baterista de jazz lo llevará a provocar su encuentro con el exigente profesor Terence Fletcher (J.K. Simmons), famoso por su talento pero también, por sus opresivos y aterradores métodos de enseñanza en la intensión por depurar el talento de sus alumnos.

De entre todos los logros que se pueden señalar de Whiplash. Música y Obsesión, resalta el trazo de la dupla protagónica y la exquisita forma en la que Chazelle los presenta y descubre entre sí, mientras los conecta con el espectador a través de una empatía que transita entre lo inocente y lo siniestro.

Una pantalla en negro y los tumbos dubitativos de alguien que toca una batería, la escena de apertura de Whiplash. Música y Obsesión no podía ser más poderosa, la imagen se descubre y la magia comienza, ante nuestros ojos el temido y calculador profesor Fletcher, quien escucha y audiciona de forma velada a un temeroso estudiante que se creía solo en un salón de ensayo.

Whiplash. Música y Obsesión

A Chazelle le basta esta pequeña escena para asentar el tono y el carácter de los personajes, sus ambiciones y sus personalidades, y por si fuera poco, la idea central que engendra el guión de Whiplash. Música y Obsesión, la disciplina musical… pulir el talento.

Decía que vemos al temido profesor y a un temeroso estudiante, resulta curioso porque si bien no se nos dan datos previos para conocer éstas características, el director lo transmite a través de un manejo inteligente de los recursos fílmicos, la iluminación blanca que endurece, que tensa, así como la narrativa de los encuadres (close up y medios close up para Fletcher y encuadres más abiertos y con una inquietante profundidad negruzca para Andrew), pero también, a unos actores capaces de apropiarse de unos personajes complejos, principalmente J.K. Simmons quien impone y perturba en cada una de sus apariciones.

En Whiplash. Música y Obsesión la iluminación y la edición son parte fundamental del desarrollo dramático y la transformación de los personajes. Manteniendo en su mayoría un tono amarillento que le da una extraña sensación de calidez y confort a un relato asfixiante y avasallante, Whiplash. Música y Obsesión consigue sustentar los contrastes de su argumento: la disciplina que trastoca los límites de la tortura (el fin justifica los medios) en el camino por convertirse en un virtuoso de la música.

Asegundando y en muchos momentos complementando a la iluminación y las actuaciones, la edición de Whiplash. Música y Obsesión llevará el termómetro de la algidez y el temporizador de la tensión. Intensas escenas, duelos de miradas, una creciente envidia y la catarsis para posteriormente rematar con el talento musical de Andrew, quien ha dejado su sudor y su sangre en su instrumento, todo medido por estos elementos.

Pero como toda joya cinematográfica, Whiplash. Música y Obsesión es una película que debe visionarse y disfrutarse con todos los sentidos, dejarse capturar por su estupenda dirección y actuaciones.

 Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez (@alejandraurora)

Whiplash – Whiplash. Música y Obsesión
Dirección y Guión:
Damien Chazelle
Música:
Justin Hurwitz
Fotografía:
Sharone Meir
Actúan:
Miles Teller, J.K. Simmons, Melissa Benoist, Paul Reiser, Austin Stowell
Fecha de estreno: 23 de enero de 2015

Comentarios

Comentarios