Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 22 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Las Lágrimas de Pablo Delgado Sánchez

las lagrimas critica
alejandralomeli

Review Overview

Sensible y honesta

4 de 5

 

En Las Lágrimas, el a veces tan repudiado minimalismo fílmico, se emplea para agudizar el desasosiego de la ausencia, utilizando de forma efectiva la expresión formal a favor de una historia cargada de emotividad

 

las lagrimas critica

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez

(@alejandra_diva)

Desde su título, Las Lágrimas (Pablo Delgado Sánchez) no da tregua. La historia posé un tono desesperanzador y un tanto deprimente que irá encontrando su luminosidad conforme la relación entre Fernando (Fernando Álvarez Rebeil) y Gabriel (Gabriel Santoyo), hermano mayor y menor respectivamente, se consolide después de un tortuoso camino de desapego, riñas y reconciliación.

Con un estilo minimalista en la puesta en escena y sobriedad en los diálogos, Las Lágrimas de Pablo Delgado Sáchez tiene un argumento sencillo: una familia rota marcada por la ausencia del padre y la inevitable depresión de la madre, mientras que los hijos (Fer y Gabriel) tratarán de sobreponerse al abandono a través de sentimientos distintos.

Por un lado está Fernando, el hermano mayor que guarda un profundo enojo y que encuentra en la bebida, la válvula de escape a su realidad. Gabriel es quien reciente más la separación, desconoce el porqué su madre no lo quiere ver, encontrando en “Toña”, la perra, el único ser con el cual establecer una relación entrañable.

La austeridad que presenta la película hasta en los diálogos, no hace más que remarcar el vacío que vive cada miembro de esta familia. En Las Lágrimas, el a veces tan repudiado minimalismo fílmico, se emplea para agudizar el desasosiego de la ausencia, utilizando de forma efectiva la expresión formal a favor de una historia cargada de emotividad, binomio casi imposible de lograr en este tipo de cinematografía.

El descuido de la casa, la presencia de la naturaleza y principalmente la constante luz del sol, todo lo que envuelve a los personajes adquiere un tono sugerente que crea esa sensación de tensión. Es de esta forma que los espacios, los objetos y las prendas, aportan información para que cada espectador haga su interpretación de los hechos.

Resultan destacables las actuaciones de Fernando Álvarez Rebeil y Gabriel Santoyo, ambos actores tejen con gran sensibilidad a sus personajes, logrando desdoblar la carga dramática de sus luchas existenciales poco a poco. También es destacable la química que muestra en pantalla, obteniendo una relación de hermanos totalmente creíble, honesta y fluida.

Por su parte, Claudette Maillé, quien interpreta a la madre, aunque su aparición es breve, su participación llena de sentido a la historia al ser catalizadora y punto de resolución del conflicto. De esta forma, el trabajo dramático será determinante para el buen resultado que muestra la película ya que está en la expresión contenida de los personajes, en sus precarios diálogos y en su inevitable catarsis, los aspectos en los que el espectador encontrará las huellas del profundo dolor que cada miembro de la familia guarda.

Al final, Las Lágrimas crea una reconciliación esperanzadora, con un final libre a interpretaciones de acuerdo a su desarrollo, Pablo Delgado Sánchez nos presenta una historia así como dolorosa, muy emotiva realizada con gran sensibilidad, solvencia y madurez.

 

 

Las Lágrimas Dirige: Pablo Delgado Sánchez

Guión: Pablo Delgado Sánchez Fotografía: Juan Pablo Ramírez

Actúan: Fernando Álvarez Rebeil, Gabriel Santoyo y Claudette Maillé

Exhibiéndose en Cineteca Nacional

 

Comentarios

Comentarios