Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 22 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Crítica Fogo de Yulene Olaizola

Fogo crítica
alejandralomeli

Review Overview

Buena transgresión genérica

3 de 5

 

Debemos entender que Fogo es una película que va a comunicar sus ideas a través de la imagen no solamente por sus escasos diálogos sino, porque en este juego de transgresión entre el documental y la ficción, el gran protagonista será el paisaje

 

Fogo crítica

 

Por: Aurora Alejandra Lomelí Pérez

(@alejandra_diva)

Yulene Olaizola sigue experimentando con los lenguajes cinematográficos y con la ruptura de sus formas en Fogo, su tercer largometraje en el que la línea entre el documental y la ficción se desdibuja.

Esta vez, Olaizola ha decidió hacer uso del documental utilizando una estructura narrativa ficcionalizada para contar a través de largos planos contemplativos y con una mínimos cantidad de diálogos, el abandono de Fogo, una isla ubicada al noreste de Canadá que debido a su deterioro y a sus hostiles características climáticas, ha obligado a sus habitantes a marcharse del lugar. Olaizola decide centrar su relato en tres hombres de edad avanzada: Norman Foley, Ron Broders y Joseph Dywer “Little Joe”.

Debemos entender que Fogo es una película que va a comunicar sus ideas a través de la imagen no solamente por sus escasos diálogos sino, porque en este juego de transgresión entre el documental y la ficción, el gran protagonista será el paisaje, destacando el excelente trabajo de Diego García en la fotografía, los gélidos paisajes impresionistas de Olaizola, adquieren un valor expresionista para el espectador que percibe en las miradas de Norman, Ron y Joseph, una añoranza por aquel tiempo pasado que fue bueno, en donde había comida y bebida de sobra y que ahora tienen que consolarse con compartir una botella de licor “buna hasta la última gota, como la vida misma”, dice uno de los hombres.

Los elementos técnicos como la fotografía, la iluminación y el sonido ambiental, están al servicio del monótono testimonio del trío de hombres y el paso de sus días. El espectador contempla esa sórdida repetición en la que los habitantes solamente sienten y escuchan pasar las fuertes corrientes de viento y que Olaizola se encargará de reiterar a través de los constantes fade out y potenciando los sonidos de la naturaleza, en especial el del viento. Un ritmo pausado, lento y contemplativo que no conectará con todos los espectadores.

 

Fogo crítica

 

En este sentido, el uso de la cámara fija y sus constantes planos panorámicos sirven para enfatizar el vacío del lugar, la soledad a la que se enfrentan los habitantes y por consiguiente, su precaria supervivencia pero también, estos elementos explica el porqué Norman, Ron y Joseph permanecen en Fogo, es decir, el apego a su terruño –“ahí les tocó vivir” –. Así, los planos cumplen una función descriptiva para el trío de hombres, ese lugar inhóspito, hostil, lejano y frío es el único que conocen, el que les da identidad y sentido de arraigo, en el que ellos permanecerán pese a las adversidades porque es su hogar.

Y es en las entrañas del porqué Fogo se está quedando sin habitantes, el punto en el que esta cinta flaquea. Si nos basamos solamente en lo que Olaizola nos muestra, el espectador entenderá que Fogo es una comunidad abandonada en la que quedan solamente unos cuantos habitantes ya ancianos sin embargo, la película no dará información de fondo sobre el porqué los habitantes fueron movidos, en muchos de los casos obligados a reubicarse por parte del gobierno, dato que obtendremos hasta realizar una búsqueda en Internet sobre la situación social que se vive Fogo.

Yulene Olaizola entrega con Fogo, un trabajo visualmente narrativo que la está consolidando como una cineasta de paisajes que juega con las posibilidades y límites de géneros cinematográficos opuestos pero que con una visión muy personal, está reinventando el lenguaje cinematográfico.

 

 

Fogo

Dirige: Yulene Olaizola

Guión: Yulene Olaizola, Rubén Imaz y Diego García, con la colaboración de Normal Foley, Ron Broders y Little Joe.

Fotografía: Diego García

Música: Pauline Oliveros

Testimonios: Normal Foley, Ron Broders y Joseph Dywer “Little Joe”.

Proyectándose en la 2ª Semana de Cine Mexicano Independiente

 

Comentarios

Comentarios