Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 22 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica El Crimen del Cácaro Gumaro de Emilio Portes

rodandocine.com
alejandralomeli

El Crimen del Cácaro Gumaro termina siendo devorado por sus ambiciones y su humor excesivamente burdo. A esto se le añade un desarrollo tonal disparejo, la pérdida del conflicto dramático y una resolución pobre

rodandocine.com

Crítica El Crimen del Cácaro Gumaro

 

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez

(@alejandra_diva)

Con una lluvia de referencias a las películas que han dado forma y reconocimiento internacional a la cinematografía mexicana, se construye la historia y estética visual de El Crimen del Cácaro Gumaro de Emilio Portes, una película que se queda en las buenas intensiones.

Después de la muerte de Don Toribio, los hermanos Archimboldo (Alejandro Calva) y Gumaro (Carlos Corona), tienen que regresar al pueblo de Güépez para escuchar el testamento de su difunto padre en voz de Don Cuino (Andrés Bustamantes), el presidente municipal. En éste se estipula que a su primogénito Archimboldo se le quede un camión mudancero y destartalado, mientras que a su hermano Gumaro, le toca su preciado Cine Linterna Mújica, con la condición de que logre hacerlo redituable en poco tiempo, ya que de lo contrario pasaría a manos de su hermano mayor, quien ya prepara hacerle competencia desleal en manos de la piratería. A partir de esto, los hermanos Mújica entablarán una guerra sin cuartel que llevará al pueblo hasta el borde del apocalipsis.

A lo largo de El Crimen del Cácaro Gumaro se hacen diversos guiños a películas, actores y personalidades del cine mexicano, los cuales se alejan del homenaje para insertarse en términos de la parodia y la comedia de situación. El toque picaresco y desenfadado al que recurre la película para enfatizar en estas referencias, no le añade efectividad a un guión que pierde fuerza narrativa.

Si bien, temas como la piratería, la corrupción y la segmentación del cine son legibles dentro del discurso de la película, El Crimen del Cácaro Gumaro termina siendo devorado por sus ambiciones y su humor excesivamente burdo. A esto se le añade un desarrollo tonal disparejo, la pérdida del conflicto dramático y una resolución pobre y de nula coherencia en relación a su desarrollo.

Emilio Portes recurre en varios momentos al sketch cómico, un recurso de poca efectividad para el corpus del filme porque al final no se sabrá si éstas escenas fueron pensadas con antelación o son meras improvisaciones. Al final, El Crimen del Cácaro Gumaro queda como un colash de criaturas y situaciones carnavalescas que rayan en una copia mal hecha de Machete (Robert Rodríguez, 2010) por ese dejo de cine clase B.

Andrés Bustamante, uno de los cómicos mexicanos más destacados, quien siempre brilla en sus programas de comedia, queda a deber como guionista y actor en esta ocasión. Por su parte, los demás actores solamente están.

Los aciertos de El Crimen del Cácaro Gumaro son más asuntos de producción. Destaca el buen trabajo del departamento de efectos visuales, el diseño de producción (extensivo a los sets y escenarios) y la fotografía a cargo de Ramón Orozco.

 

 

El Crimen del Cácaro Gumaro

Dirige: Emilio Portes (México, 2014)

Guión: Andrés Bustamante, Armando Vega-Gil y Emilio Portes

Fotografía: Ramón Orozco

Actúan: Andrés Bustamante, Ana de la Reguera, Alejandro Calva, Carlos Corona Jesús Ochoa, Xavier López “Chabelo”.

Fecha de estreno: 14 de marzo de 2014

 

Comentarios

Comentarios

Comments

  1. Lorena

    Malísima. Me sentí estafada. Qué pena que después de lo genial del Güiri Güiri nos dejara esta entrega tan desastroza.

  2. Arturo

    Terrible, que decadencia de alguién que estimamos tanto que es Bustamante, que épocas aquellas, esto no tiene ni pies ni cabeza.

  3. Miguel Caballero

    Se crearon muchas expectativas para ver esta película, actuaciones de Bustamante y Ana de la Reguera, pero está espantosa, sin trama, sin chiste, escenas sin sentido (como la de los Migueles Hidalgo bailando o Jesucristo diciendo palabras altisonantes). Nada recomendable!!