Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 23 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia)

Birdman
alejandralomeli
  • Protagonizada por Michael Keaton, Edward Norton, Naomi Watts y Emma Stone, Birdman, la comedia negra de Alejandro González Iñárritu llega este fin de semana a los cines mexicanos

  • Birdman es una bocanada de aire fresco que augura muchos más éxitos a su director

Birdman

 

Cuando Alejandro González Iñárritu anunció que regresaría al cine con una comedia de “humor negro”, las expectativas crecieron y éstas se vieron bien recompensadas en el decadente retrato de un actor venido a menos, desesperado por recuperar sus antiguas glorias en la fauna ingrata y despiadada de Hollywood que significa la portentosa película Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia).

Riggan Thomson (Michael Keaton) —famoso por haber interpretado años atrás a un superhéroe icónico— espera que al encabezar una ambiciosa y nueva obra de Broadway, pueda, entre otras cosas, resucitar su moribunda carrera y demostrar que no sólo es un artista acabado de Hollywood. En los días previos a la noche de estreno, tiene que lidiar con su ego e intenta recuperar su familia, su carrera y a sí mismo.

Comedia y tragedia, ilusión y realidad se dan cita en Birdman para sustentar la lucha interna de Riggan, en este sentido Birdman constituye un estudio detallado del actor encasillado que está a punto de realizar su acto final, el catártico, aquel que lo enfrentará a sí mismo y que para liberarse de su psique, deberá perder el miedo a volar, y posiblemente a caer.

Birdman

Birdman viene a ser de todas las aproximaciones de Alejandro González Iñárritu a la brutalidad del ser, la más cruel porque en Birdman vemos al hombre enfrentado consigo mismo y a su conciencia como principal verdugo (materializada por el socarrón héroe emplumado que Riggan hospedó por algún tiempo en su cuerpo). El relato, muchas veces introspectivo de González Iñárritu consigue una mayor fascinación al percibirlo como una metáfora del ego más allá del terreno actoral.

Si bien, Birdman se contextualiza en los entretelones de Broadway girando en torno de personajes vanidosos, inseguros, depresivos, adictos y desesperados, éstos solo sirven como propulsores para que el espectador conecte con la crisis de identidad de Riggan, para quien no existen líneas divisorias entre su vida profesión y su vida privada.

El cinismo con el que se mueven los personajes en Birdman, así como los mordaces y competitivos diálogos iniciales, serán los elementos que moldearán la negritud de la película y la feroz fuerza con la que éstos serán arrojados al circo mediático en el que se convertirá el estreno de la obra, por eso resulta estimulante la utilización del concepto de popularidad y éxito que Sam (Emma Stone) le introducirá a su padre Riggan, haciendo mucho más relevante el conflicto interno de los protagonistas y el choque con el ya citado decadente actor.

El jazz que acompasa la constante movilidad de Riggan acompañado por la cámara flotada y los sucesivos planos secuencias de Emmanuel “El Chivo” Lubezki cuyas uniones son imperceptibles, serán el termómetro del estado anímico y de los estadios tonales en Birdman, mientras que los camerinos, y las incansables y ensordecedoras calles neoyorkinas, vienen a constituir el background propicio para generar este relato a veces inhumano y a veces compasivo, pero siempre negro, un negro en su humor más exacerbado.

Birdman

Sin duda, lo más destacable de Birdman y que está a la par de las maravillosas actuaciones de Keaton, Naomi Watts, Edward Norton, Amy Ryan, Lindsay Duncan, Zach Galifianakis y Emma Stone, es su estructura formal. Ambas, actuación y cinematografía se complementan ya que al utilizar los planos secuencia, éstos les dan la libertad a los actores de entregar actuaciones sólidas y precisas, aumentando su grado de concentración y complejidad.

Por otra parte, Emmanuel Lubezki, quien es un maestro en la explotación de las posibilidades narrativas y discursivas del plano secuencia, da una clase de la variedad de planos y emplazamientos obtenidos en un tiro de cámara largo, otorgando otro nivel de apreciación a los diversos matices emocionales prevalecientes en Birdman; y es que “El Chivo” así como convierte la perspectiva de la cámara objetiva en una subjetiva, éste la acerca eficazmente al campo interno de los personajes para luego volver al terreno exteriores que los impacta. Además, la simple ilusión de que Birdman es un solo plano de principio a fin, merece que este filme sea colocado en otro nivel.

En Birdman está, en otra escala y de forma más discreta pero latente, el homenaje al teatro como un sub-texto potente y con homenaje me refiero a todas las circunstancias que conlleva el montaje de una puesta escénica y todos aquellos avatares que rodean su producción, mientras que por otro lado ensaya sobre qué se entiende como arte en estos tiempos modernos, el papel del crítico (en este caso teatral), así como la idea de que ser famoso poco o nada tiene que ver con ser talentoso.

Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia) representa la reinvención cinematográfica de Alejandro González Iñárritu, sintiendo su propuesta como una bocanada de aire fresco que augura muchos más éxitos.

 

 

Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance) – Birdman o (la Inseperada Virtud de la Ignorancia)
Estados Unidos, 2014
Dirección: Alejandro González Iñárritu
Guión: Alejandro González Iñárritu, Nicolas Giacobone, Alexander Dinelaris, Jr, Armando Bo
Música: Antonio Sanchez
Fotografía: Emmanuel Lubezki
Actúan: Michael Keaton, Zach Galifianakis, Edward Norton, Andrea Riseborough, Amy Ryan, Emma Stone, Naomi Watts
Fecha de estreno: jueves 13 de noviembre de 2014

Comentarios

Comentarios