Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 20 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Pompeya de Paul W.S. Anderson

rodandocine.com
alejandralomeli

Review Overview

Palomera

2 de 5

 

Pompeya centra excesivamente su atención en la imposibilidad de la relación amorosa de Milo y Cassia, ignorando los demás argumentos que Anderson trastoca con la narrativa

rodandocine.com

Crítica Pompeya de Paul W.S. Anderson

 

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez

(@alejandra_diva)

Milo (Kit Harington) es un joven esclavo convertido en gladiador que vive en Pompeya y que sueña con el día en que pueda comprar su libertad y casarse con Cassia (Emily Browning), hija de los gobernantes de la ciudad y quien, por una treta del senador Corvis (Kiefer Sutherland), es convierte en su prometida. Cuando parece que las cosas no pueden ir peor, una grave y violenta erupción en el Monte Vesubio llena de lava, humo y ceniza a Pompeya amenazando con destruirla por completo.

El director Paul W.S. Anderson toma uno de los sucesos más conocidos y trágicos de la historia universal en Pompeya (Pompeii), una película que destaca por sus aspectos técnicos y visuales más que por su historia.

Pompeya centra excesivamente su atención en la imposibilidad de la relación amorosa de Milo y Cassia, ignorando los demás argumentos que Anderson trastoca con la narrativa. Los asuntos de la política y la expansión / dominación imperial, elementos que ayudarían a construir un clímax dramático álgido aún en la señalada relación amorosa, se desaprovechan y hacen evidente las flaquezas de un guión perezoso y una película que nada ofrece al género épico al que pretende insertarse.

De igual manera, no hay un desarrollo psicológico de los personajes a pesar que cada uno de los protagonistas arrastra con una historia personal que podría haber aportado una interesante carga de sub-tramas dramática para sustentar la historia. Kit Harington y Emily Browning, aunque muestran actuaciones aceptables, jamás logran conectar con el carácter de sus personajes, ni hablar de Kiefer Sutherland a quien le tocó interpretar al personaje más caricaturesco y maniqueo del filme. Pero es Adewale Akinnuoye-Agbaje con su personaje del gladiador Atticus, quien construye al único personaje empático de Pompeya por su complejidad y crecimiento psicológico.

Aunque faltó mayor espectacularidad, lo mejor de Pompeya es la explosión del Vesubio así como sus sorprendentes efectos visuales, el diseño de producción, la detallista ambientación y el buen trabajo de 3D que en conjunto, crean delirantes secuencias de acción.

 

 

Pompeii – Pompeya

Dirige: Paul W.S. Anderson

Guión: Janet Scott Batchler, Lee Batchler, Julian Fellowes, Michael Robert Johnson

Fotografía: Glen MacPherson

Música: Clinton Conroy

Actuan: Kit Harington, Emily Browning, Carrie-Anne Moss, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Jessica Lucas, Jared Harris, Kiefer Sutherland

Fecha de estreno: 21 de febrero de 2014

 

Comentarios

Comentarios