Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 25 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica JOBS con Ashton Kutcher

jobs critica
alejandralomeli

Review Overview

Pincelada superficial

2.5 de 5

 

Por su forma episódica y por la falta de profundidad es que digo que JOBS es una pincelada biográfica ni siquiera la puedo considerar como un breve retrato. Además de la escena inicial y la banda sonora, el asombroso parecido físico de Ashton Kutcher con Steve Jobs es de lo mejor que la cinta ofrece.

 

jobs critica

 

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez

(@alejandra_diva)

Para que una película biográfica (biopic) logre eficacia en su relato, debe acercarse a la figura que retrata sin miedo, explorarla en su forma pública y privada y entregar una cinta más que real, certera en la esencia de aquel a quien está representando. El reto incrementa cuando se trata de un sujeto paradigmático cuyo nombre impone un cierto respeto y a partir del cual surgen innumerables testimonios que van mitificando su personalidad.

Steve Jobs, cuya repentina muerte ocurrió hace dos años, fue de esos “locos” que se atrevió a “pensar diferente” para que la computación y la tecnología digital estuviera al alcance de todos. Desde un principio, sus productos representaron una mezcla de utilidad y accesibilidad e inteligentemente, Jobs supo crear con sus innovadores diseños y campañas publicitarias, la necesidad de adquirir un producto de Apple Computer.

Steve, ese ser inadaptado, rebelde, tiránico, problemático, calculador, exigente y una larga lista de adjetivos que provoca su figura, es el eje central de JOBS, película dirigida por Joshua Michael Stern en la que encontramos una pincelada muy superficial a la vida de una de las mentes más brillantes, visionarias e innovadoras de nuestra historia moderna.

JOBS inicia cuando Steve presenta su nuevo invento: el iPod, un momento clave para la empresa no sólo porque de esta forma Apple le daba la bienvenida al nuevo milenio sino porque supuso para la compañía, su consolidación en el mercado tecnológico y el click final con el que conectaría con sus consumidores.

Esta escena inicial es poderosa porque se presenta a un Steve entre sombras, dando la espalda a la cámara mientras camina hacia el podio, nunca son cuadros frontales por lo que el espectador enganchará inmediatamente con esa imagen del Steve mitificado, reconocible como ícono y ligado eternamente a su marca. A partir de este momento, la película se va al pasado y presenta una serie de episodios de la vida de Steve Jobs (Ashton Kutcher), desde sus años como universitario autodidacta hasta el 2001 con la presentación del iPod.

La película irá de más a menos gracias a que Joshua Michael Stern decidió realizar una película biográfica al uso, técnicamente la película no toma ningún riesgo de hecho, el lenguaje cinematográfico es tan convencional que en momentos da la sensación que observamos un telefilm.

 

jobs critica

 

Por su forma episódica y por la falta de profundidad es que digo que JOBS es una pincelada biográfica ni siquiera la puedo considerar como un breve retrato. Además de la escena inicial y la banda sonora, el asombroso parecido físico de Ashton Kutcher con Steve Jobs es de lo mejor que la cinta ofrece. Ashton se mimetiza con Steve a tal grado que logró imitar a la perfección los gestos, la mirada, la forma de hablar, la delgada figura y el modo tan característico que tenía Steve de caminar, sin embargo la interpretación dramática de Kutcher no convence.

Steve Jobs es una figura como ya se hizo mención, paradigmática que rompió esquemas, incluso podríamos hablar de una relación Jobs–contexto social, una dupla inseparable debido a que uno influyó en el otro y viceversa. Silicon Valley, es otro punto importante debido a que esa zona sería el escenario que no solamente albergaría a Apple Computer sino a su rival por excelencia: Microsoft.

Por ello, Steve tampoco se puede visualizar sin Bill Gates, un hecho ignorado por el director quien se limita a mencionar el nombre del segundo en el momento en que Steve descubre que Bill le robó su sistema operativo.

Es verdad que se muestra la personalidad de Steve con todos esos contrastes que identifican al genio, su perfeccionamiento, sus exigencias con sus colaboradores e incluso algunas de sus obsesiones, sin embargo a JOBS le faltó ahondar de forma punzante en los claroscuros que Steve tenía en su parte humana, esos arranques de egoísmo que tenía en sus relaciones personales.

Claro que JOBS muestra la negativa de Steve por reconocer a su hija Lisa así como su insensibilidad con sus amigos que le ayudaron a fundar Apple, sin embargo estos sucesos carece de profundidad en el relato ya que el director está más interesado en mostrar la perfecta imitación que Ashton hace de Steve.

En JOBS tampoco encontramos escenas que nos hablen del visionario indiscutible que era Steve. No hay ninguna que haga hincapié en los productos, la forma en que Steve los concebía o la forma en que éste se apropiaba de las ideas ajenas. En resumen, en JOBS no está ni la parte bella ni la asquerosa en las que se cimienta toda empresa exitosa y/o un ser tan rompedor como fue Steve Jobs. Tampoco hay rastros claros de su filosofía y el cómo su estilo de vida influyó en su visión empresarial.

A JOBS le faltó inspiración para mostrar con valor, los aspectos más espinosos de la vida de Steve y le faltó pasión para mostrar las hazañas que éste creó y que erigieron a su empresa como uno de los más grandes emporios tecnológicos.

Decía Steve que “la innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor” y la película JOBS queda muy lejos de ser innovadora.

 

 

JOBS

Dirige: Joshua Michael Stern

Guión: Matt Whiteley

Fotografía: Russell Carpenter

Actúan: Ashton Kutcher, Dermont Mulroney, Josh Gad, Matthew Modine, James Woods, Amanda Crew.

Estrano: 4 de octubre de 2013

 

Comentarios

Comentarios