in , ,

Crítica El Hobbit: La Desolación de Smaug

el hobbit la desolacion de smaug critica 3
el hobbit la desolacion de smaug critica 3

 

El Hobbit: La Desolación de Smaug, segunda parte de la trilogía que adapta el libro El Hobbit de J.R.R. Tolkien, arriba con más fantasía, mejor acción y mejores efectos visuales que su predecesora

 

el hobbit la desolacion de smaug critica 3

[divider] [/divider]

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez

(@alejandra_diva)

Con el conflicto y los personajes ya establecidos en la primera parte, El Hobbit: La Desolación de Smaug, segunda parte de la trilogía que adapta el libro El Hobbit de J.R.R. Tolkien, arriba con más fantasía, mejor acción y mejores efectos visuales que su predecesora, dejando un mejor sabor de boca gracias a un desarrollo bien repartido entre momentos alegres, misteriosos, cómicos, sombríos y emocionantes, aunque con algunos baches rítmicos.

Ahora la trama se centra en el último tramo que los enanos recorren, en compañía de Bilbo (Martin Freeman), para llegar a la Montaña Solitaria; un camino tortuoso plagado de enemigos. El punto más atractivo de El Hobbit: La Desolación de Smaug es que por fin, la película tomará lugar dentro de la Montaña Solitaria y podemos apreciar en todo su esplendor, el estupendo trabajo realizado para la creación del temible dragón Smaug.

El Hobbit: La Desolación e Smaug tiene un inicio poco efectivo, de hecho es un tanto confuso debido a que su escena inicial es un salto temporal que no continúa en donde terminó El Hobbit: Un Viaje Inesperado. Esta situación, que después se revelará como un flashback, provocará extrañeza en el espectador, sin embargo, el ritmo de la cinta irá mejorando en su transcurso, entrando de lleno en su conflicto dramático sin darle tantas vueltas como ocurría en la primera parte.

En esta entrega, los encuadres y movimientos de cámara son más arriesgados, evocando ese característico estilo visual que Peter Jackson mostró en su trilogía previa sobre la Tierra Media: El Señor de los Anillos. Añadido a esto, se asoma la habilidad de un guión que busca la profundidad de sus personajes, explorando en sus virtudes y debilidades, principalmente en las de Bilbo y Thorin (Richard Armitage), características presentes en el relato de Tolkien y que hacen de esta historia algo realmente mágico y humano.

 

el hobbit la desolacion de smaug critica

 

Claro que El Hobbit no puede leerse separándolo de El Señor de los Anillos por la simple razón que la primera historia, aborda el cómo se va gestando el mal que en la segunda es vital. Sale a colación este comentario porque en La Desolación de Smaug, Jackson entiende y establece estas bases de forma menos literal pero totalmente coherente con la esencia de la novela, logrando un mejor resultado en pantalla; así, los fans de los libros agradecerán los momentos en que se observa a Gandalf (Ian McKellen) en su misión con el Nigromante.

Pero lo que aqueja a El Hobbit: La Desolación de Smaug al igual que a su primera parte, es una inconsistencia en sus líneas argumentales. Si bien, la trama se desdobla en tres subtramas evidentes (cada cual atractiva y con potencialidades), éstas se sientes desproporcionadas porque no logran entretejerse de forma armoniosamente saludable en ritmo y tono: mientras unas son verdaderamente emocionantes y cargadas de acción (el caso de Gandalf-Nigromante y Bilbo-Smaug), la otra (la de que deja entrever un triángulo amoroso entre Tauriel [Evangeline Lilly], Legolas [Orlando Bloom] y Kili [Aidan Turner]), alargada innecesariamente, es poco atractiva debido a que dilata el verdadero conflicto, desplazando por momento el verdadero climax de la cinta. Contrario a este desigual desarrollo argumental, la inclusión de Tauriel (personaje creado exclusivamente para la película), encaja de forma correcta con el universo creado por Tolkien. También destaca la orgánica inserción de Legolas.

Pocas son las escenas que muestran las transformaciones que Bilbo comienza a experimentar debido a la influencia del anillo, sin embargo éstas son realmente perturbadoras y grandiosas, dejando entrever la vena maligna del personaje del que Martin Freeman se ha adueñado ya.

Pero la estrella indiscutible del filme es Smaug, un dragón que demuestra al igual que su personalidad, toda la magnificencia de su diseño y animación. El secreto mejor guardado de la franquicia es un deleite visual al que debemos abandonarnos y dejarnos envolver en su misticismo; excelente elección la de Benedict Cumberbatch como la voz de semejante criatura.

Peter Jackson ha entregado un mejor resultado en El Hobbit: La Desolación de Smaug, los efectos visuales son sorprendentes, lástima que faltó experimentar más con el formato 3D. A pesar de estas vicisitudes, la película logra crear su propia esencia, trayendo consigo esos toques que volvieron a El Señor de los Anillos, una película entreñable.

 

 

El Hobbit: La Desolación de Smaug – The Hobbit: The Desolation of Smaug

Dirige: Peter Jackson

Guión: Peter Jackson, Guillermo del Toro, Philippa Boyens y Fran Walsh, basado en el libro de J.R.R. Tolkien

Fotografía: Andrew Lesnie

Actúan: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Cate Blanchett, Luke Evans, Lee Pace, Evangeline Lilly.

Estreno: 12 de diciembre de 2013

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Jupiter Ascending de los Wachowski

Primer trailer de Jupiter Ascending de los Wachowski

Godzilla trailer

Trailer y primeras imágenes de Godzilla