Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 20 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Godzilla de Gareth Edwards

rodandocine.com
alejandralomeli

Review Overview

A medio camino

3 de 5

En Godzilla existe un guión bien trabajado en su construcción argumental para los monstruos pero totalmente convencional para con sus personajes, cayendo en una larga lista de clichés y lugares comunes

rodandocine.com

 

Por: Aurora Alejandra Lomelí (@alejandra_diva)

Las películas de género siguen ciertas fórmulas que bien puede replantearse e incluso revisionarse, pero lo que no es válido es que se metan elementos incompatibles con su lenguaje, haciendo del filme algo poco eficaz, y es lo que le pasa a Godzilla de Gareth Edwards.

Antes de hablar de esta nueva versión de Godzilla, es preciso apuntar que Edwards es un director venido del cine independiente que se ganó el reconocimiento de la crítica de cine gracias a su filme Monsters (2010), rodada en México y realizada con muy bajo presupuesto, ésta última cuestión no significó ninguna desventaja para Edwards debido a que su película valía por la excelente construcción de su historia; entendido este contexto, se esperaba que el resultado de Godzilla fuera sobresaliente.

¿Qué pasa con Godzilla? De entrada a la película se le nota que fue realizada por un director indie, hecho que no necesariamente tendría que ser una debilidad pero que aquí se puede tomar como una porque hay un marcado desentone entre la parte formal, argumental y genérica. Se nota el poco entendimiento del género al que este tipo de películas va dirigido porque la película peca de un ritmo pausado y un sobre hermetismo en lo referente a la aparición en pantalla de “El Rey de los Monstruos”.

No es que se quieran blockbuster bobos, sino blockbuster inteligentes y efectivos, en Godzilla existe un guión bien trabajado en su construcción argumental para los monstruos pero totalmente convencional para con sus personajes (quienes dicho sea de paso, están poco definidos), cayendo en una larga lista de clichés y lugares comunes, a lo que se le suma una anti-climática resolución y nulos giros argumentales.

Pero lo que es imperdonable es ese ritmo lento que no contribuye a generar sorpresa ni emoción en el relato, ni mucho menos un estado de posible terror en el espectador por la inmensidad de un monstruo que viene de las profundidades marina o por otro par que si bien no dañan a la humanidad, si la condenan a una desaparición. El guión, firmado por Max Borenstein, se preocupa más por mostrar el conflicto padre-hijo que aquel que simboliza la grandeza de Godzilla: la punzante crítica a las armas nucleares y el reproche a la arrogancia científica.

Edwards abusa del misterio, retarda la aparición de Godzilla y cuando por fin está en pantalla, éste es fragmentado al igual que las escenas de pelea entre él y las otras criaturas, una gran pena.

Lo más rescatable de la película es el curioso tratamiento que le dan a la gran criatura: Godzilla aquí es el mediador, el que restablece el equilibrio para la humanidad. De igual forma, los efectos visuales, combinados con un excelente uso del 3D, resaltan la inmensidad del monstruo.

 

Godzilla
Estados Unidos-Japón, 2014
Dirige: Garreth Edwards
Guión: Max Borenstein, basado en un argumento de Dave Callaham
Música: Alexandre Desplat
Fotografía: Seamus McGarvey
Edición: Bob Ducsay
Actúan: Aaron Taylor-Johnson, Bryan Cranston, Ken Watanabe, Elizabeth Olsen, Juliette Binoche, David Strathairn, Sally Hawkins.
Fecha de estreno: 15 de mayo de 2014

Comentarios

Comentarios