in , ,

Crítica Una Noche en el Fin del Mundo de Edgar Wright

una noche en el fin del mundo crítica
una noche en el fin del mundo crítica

 

Una Noche en el Fin del Mundo es una de las sorpresas de la cartelera de otoño, una película tan entretenida como reflexiva y que la puedo definir por sus rupturas, como una estupenda comedia británica ciencia ficcionalizada.

 

una noche en el fin del mundo crítica

[divider] [/divider]

 

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérz

(@alejandra_diva)

El equipo integrado por el director Edgar Wright y los actores Simon Pegg y Nick Frost, cierran la llamada Three Flavours Cornetto Trilogy con la divertida y bizarra película Una Noche en el Fin del Mundo (The World’s End).

Gary King (Simon Pegg), un inmaduro e inadaptado alcohólico en recuperación, otrora antigua leyenda juvenil de los pubs británicos, decide reunir a sus cuatro amigos de adolescencia con la intención de conquistar “La milla dorada”, un circuito que consiste en recorrer en un solo día, 12 pubs de Newton Haven y tomar en cada uno, unas pintas de cerveza; una hazaña que los cinco amigos realizaron sin éxito 20 años atrás.

Gary no la tiene fácil ya que sus amigos han madurado, tienen familia y trabajos estables por lo que éste los visitará de uno en uno para persuadirlos. En el transcurso del viaje, los “Cinco Mosqueteros” irán revelando su personalidad enloquecida y freak pero Newton Haven parece un pueblo distinto del que éstos recuerdan, pronto descubrirán que los habitantes han sido reemplazados por unos robots alienígenas.

Una Noche en el Fin del Mundo es una película entretenida que encierra a través de la comedia, una aguda reflexión a la vida y a la melancolía por el pasado. Lecturas psicológicas y sociales se pueden extraer de esta vertiginosa y genéricamente transgresora comedia con fuerte humor británico. Wright plantea con ironía, el derrumbe a la romántica imagen de la “la vida ideal” que incluye tener una familia, un buen trabajo, casa propia y auto. Poco a poco los amigos “exitosos” (Frost, Martin Freeman, Paddy Considine y Eddie Marsan), irán quitándose la careta para dejar al descubierto, una vida de sueños rotos y decepciones personales.

Gracias a la hiperfragmentación de planos, Una Noche en el Fin del Mundo adquiere ese ritmo vertiginoso muy ad hoc con la narración, principalmente con Gary, el líder de la banda, quien es un ser totalmente desenfreno. En este sentido, la película mantendrá cautivo al espectador a través de un bombardeo constante de imágenes que incluyen muchos primeros planos de cerveza.

 

una noche en el fin del mundo critica

 

“La milla dorada” termina el recorrido en el pub “El Fin del Mundo” (World’s End), enigmático nombre que da título a la cinta. Si bien Una Noche en el Fin del Mundo no es una película apocalíptica en el sentido estricto de la palabra, sí es una metáfora a la narración general y al mensaje que ésta entraña. Wright plantea, gracias a la hibridación de géneros cinematográficos (comedia y ciencia ficción), un futuro –o un presente– en el que los humanos están siendo sustituidos por robots, ojo, no se habla de un fin sino de un mejoramiento en la especie para preservar… ¿el mudo?

Las conclusiones son responsabilidad del espectador, la película da su explicación cuando llega a su nudo, momento un tanto flojo que no mal realizado, lo que sucede es que para ese momento el espectador estará tan cautivo de la rapidez de las imágenes, así como del delicioso humor negro de los diálogos que cuando se llega al respiro y surja ese satírico diálogo entre “la voz omnipresente” (Bill Nighy), Gary y Andy (Frost), quedará como un momento inconexo. Sin embargo, la película buscará recomponerse de un caótico nudo argumental dando paso a su conclusión, un estupendo epílogo maravillosamente bizarro.

Los personajes son realmente entrañables, identificables y correctamente delineados (como el amigo inmaduro, el exitoso, el de clase media, el “indi”) sin que caigan en estereotipo debido a que su desarrollo se irá complejizando y revelando su verdadera esencia conforme avanza el relato y claro, las cervezas.

Rosamund Pike pone el toque femenino a este “club de Tobby” que no necesariamente transpira testosterona, pero enmarca una deliciosa fábula sobre la amistad, el cerrar etapas y reconciliarse con uno mismo.

Una Noche en el Fin del Mundo es una de las sorpresas de la cartelera de otoño, una película tan entretenida como reflexiva y que la puedo definir por sus rupturas, como una estupenda comedia británica ciencia ficcionalizada.

 

 

The World’s End – Una Noche en el Fin del Mundo

Dirige: Edgar Wright

Guión: Simon Pegg y Edgar Wright

Fotografía: Bill Pope

Actúan: Simon Pegg, Martin Freeman, Rosamund Pike, Nick Frost, Eddie Marsan, Paddy Considine.

Estreno: 11 de octubre de 2013.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

la venus a la fourrure trailer

Trailer de La Venus de las Pieles de Polanski

american hustle segundo trailer

Segundo trailer de American Hustle