Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 26 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

“EL EJECUTOR” (“Bullet to the Head” de Walter Hill, 2012).

“EL EJECUTOR” (“Bullet to the Head” de Walter Hill, 2012).

el ejecutor02

Las personas para las que trabajo son basura y las que mato son peor. Tengo algunas reglas. Ni mujeres, ni niños. Me dan la mitad por adelantado y la otra mitad cuando termino. No confíes en nadie. Así  permaneces en el juego. Y esta vez, el juego se puso difícil”.

Declaración de principios de James Binomo, alias “Jimmy Bobo” (Sylvester Stallone), que resume su filosofía respecto al trabajo que realiza como sicario. Su socio es “Louis Blanchard” (Jon Seda), quien es asesinado a traición, detonando la trama del film que hoy nos ocupa.

Walter Hill, legendario director estadunidense responsable de buenas piezas de acción como “48 Hrs.” (1982, como director) y “Aliens” (1986, como guionista), nos pone en la mesa esta vez “El Ejecutor” (“Bullet to the Head”), basada en la epónima novela gráfica escrita por Alexis Nolent e ilustrada por Colin Wilson.

Hill se hace acompañar en esta ocasión por Sylvester Stallone, la leyenda viviente del cine de acción de los últimos 37 años y si no, tan sólo demos un vistazo a lo más importante de la filmografía del otrora “Garañón Italiano”:

1.- Abriendo con un lanzamiento del tamaño de “Rocky” (1976), Sylvester se posicionó como la naciente estrella de Hollywood, que algunos exagerados lo catalogaban incluso como el nuevo Marlon Brando (y si no me creen, chequen el trailer de “Rocky” de aquella época que se hizo para TV). Nada más alejado de la realidad (y el tiempo nos dio la razón), sin embargo Sly supo explotar esa vastísima mina que le daban su trabajado físico y su rostro duro, mas vulnerable a la vez, que fascinó a las masas durante tantos años.

2.- Poco tiempo después encontró otro garbanzo de a libra llamado “Rambo”, adaptación cinematográfica de la novela de David MorellFirst Blood” (1972), de la cual Sly nos  recetó cuatro películas (prometió que “Rambo” (la cuarta entrega) sería la última).

3.- En los 90´s logró algunas otras espectaculares piezas de acción como “Cliffhanger” (a mi parecer lo mejor que hizo en esa década en este rubro) y tal vez “Demolition Man”, que combinaba algo de comedia también.

el ejecutor03

4.- En años recientes, el originario de Nueva York encontró refugio (muy bien recompensado en taquilla) en “The Expendables” (que es una combinación de los más renombrados héroes de acción del momento como Jason Statham y Jet Li, las dos mayores verbigracias; y también algunos cartuchitos quemados de su época: Arnold Schwarzenegger, Jean-Claude Van Damme y Dolph Lundgren, clarísimos ejemplos).

Y no cejó en su empeño de agenciarse un Oscar® como “Mejor Actor” (algo que sólo acarició con una nominación en dicha categoría con “Rocky”), al entregarnos una más que decente película y comedida actuación en “Copland” (1997) (inclusive con la participación de dos monstruos de la histrionismo como Robert De Niro y Harvey Keitel), pero ni así convenció a la Academia (habría que hacer mucho más claro, no obstante el esfuerzo ahí queda y es aplaudible).

Ante tan densa y abigarrada historia fílmica en el género, era ineludible la asociación de estas leyendas del cine de acción hollywoodense (Stallone y Hill). Con un personaje en constante conflicto consigo mismo y en busca de redención (algo que le encanta a Sly), “Jimmy Bobo” ansía la venganza por la muerte de su compañero de correrías, el ya mencionado “Louis Blanchard”. Al mismo tiempo, quiere que su hija “Lisa” (Sarah Shahi) expanda sus horizontes profesionales al ofrecerle auspicio económico para su talento como tatuadora.

Reviviendo el subgénero del “buddy cop” interracial, “Bobo” es acompañado por el detective “Taylor Kwon” (Sung Kang, a quien tuvimos la oportunidad de ver en “Rápido y Furioso: Reto Tokyo” (2006)) quien también está en busca de su propia revancha personal. Con algunos gags propios del subgénero (como aquel del “es como si dijera que mi comida italiana favorita son los tacos”), Kang logra salir avante en su interacción con la pétrea personalidad de Sly.

Un buen apunte para Walter Hill es la narración en off que realiza “Jimmy Bobo”, refrescando los esquemas clásicos de Stallone y remarcando de paso la disonante y agria existencia de nuestro principal protagonista.

bullet02

El malo de la historia (sí, maniqueísmo al más puro estilo de los 80’s, qué más da) está personificado por “Keegan” (Jason Momoa), quien se enfrasca en un duelo de hachas casi de antología (y este casi es porque dejan la sensación de que pudieron seguir dándose de porrazos) con Sylvester Stallone.

Como bien lo dijo Randy “The Ram” Robinson en “The Wrestler” (2008): los 80’s fueron la mejor década, pues qué tenía de malo sólo querer divertirse. Y en ese tenor se encuentra esta película (protagonizada claro por uno de los más emblemáticos íconos de aquella época), que nos da en la cabeza con una bala cargada de acción, adrenalina y pura diversión.

Publicado por Miguel Eduardo Chang Bustamante.

Comentarios

Comentarios