Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 24 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

“BIENVENIDO A LOS 40” (“This is 40” de Judd Apatow, 2012).

Judd Apatow viene a presentarnos la historia de “Pete” (Paul Rudd) y “Debbie” (Leslie Mann), pareja entrada en los cuarentas, donde cada uno busca sobrevivir a su manera a un matrimonio de catorce años lleno de altibajos.

Además, cuentan con dos hijas en constante conflicto, una en plena adolescencia, “Sadie” (Maude Apatow), cuya inmediata meta en la vida es no perderse el final de la serie “Lost”; y otra, preadolescente, “Charlotte” (Iris Apatow), quien no ceja en su empeño de interactuar con su hermana mayor, convirtiéndose en un verdadero “pain in the ass” para esta última.

bien01

Y por si fuera poco, “Pete” y “Debbie” deben afrontar retos financieros que se antojan infranqueables: por un lado, “Pete”, con un sello discográfico propio (dedicado puramente al rock alternativo de bajo perfil) y cuya mayor estrella es un veteranísimo rock star de los 70’s (Graham Parker, autointerpretándose), quien ha dejado de vender lo que solía en antaño; y “Debbie”, por su parte, dueña de una tienda de ropa, que aunque se mantiene a flote, sufre de una sospechosa fuga de dinero, donde la principal indiciada es la monumental “Desi” (Megan Fox), vendedora estrella del establecimiento.

Ya para colmo de males, está “Larry” (Albert Brooks), padre de “Pete”, quien se ha convertido en un supremo pedigüeño, desembolsándole a su hijo la cantidad de ¡80, 000 dólares! con sus recurrentes extensiones de mano a lo largo de 2 años.

bien02

Un mosaico clásico de la familia contemporánea estadunidense promedio, que bien podría caber en un formato de teleserie y quedarse ahí para siempre, sin embargo Judd Apatow (“Virgen a los 40”) ha logrado insertarle elementos sencillos y, a la vez, genuinos, permitiéndole pasar con suficiencia como un digno producto cinematográfico.

La narración convencional que ejecuta Apatow de su historia no le quita interés, por el contrario, posibilita la evolución dramática de sus personajes principales a lo largo del metraje, haciéndolos más atractivos para el espectador. Con ello, la película se consolida paso a paso, sin apremios y por ende, sin resoluciones chatas que le hubiesen quitado frescura y mordacidad al film.

Prueba de lo anterior son las diferentes viñetas que presenta Apatow de sus dos protagonistas, “Pete” y “Debbie”, que resultan todo un tour de force con el que se identificarán muchas parejas contemporáneas nacidas principalmente en los 70’s. Como esa escena donde “Pete” se autoexplora con un espejo en la cama para visionarse el ano y corroborar si tiene hemorroides, cuando de pronto es sorprendido por “Debbie”, aquél sin inmutarse le pide que eche un vistazo y “Debbie” termina por decirle: “¿no podemos conservar un dejo de misterio en nuestra relación?”.O aquella otra donde en pleno lecho matrimonial, mientras “Debbie” trabaja en su laptop, “Pete” se tira de pedos, a lo que “Debbie” le reclama y aquél con singular cinismo le contesta: “No soy yo, son los resortes”.

bien03

Algo que realizan con precisa exquisitez (sobre todo Leslie Mann) es la socarronería con que sostienen su relación; punzantes y mordaces comentarios que se lanzan uno al otro a la menor oportunidad, llevándoles a los dos a descubrir que su matrimonio se acerca a un punto de inflexión ineludible que determinará el derrotero del mismo.

Apatow también ha sabido mantener atento al espectador con cuestiones que los nostálgicos de épocas pasadas saborean en una película: una discusión entre la pareja protagónica de quién era mejor entre Simon y Garfunkel, si uno por componer las letras de las canciones o si el otro por su melódica voz; que si la canción favorita de “Debbie” sea “Take On Me” y se adueñe de los paseos familiares en el automóvil; o bien, que si los empolvadísimos “Graham Parker and The Rumour” cuenten con dos álbumes en el Top 500 de la revista “Rolling Stone”. Pero también hay guiños para los no tan rucos, como el cameo que ejecuta Billie Joe Armstrong (vocalista de Green Day) al lado de Graham Parker, diciendo frases como: “Cierra la maldita boca”.

bien04

Cabe destacar asimismo, la pequeña pero magnética presencia de dos estrellas del celuloide actual en esta película: Megan Fox (“Desi”) y Melissa McCarthy (“Catherine”). La primera como la irresistible y fogosa vendedora de la tienda de “Debbie”. A pesar de sus cortas intervenciones durante el film, Megan demuestra lo sexy y divertida que es; por ejemplo, cuando simula una felación mientras pronuncia la frase: “estoy embarazada”, ante la hilarante sorpresa de “Debbie”, quien mantenía una conversación con ella en su automóvil. Y qué decir de la explosiva Melissa McCarthy (protagonista de la serie para T.V. “Mike & Molly”) quien se revela como una verdadera pelafustana al lanzarle una retahíla de improperios de antología a “Pete” y “Debbie” mientras discuten una cuestión de sus hijos con la directora de la escuela.

“Bienvenido a los 40” viene a ser un botón más del american way of life contemporáneo, sólo que esta vez ejecutado con gracia y soltura por parte de Judd Apatow, quien se muestra incisivo con este film, de manera sutil pero efectiva, acerca de lo que sucede en los interiores de la sociedad estadunidense que mira este nuevo milenio con más dudas que certezas. Oh sí.

Publicado por Miguel Eduardo Chang Bustamante.

jenchiuchang_1923@hotmail.com

Comentarios

Comentarios