Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 27 Junio, 2017

Scroll to top

Top

“UN ATREVIDO DON JUAN” (“Don Jon” de Joseph Gordon-Levitt, 2013).

“UN ATREVIDO DON JUAN” (“Don Jon” de Joseph Gordon-Levitt, 2013).

Joseph Gordon-Levitt viene a presentarnos su ópera prima “Un atrevido don Juan” (“Don Jon”), donde narra la historia de “Jon Martello” (el mismo Joseph Gordon-Levitt), un insaciable seductor, quien tiene bien definidas sus prioridades: su apartamento, su coche, su familia, su iglesia, sus amigos, sus mujeres (por supuesto) y su…¡porno!

donjon

Exacto, la pornografía on-line es el leit motiv de esta cinta. En inicio, interesante propuesta de Gordon-Levitt, joven y renombrado actor, muy conocido por sus papeles en “500 días con ella” y “Batman: El caballero de la noche asciende”. El originario de Los Ángeles, California no ha perdido el tiempo, pues esta idea cristalizada la estuvo construyendo desde hace cuatro años y aunque la base de esta edificación fílmica es buena, el resto de esta construcción narrativa deja qué desear. Es admirable, eso sí, que un buen actor como él (porque lo es y así lo ha demostrado) decida arriesgarse a ponerse detrás de las cámaras. Fue una apuesta arriesgada calculada, porque se trata de un proyecto pequeño, que pudo manejarse de mejor forma. Veamos por qué.

Como ya mencionamos, Joseph hace válida su propuesta fílmica al delinear a “Jon” como un ligador sensacional, además de ocuparse de proporcionarle tiempo a su familia (papás y hermana incluida) y ser un narcisista consumado (enamorado del fitness y de su auto); todo ello con una cuestión que redimensiona al personaje: es aficionado a la pornografía por internet. Ya con ello, el debutante director coloca en la mesa un platillo cinematográfico que se apetecía por demás interesante.

donjon01

Para “Jon” todo marcha bien. Como todo individuo apegado a sus ritos y costumbres, “Jon” está en una etapa de confort en su vida, hasta que aparece “Barbara Sugarman” (Scarlett Johansson). “Barbara”, después de un mes de constantes citas, decide intimar con “Jon” (previo a esto hay una escena bastante arrecha por parte de la Srita. Johansson: en la puerta de su departamento le provoca una eyaculación a “Martello” con una bárbara actuación de su trasero). Esta relación cambia la vida de “Jon”, incluso el párroco depositario habitual de sus “cochinas” confesiones de masturbación on-line, le reduce la pena de los “Padre Nuestro” y los “Ave María”. Y además su familia está encantada con ella (“tremenda carne trajiste a casa, hijo” le dice su papá (Tony Danza)).

donjon02

El derrame del tepache viene cuando ella lo sorprende haciendo su acostumbrado ritual de autosatisfacción corporal; “Barbara” le espeta que una cosa es el cine y otra el porno, que por el primer concepto se entregan premios y “Jon” le dice con una certera respuesta, cínica, pero llena de hilaridad: “por el porno también se dan premios”.

“Jon” comienza a ceder ante “Barbara”, aunque no del todo. Decide, a petición de ella, terminar sus estudios en la escuela nocturna, pero eso sí, sigue viendo su porno, a escondidas, ya no en su lap top, sino en su smartphone. Allí en la escuela, es donde conocerá a “Esther” (Julianne Moore), quien sí logrará un cambio en la perspectiva de “Jon” en las relaciones interpersonales con el sexo opuesto.

donjon03

Hasta su encuentro con “Esther”, la película marchaba sobre ruedas. Estaba bien trazado el personaje de “Barbara”, quien sólo buscaba cambiar a “Jon” para su propio beneficio, como bien se lo dijo “Monica” (Brie Larson), hermana de “Jon”: “Barbara sólo busca a un tipo que haga lo que ella diga”.

Eliminar a “Barbara” por “Esther” resultaba un reto atractivo para Joseph Gordon-Levitt como narrador de historias. ¿De qué manera “Esther” podría conciliar los apetitos erotómanos de “Jon”? ¿Podría ella entender una relación así, con los ritos sexuales con los que “Jon” fantaseaba?

Joseph Gordon-Levitt  diseña una toda una lista de cosas por las cuales “Jon” es aficionado a la pornografía on-line: no encuentra las espectaculares pompas que ve en la internet en las mujeres con las que se acuesta; las felaciones no son lo exquisitas que él quisiera; las ‘bubis’ de igual forma; el cunnilinguo modifica la perspectiva del placer que al verlo ante el monitor; y las ardientes posiciones de copulación (de las porn stars) terminan (en el caso de él y su pareja de ocasión) en una aburrida posición de misionero.

Enlistado válido, pues como “Jon”, todos tienen sus preferencias en estas cuestiones (aunque bien pudo convencer a “Barbara” de las bondades de expandir su particular visión de las cosas, y si no, ya entrados en los terrenos del porno, pudo asesorarse en este apartado visionando los “Castings” de Pierre Woodman). Y aquí es donde el personaje de “Esther” aparentaba darle una resolución original a la película, pues ella al principio se muestra abierta a los asuntos del porno y parece no tener problema con ello. Con esto respondería afirmativamente a las dos preguntas plateadas con anterioridad y darle completa validez a algo muy genuino del personaje de “Jon”: se olvida de sí mismo cuando ve porno, es un disfrute que no se le compara con ningún otro. Y ante el trazado que realiza Joseph de su propio personaje de un tipo regular con una afición peculiar, esto último resaltaría qué tan bueno sería Gordon-Levitt para resolver historias.

donjon04

Pero el protagonista de “50/50” opta por los convencionalismos. Elige la vía fácil. Solucionar todo con el sobado aspecto del amor tradicional, lo que tanto odiaba su personaje: “la posición de misionero”. Cuando bien pudo solventar su historia con una mirada incisiva, perspicaz y hasta polémica, y brindarnos una perspectiva novedosa (desde el punto de vista cinematográfico) acerca de las relaciones interpersonales y sus nuevas tendencias.

Publicado por Miguel Eduardo Chang Bustamante.

jenchiuchang_1923@hotmail.com

Comentarios

Comentarios