in

Todos sobre El Hombre de Acero

El Hombre de Acero

El Hombre de Acero

De Warner Bros. Pictures y Legendary Pictures llega “El Hombre de Acero”, protagonizada por Henry Cavill en el papel de Clark Kent/Kal-El, bajo la dirección de Zack Snyder.

Un niño descubre que tiene poderes extraordinarios y que no es de esta Tierra. Ya convertido en un joven, intenta averiguar de dónde vino y qué lo enviaron a hacer. Pero el héroe que hay dentro de él debe emerger si pretende salvar al mundo de la aniquilación y convertirse en un símbolo de esperanza para toda la humanidad.

En la película también actúan la cuatro veces nominada al Oscar Amy Adams (“The Master”), el nominado al Oscar Michael Shannon (“Revolutionary Road”), el ganador del Premio de la Academia Kevin Costner (“Dances with Wolves”), la nominada al Oscar Diane Lane (“Unfaithful”), el nominado al Oscar Laurence Fishburne (“What’s Love Got to Do with It”), Antje Traue, Ayelet Zurer, Christopher Meloni y el ganador del Premio de la Academia Russell Crowe (“Gladiator”).

“El Hombre de Acero” es producida por Charles Roven, Christopher Nolan, Emma Thomas y Deborah Snyder. El guion fue escrito por David S. Goyer con argumento de Goyer y Nolan, basada en personajes de Superman creados por Siegel y Joe Shuster y publicados por DC Entertainment. Thomas Tull, Lloyd Phillips y Jon Peters son sus productores ejecutivos.

El equipo detrás de cámaras de Zack Snyder incluyó al director de fotografía Amir Mokri, al director de arte Alex McDowell, al editor David Brenner, al diseñador de vestuario y al múltiple ganador de Premios de la Academia James Acheson (“Restoration”) y al diseñador de vestuario Michael Wilkinson. La música es del compositor galardonado con el Premio de la Academia Hans Zimmer (“The Lion King”).

Warner Bros. Pictures presenta, junto a Legendary Pictures, una producción de Syncopy, el film dirigido por  Zack Snyder, “El Hombre de Acero”. La película se estrenará en 2D y 3D en cines seleccionados y en IMAX, y será distribuida en todo el mundo por Warner Bros. Pictures, una compañía de Warner Bros. Entertainment.

LA EVOLUCIÓN DE UN SUPERHÉROE MODERNO

JOR-EL

Le darás a la gente de la Tierra un ideal al cual aspirar. Todos te seguirán. Se tropezarán. Caerán. Pero, con el tiempo, se unirán a ti en el sol. Con el tiempo, tú les ayudarás a lograr maravillas.

Nacido como Kal-El de Krypton, criado como Clark Kent en la Tierra. ¿A cuál de los dos mundos pertenece? ¿Por cuál de los mundos debe luchar? Estas son las preguntas a las que se enfrenta Superman, y las decisiones que tome determinarán el destino del planeta al que siempre ha llamado hogar. 

“En el mundo de los superhéroes, Superman es la figura que nunca cede, que existe para representar lo mejor que todos podemos ser”, declara el director Zack Snyder. “Él es el ideal, él es a lo que aspiramos, ese dios mágico y dorado, el tipo de ícono que se ha extendido más allá del mundo de los cómics hacia el mundo de la cultura popular”.

Creado por el guionista Jerry Siegel y el artista Joe Shuster y tras aparecer por primera vez en el cómic Action Comics #1, publicado el 18 de abril de 1938, Superman rápidamente se convirtió en un fenómeno cultural, ganándo fans en todo el mundo en versiones animadas y con actores de carne y hueso en prácticamente todos los medios de entretenimiento conocidos. En largometrajes, programas de TV, radio, videojuegos, medios sociales y literatura, ha combatido a algunos de los más grandes villanos de la historia.

Dado el carácter icónico del personaje, Henry Cavill, quien surca los cielos en la aventura de acción de Snyder, se sentía tan emocionado como honrado por interpretar al personaje principal en “El Hombre de Acero”. “Superman es una de las figuras verdaderamente especiales que el hombre ha creado en la historia”, relata. “Él representa la esperanza, la habilidad de triunfar sobre la adversidad a pesar de tenerlo todo en contra. Eso es algo a lo que siempre puedes aferrarte, sin importar en qué etapa de tu vida estés o lo que esté pasando en el mundo. Siempre enfrentaremos dificultades de una u otra forma, y por lo tanto la esperanza siempre jugará un papel significativo en nuestras vidas. Cubrirme con ese manto de esperanza, en el rol de Superman, era una oportunidad que simplemente no podía dejar pasar”.

Si bien es conocido por su habilidad de incorporar intensa acción a sus películas y crear mundos fantásticos en la pantalla, Snyder inicialmente dudó frente a la responsabilidad de traer una vez más a uno de los primeros superhéroes de los cómics a las pantallas de cine. “Me encantaban los cómics cuando era joven, y Superman era uno de mis favoritos, así que no estaba seguro de querer hacerlo”, reconoce. “No estaba seguro de poder llevar al personaje a donde nunca antes había estado”.

Entonces leyó el guion que David S. Goyer había escrito, basado en una historia que Goyer creó junto a uno de los productores de la película, Christopher Nolan. “Sin romper las reglas, sin quitarle nada de lo que lo hace Superman, pudieron transformarlo en algo con lo que todos nos podemos identificar”, dice Snyder. “Me llevaron en un viaje que me resultó interesante, y esa fue la razón para hacerlo”.

Dice Nolan: “El público se sentirá familiarizado con la interpretación de Superman en ‘Man of Steel’ como el superhéroe máximo, pero en las historias anteriores era una figura impenetrable, parecida a un dios, ahora lo mostramos más como una figura con quien identificarse, a la que le toca enfrentar asuntos muy humanos referentes al amor, la lealtad dividida y la familia, sin ser él mismo un ser humano”.

La historia también capturó la imaginación del productor Charles Roven. “El guion me gustó mucho desde el comienzo, porque descubrí que tenía mucho de las cosas con las que crecí, pero era, sin embargo, completamente fresco, una mirada diferente a un tema reverenciado. Es un personaje al que todos hemos soñado ser; creo que todos los niños crecemos creyendo que, algún día, podremos ser como Superman. Lo que amé de esta historia es que sigue siendo un personaje que quisieras ser, pero es mucho más complejo de lo que hemos visto antes. Este camino que recorre es mucho más emocional”.

Para llevar al personaje en ese camino durante el proceso de producción, Snyder supo instintivamente que sería un desafío para él como realizador, a pesar de haber trabajado en el género anteriormente.

Dice la productora Emma Thomas: “Estamos emocionados con que Zack haya aceptado el reto de ‘Man of Steel’”. “Con sus trabajos anteriores, demostró un amplio y extraordinario conocimiento de las complejidades técnicas y la narración extraordinaria que demanda este género, y esas cualidades, combinadas con su amor por el personaje, lo hacen el hombre perfecto para la tarea de traer esta versión contemporánea de Superman a la pantalla grande”.

La productora Deborah Snyder recuerda, “Una de las primeras cosas que me dijo Zack fue, ‘Esta será la película más realista que he hecho en mi vida. ¿Era una ironía?’ Pero esa fue nuestra meta, hacer a Superman relevante para el público de hoy, darle cabida en nuestro mundo”.

Para capturar ese realismo, el director decidió filmar en celuloide y en 2D en vez de 3D, para convertirlo en 3D en la posproducción. Snyder continua: “Zack sintió que un estilo íntimo de filmar, incluyendo cámaras portátiles, nos ayudaría a conectarnos con Clark, al que, cuando vemos por primera vez, está como perdido, intentando encontrar su lugar pero sintiéndose muy fuera de lugar, algo que todos hemos sentido en algún momento en nuestras vidas”.

Al escribir la historia que Nolan y él habían concebido, el guionista David Goyer determinó que “la película trata sobre tomar decisiones. Se trata de un hombre con dos padres: Jor-El, el padre kriptoniano de Kal, y Jonathan Kent, el papá de Clark en la Tierra. Hasta cierto punto, Clark/Kal ha crecido con dos historias paralelas, aunque solo ha conocido una hasta ahora. Y ahora tiene que reconciliar lo que ha aprendido de cada uno de ellos si quiere convertirse en el hombre que sus dos padres hubiesen querido que sea, cada uno a su modo”.

Estos dos modelos en su vida son interpretadas por dos actores muy respetados: Kevin Costner interpreta a Jonathan Kent, y Russell Crowe a Jor-El. Diane Lane es la esposa de Jonathan y madre de Clark, Martha Kent, una presencia firme y tranquilizadora en la vida de su hijo. Y, justo cuando Clark comienza a descubrir los secretos de su nacimiento y decide de cuál de sus padres debe seguir las enseñanzas, conoce a una mujer que podría tener mucha influencia sobre las decisiones que toma, y que tiene el poder de dar vuelta su mundo: la periodista investigativa Lois Lane. Amy Adams interpreta a la reportera más famosa de los cómics.

“Parte de la travesía de Clark es encontrar aceptación”, dice Adams. “Está escapando, escondiéndose de ella, porque él no ha logrado estar en paz con quién es, y eso lo ha llevado a una existencia solitaria. Ha tenido que trabajar duro para no exponer sus poderes, pero ha cometido algunos errores, y eso lo ha vuelto sumamente interesante para alguien como Lois, cuyo trabajo, cuya verdadera naturaleza es desenmascarar y exponer la verdad”.

En el mundo súper tecnológico de hoy, hay muy poca información que no llegue al conocimiento del público, y la que llega frecuentemente es revelada y expuesta, ya sea por los medios, por observadores particulares o en videos virales. Por lo tanto, es difícil imaginar que un extraterrestre pueda vivir entre nosotros sin ser detectado, durante mucho tiempo. Y, por supuesto, una vez descubierto, ese individuo probablemente nunca volvería a encontrar la paz.

“Sabíamos que contar una historia de Superman en un contexto moderno significaba tener que referirse a los pormenores de nuestros tiempos modernos”, Snyder remarca. “Y el personaje despierta también muchas expectativas, ya que ha estado presente y ha sido idolatrado durante 75 años. Entonces, era importante que diéramos sustento a las ramificaciones de todas las decisiones que tomáramos pensando en actualizarlo a él y a su entorno, desde Smallville hasta el escudo con la S”.

Cavill relata: “Todo crece y evoluciona en algún punto, y creo que esta versión contemporánea es otra etapa de esa evolución. Si lees los cómics de DC, como el New 52 de hace unos años, ellos también lo han estado haciendo, quizás de forma diferente a como lo hacen Zack, Chris y Dave, pero el nuevo traje de Superman es completamente diferente, y su actitud también ha cambiado un poco, mientras que sus características fundamentales siguen estando ahí. Es crecimiento para un lector moderno, y nuestra película hace eso para un público moderno”.

Incluso cuando los realizadores exploraron la génesis del legendario personaje, Snyder comparte: “Sabíamos que la acción tenía que ser más grande de lo normal, con emociones que te hicieran acelerar el corazón y te tuvieran en ascuas. Nunca perdimos de vista el hecho de que estábamos haciendo una película de Superman”.

 

AUDICIONANDO A UN ÍCONO

CLARK/KAL-EL

Tengo tantas preguntas. ¿De dónde vengo?

 

Cuando vemos por primera vez a Clark Kent en “El Hombre de Acero”, es un adulto huyendo del mundo. Puede permanecer desapercibido bajo los ojos vigilantes y cada vez más suspicaces de la gente de Smallville, debido en gran medida a la manifestación de sus súper poderes y su incapacidad para mantenerlos completamente ocultos, como su padre terrestre, Jonathan, le había aconsejado. Por lo tanto, Clark ha abandonado todo lo que conoce y ama, deambulando en un desierto metafórico de trabajos itinerantes y aislamiento emocional en busca de su verdadero yo.

“Clark siente que debe permanecer bajo las reglas de la sociedad”, explica Zack Snyder. “De esa forma, si se ve obligado a usar sus poderes, si salva la vida de alguien o hace algo fuera de lo común, le resulta fácil desaparecer”.

Sin embargo, es una existencia solitaria, privada de compañía e igualmente llena de añoranza. Sabiendo que no es de este planeta, también le preocupa lo que le harían los humanos si supieran de que forma se distingue de todo lo demás. Y, si lograse algún día descubrir su verdadero origen, ¿descubriría que en realidad pertenece a ese lugar?

El director continúa, “Clark se pregunta: ‘¿Cuál es mi propósito?’ Todos nos preguntamos eso, pero es más difícil para él porque las cosas en las que es mejor también son las cosas que los demás encuentran aterradoras en él; el saber de su existencia nos haría preguntarnos todo sobre quiénes somos. Así que está solo, tratando de encontrar su lugar en el mundo, a dónde pertenece, cuál es su identidad. Creo que el público se sentirá identificado porque la mayoría de nosotros nos hacemos las mismas preguntas y sentimos las mismas inseguridades cuando estamos comenzando nuestras vidas”.

El actor británico Henry Cavill, quien interpreta el multifacético papel, dice, “Clark siempre se ha sentido un forastero. Fue educado por Jonathan y Martha Kent para no reaccionar nunca de forma violenta y agresiva y, sobre todo, no revelar lo que puede hacer. Pero al lidiar con los dolores reales de convertirse en un joven diferente a todos, y no pudiendo compartirlo con alguien, se ha aislado. Ese aislamiento está aumentado por el hecho de que se siente impotente al mismo tiempo que tiene todo el poder del mundo”.

“Henry en verdad encontró la manera de interpretar las contradicciones del personaje”, relata Snyder. “Clark es físicamente superior pero no puede demostrarlo, tiene una visión de rayos X pero debe aprender a regularla, y aunque es incomprendido por la raza humana, puede ver lo bueno en las personas; quiere ayudarlos instintivamente. Henry hizo un trabajo maravilloso retratando su conflicto interno, proyectando al mismo tiempo esa sinceridad inherente al papel”.

Al aceptar un rol que era demandante tanto física como emocionalmente, Cavill dice haber encontrado un aliado y una guía invaluable en Snyder. “Zack estuvo fantástico”, declara el actor. “Siempre tenía mucha energía y, aunque las horas en el set fueran muchas, él mantenía las cosas interesantes y en movimiento, y eso se transmitía al elenco y al equipo técnico. Después de todo, estábamos haciendo una película de Superman, y la actitud positiva de Zack nos lo recordaba a diario”.

Según Roven, interpretar a Superman le dio a Cavill el mismo impulso que a todo niño que se ha puesto una capa e imaginado que vuela por los cielos. “Cuando se puso el traje, el porte de Henry cambió por completo. En verdad le pertenecía el personaje, dentro y fuera de cámaras, lo demostró trabajando muy duro y a través de todos los aspectos de su interpretación. Verlo fue muy divertido”.

Cavill comenzó su investigación para el papel desde la misma fuente: los cómics. “Comencé a leelos y eso me dio una excelente base para el personaje. Es bastante más complejo de lo que creo que la mayoría de la gente piensa. Es cierto que tiene códigos morales, pero también un conflicto interno increíble. En la historia que estamos contando, la historia de su origen, está aprendiendo todo sobre sí mismo junto con el público. Así que, cuando se encuentra ante la decisión de tener que pelear por la Tierra o por Krypton, bueno… no es precisamente una decisión fácil de tomar”.

LARA LOR-VAN

Será un marginado. Van a matarlo.

JOR-EL

¿Cómo? Será un dios para ellos.

Jonathan y Martha Kent encontraron a su hijo cuando la nave espacial que lo transportaba aterrizó en su granja en el pueblo de Smallville, Kansas. En vez de alertar a las autoridades, escondieron la nave, llamaron Clark al bebé y lo criaron como si fuera suyo. Sin embargo, el secreto tuvo un costo cuando el niño extraterrestre comenzó a mostrar sus sensibilidades y habilidades extraterrestres, que comenzaron gradualmente a preocupar a la comunidad.

Los Kent vivían con el miedo constante de que alguien llegara a tocar a su puerta y se llevara a Clark para siempre.

“Jonathan y Martha entienden de inmediato que encontrar a Clark fue tanto una bendición como una maldición”, dice Snyder. “Jonathan sabe que no es solamente su padre, sino que también tiene que ser la persona que, protegiendo a su hijo a toda costa, tiene que estar al tanto de lo que hace. Se da cuenta de que esto es más grande que él mismo, más grande que todos ellos. Clark podría cambiar el curso de la historia”.

Por lo tanto, corresponde al padre amoroso y preocupado transmitir a su hijo la magnitud de lo que su existencia significa para la humanidad, aunque ésta ni siquiera lo imagine.

Kevin Costner interpreta a Jonathan Kent, cuyas responsabilidades paternales son más grandes de lo que la mayoría podría imaginar. “La naturaleza de un padre es enseñar y proteger. Mi personaje le dice a Clark que él es un milagro, la prueba de que no estamos solos en el universo”, dice el actor. “Es una gran carga, pero Jonathan cree que su hijo está en la Tierra por una razón y, como él mismo se lo dice, llegará el día en que tendrá que decidir si se presentará orgulloso ante la humanidad, o no”.

Costner sentía que los temas de la película, especialmente respecto a la relación de su personaje con el de Cavill, tienen implicancias del mundo real. “La gente habla de las películas frecuentemente como invenciones”, dice. “Pero la verdad es que a veces las películas pueden construir momentos que te hacen preguntarte a ti mismo, ‘¿Qué haría yo en esta situación?’ ‘¿Qué clase de hombre soy?’”

Aunque estuvo ausente durante toda la juventud de Clark, eventualmente recae en su padre biológico, Jor-El, inculcar a su hijo la importancia de su existencia, pero esta vez para Krypton. Habiendo recién descubierto sus raíces extraterrestres como el último hijo de su planeta, y que su verdadero nombre es Kal-El, Clark, comienza a sentir cual es su verdadera identidad por vez primera en su vida.

Kal-El es la luz de la vida de sus padres, aunque sea solo por un momento. Casi inmediatamente después de haber nacido, su padre, Jor-El, la mente científica mas importante de su planeta, y su madre, Lara Lor-Van, deben tomar la desgarradora decisión de enviar a su hijo en una nave espacial en busca de un sitio seguro. Los recursos naturales de Krypton se han agotado, y está implosionando rápidamente. Las súplicas de Jor-El para evacuar el planeta han caído en oídos sordos, y siente que la única maneta de preservar la raza kritponiana es rescatando a su integrante más inocente, con la esperanza de que Kal pueda sobrevivir, y con él, su gente.

“Jor-El es un gran defensor del libre albedrío, y eso lo ha convertido en alguien rechazado en Krypton”, explica Goyer. “De hecho, lo convirtió en criminal, en enemigo del estado. Parte de su esperanza en Kal es que continúe con su filosofía del libre albedrío”.

Russell Crowe, quien interpreta al científico renegado, declara: “Si miras la historia desde la perspectiva de que Jor-El es simplemente una buena persona, creo que sería menospreciar el argumento que existe, al menos en mi mente, de que hay un toque de locura en él, un toque de desesperación en lo que está haciendo. En lo que a él respecta, esta es la última jugada para mantener vivo a Krypton”.

Para lograr esa meta, Jor-El deberá primero contarle a Kal la historia de su pasado, y transmitirle la importancia de su futuro. Esto lo logra solo cuando la travesía de Clark lo lleva al único lugar de la Tierra en el que Jor-El puede conectarse con él: una tundra congelada que tiene un secreto de más de 20.000 años de antigüedad… y eso le permite a Kal verse cara a cara con la imagen de su padre.

“Una de las cosas realmente críticas que Jor-El le dice a su hijo es que debe salir de las sombras en este mundo para corregir los errores en Krypton”, relata Crowe. “Es una gran responsabilidad, pero si no cumple con su destino… nadie más lo hará”.

A la esposa de Jor-El, y madre biológica de Kal-El, Lara Lor-Van, se le parte el corazón cuando ella y su esposo colocan a Kal-El, su recién nacido, en una cápsula espacial. Sin nada que los respalde, excepto creer que al menos su hijo sobrevivirá, lo envían a lo desconocido. Es un acto particularmente doloroso para la mujer que acaba de darle la vida.

Ayelet Zurer, que interpreta a Lara, dice: “Es una mujer increíblemente valiente bajo circunstancias inimaginablemente tristes. Me recuerda a las mujeres de países en guerra, y lo que hacen para salvar a sus hijos. Una madre instintivamente no se separaría de sus hijos,… a no ser que creyera que existe una esperanza”.

A pesar de la fuerza de las voces paternales en su cabeza, podría decirse fácilmente que las mujeres en la vida de Clark/Kal-El tienen también gran influencia sobre sus decisiones: una con una fuerza discreta y protectora, y la otra con rápida astucia y pura tenacidad.

“Me parece que Martha Kent es bastante pragmática”, dice Diane Lane sobre su personaje, la madre de Clark en la Tierra. “Creo que tiene que serlo, porque cuando encuentras a un niño ‘que llega de las estrellas’ en tu granja y te das cuenta de las capacidades que tiene ese pequeño ser, tiene que haber una obligación moral de ser la mejor guía posible. Ella sabe que él es especial, y que le han dado esta oportunidad, como madre, por una razón. Creo que se siente atada por el honor y el deber para explicarle el mundo a ese niño lo mejor que pueda”.

Al interpretar el papel, Lane usó sus propia capacidad maternal, y la de su madre. “Recuerdo que siendo una niña rompía mis lápices para convencer a mi madre de que hiciera lo que yo quería. Me imagino que si hubiera tenido la fuerza suficiente para desmantelar la casa, lo hubiera hecho. En ese punto piensas que tal vez haya otra manera de manejar esos sentimientos. En la película, Martha es la que encontró la manera de ayudar a su pequeño hijo a calmarse cuando las cosas se ponen muy difíciles, protegiéndolo de los demás sin avergonzarse por sus dones. Ella sabe que, cuando salga al mundo, requerirá tanta fuerza interna como la fuerza física que posee”.

“Diane y Kevin son todo lo que los padres de este país representan”, dice Deborah Snyder. “Fueron muy generosos trabajando con los jóvenes actores que interpretan a Clark, y le dieron una emoción genuina a sus escenas con ellos y Henry. Fue increíblemente enternecedor”.

Una vez que crece y se va de casa, Clark deambula, pero deja tras el un rastro no intencional de actos valientes, aparentemente imposibles e igualmente inexplicables. La periodista galardonada con el Premio Pulitzer, Lois Lane del The Daily Planet, está en una asignación en el Ártico cuando ve con sus propios ojos los extraordinarios poderes de Clark. Lois está convencida de que encontró la historia del siglo. Su capacidad de investigación es admirable, pero Lois no ve las consecuencias que sus revelaciones pueden tener para ese hombre misterioso.

Amy Adams encarna a uno de los personajes femeninos más famosos de los cómics, quien no tiene súper poderes propios más allá de aquellos de la deducción. “Como muchos periodistas, Lois tiene un enfoque unilateral: solo está consciente de la historia que quiere contar. Tiene esa temeridad en la búsqueda de la verdad, la creencia de que es más importante que el bienestar propio, pero se ha vuelto adictiva, nublando su juicio y separándola de la gente real que hay detrás de sus historias”.

Así que resulta una sorpresa, especialmente para la misma Lois, cuando la declaración de Clark de que tal vez el mundo no está listo para su verdad la hace pensar dos veces sobre sus objetivos. “Ella reconoce que no hay una sola verdad, que la verdad se puede ver desde muchas perspectivas”, Adams agrega que, por sus ambiciones, y tal vez por la naturaleza de su trabajo: “Lois había perdido su confianza y su fe en la bondad. Ver y sentir que las intenciones de Clark son tan puras es muy fuerte para ella, es casi como volver a nacer. Creo que es muy interesante el hecho de que tiene que ser una persona de otro planeta la que la ayude a ser más humana”.

“Lois tiene muchas facetas”, dice Deborah Snyder. “Es dura, vivaz, hermosa, sensible y emotiva, pero no es ninguna damisela en apuros. Es verdaderamente una mujer moderna. Tuvimos suerte de tener una actriz tan consagrada como ella para interpretarla. Amy le dio profundidad y espíritu al personaje”.

Mientras que quizás Lois crea que tiene la mayor historia para la primera plana del Planet, su editor se muestra comprensiblemente escéptico. El papel de Perry White está a cargo de Laurence Fishburne, un fan del género al que le encantó la oportunidad de trabajar con Zack Snyder. “Desde mi primera conversación con Zack, antes de que incluso comenzáramos a hablar sobre el guion o la historia, me sentí muy confiado con el proyecto”, dice Fishburne. “Siempre me ha gustado su trabajo y creo que es un director que en verdad puede realizar una película basada en el mundo de los cómics y las novelas gráficas, así que pensé que haría un gran trabajo con Superman”.

El apreciado actor entiende la popularidad del longevo superhéroe. “El hombre común tiene la necesidad de sentirse como Superman de vez en cuando, ya sea con su esposa, sus hijos, sus colegas o amigos. Siempre hay momentos en los que necesitamos que alguien nos diga que somos extraordinarios, que podemos hacer cosas increíbles. Lo que me gustó sobre cómo los guionistas estructuraron esta historia en particular es que sugiere que somos extraordinarios, que podemos hacer grandes cosas, y que no pasa tanto por tener súper poderes como por las decisiones que tomamos”.

Afortunadamente para Clark, Perry detiene la historia de Lois sobre un extraterrestre en la Tierra. Sin embargo, desafortunadamente tanto para Clark como para la gente de la Tierra, que Lois siga o no con su historia sin el consentimiento de Perry se convertirá rápidamente en algo académico, ya que la nave espacial The Black Zero, comandada por el despiadado general Zod, se aproxima a nuestro planeta.

“Alguien dijo una vez que ningún villano se ve a sí mismo como villano, siempre es el héroe de su propia historia”, apunta Goyer. “En su mente, Zod es una figura noble”.

Sin embargo, Michael Shannon, quien interpreta al carismático líder militar, cree que el comportamiento de Zod no es patriótico. “Creo que cualquiera que pase su vida como guerrero, dando órdenes, se acostumbra a cierta estructura. Una vez que le quitan esa estructura, le queda ese impulso. En cuanto uno tiene poder, disfruta de ejercerlo. Pero es interesante ver como Zod intentar mantener sus intenciones puras”.

Tanto Zod como su otrora compatriota Jor-El han puesto, cada uno a su manera, la supervivencia de su especie sobre cualquier otra consideración. “Zod cree genuinamente que está haciendo lo mejor para Krypton”, observa Cavill. “Trató de explicárselo a Jor-El, pero simplemente no ven las cosas de la misma forma. Así que lo intenta con mi personaje. Cuando le dice a Kal lo hermoso que era Krypton, y cómo puede serlo de nuevo, ves la fuerza y la pasión de su visión. Es lo imprescindible que considera alcanzar esa meta lo que lo convierte en dictador y destructor. Michael lo interpreta con una calma maravillosa, lo que aporta mucho peso al personaje”.

“Hay que hacer una comparación”, argumenta Shannon, “y es ciertamente digno de considerarse. Si la Tierra estuviera pasando por momentos tan difíciles como Krypton al comienzo de la película, ¿qué es lo que haríamos? Ciertamente habría más de una solución, más de un argumento válido. ¿No intentarías evitar que sucediera? Zod, a su manera, estaba tomando partido, igual que Jor-El. Solo que de un lado distinto”

Zack Snyder observa que tanto Crowe como Shannon le aportaron iguales dosis de poder y pasión a sus escenas compartidas. “Russell y Michael se complementaban perfectamente. Como sus personajes tienen una larga historia en la película, era importante que eso se captara inmediatamente, y como son tan buenos, en verdad le dieron una profundidad a la relación que iba más allá incluso de lo que esperábamos”.

Zod y su tropa despiadada son guerreros que ya no pueden proteger a su planeta, así que ahora están empeñados en preservar su raza. Antje Traue, quien interpreta a la mano derecha militar de Zod, Faora-UI, dice que la naturaleza simple de su personaje se debe a que “es una criatura para la que la violencia significa satisfacción. No siente remordimiento. Infringe dolor y lo experimenta ella misma, pero no tiene ningún significado; no hay nada entre líneas. Y su lealtad es absoluta. Faora es leal a Zod, pelea por él, lo protege y lo sigue sin cuestionamientos”.

Goyer explica, “Faora no es realmente una villana, no es malvada en su esencia. Solo la juzgamos desde la perspectiva humana. En Krypton hay un sistema de castas, y todos en Krypton han sido criados para encajar en un cierto papel preestablecido. Faora fue criada para ser una guerrera, para matar y obedecer órdenes. No debe sentir compasión, esa sería una debilidad. Así que al seguir a Zod, está haciendo lo que nació para hacer, está cumpliendo ese propósito”.

La invasión de Zod es enfrentada por las fuerzas de EE.UU. que son igualmente devotas a su deber y a proteger su propio planeta. Entre sus líderes se encuentra el coronel Nathan Hardy, interpretado por Christopher Meloni. Este coronel de la Fuerza Aérea se muestra inicialmente muy desconfiado de que gente ajena al ejército observe operaciones militares, comenzando por Lois Lane.

“¿Alguna vez has visto el pelo de un perro erizarse en su lomo?” sonríe Meloni. “Eso es lo que le pasa a Hardy cuando conoce a Lois. Es verdaderamente insistente, intenta superarlo, pero él no cede ante ella”. Hardy también tiene una mirada tensa sobre Superman. “No confía en él, posiblemente le teme. Creo que ve a Superman como un arma considerablemente potente, lo que tiene sentido considerando cómo Hardy se gana la vida”.

A pesar de la naturaleza de la batalla entre los renegados kriptonianos y el ejército norteamericano, Meloni siente que la película hace un comentario interesante sobre la naturaleza del poder. “La travesía de Superman en la película trata en parte de aprender a controlar sus poderes, lo que plantea la pregunta: ‘¿En qué consiste el poder verdadero?’ Creo que el verdadero poder es perdonar, el verdadero poder es resistir, el verdadero poder no se basa en el miedo”.

Completando el reparto están Harry Lennix como el superior de Hardy en la Fuerza Aérea, el general Swanwick; Richard Schiff como el Dr. Emil Hamilton, un científico que ayuda a la unidad militar de Swanwick en el Ártico; Michael Kelly como el periodista de deportes del Daily Planet Steve Lombard; y Cooper Timberline y Dylan Sprayberry, quienes interpretan a Clark a la edad de 9 y 13 años, respectivamente.

“Teníamos un reparto maravilloso”, dice Zack Snyder. “era muy importante para nosotros que los actores no solo cumplieran con las necesidades de la historia, sino que encarnaran a estos personajes amados y reconocidos ante los ojos de las legiones de fans de Superman. Creo que lograron eso y más”.

CONSTRUYENDO EL MUNDO

JONATHAN KENT

Tú eres la respuesta, hijo. Tú eres la respuesta a si estamos solos en el universo.

Tengo que creer que fuiste enviado aquí por una razón, y aunque te lleve el resto de tu vida, te debes a ti mismo averiguar esa razón.

 

Regresar al comienzo de la historia de Superman – a Krypton y sus habitantes – era una oportunidad para el director Zack Snyder y el director de arte Alex McDowell de construir un mundo, crear desde cero un mundo imaginario fantástico pero lógico. Su meta era que la audiencia se metiera tanto en este nuevo ambiente que nunca cuestionara su realidad, y nunca pudieran salirse de la película a pesar de lo extraño que les pareciera ese mundo que los rodea. McDowell declara, “Estás diseñando un espacio que tiene que contener una narrativa compleja, construyendo un argumento que resonará a lo largo de la narración. Y tiene que tener reglas, reglas que lleven al mundo hacia delante”.

Los realizadores tuvieron la visión de un planeta al borde del colapso, un lugar cuyos líderes se habían rendido ante lo inevitable y se volcaron hacia adentro, con su inercia permitiendo que su cultura decayera junto con el territorio. Aún estando años luz delante de la Tierra en tecnología, agotaron sus recursos, y extraer el núcleo de Krypton en busca de energía era lo último que el planeta podía soportar.

Estas dos premisas fundamentales – el agotamiento de los recursos y una base orgánica en su tecnología – se convirtieron en las piedras angulares sobre las que se construyó Krypton. “Los recursos del planeta han sido saqueados”, explica McDowell. “Han devastado la superficie y se han ido bajo tierra, construyendo una ciudad dentro de un espacio protegido. La superficie ha sido acanalada y han excavado a través de cavernas que estan muy debajo de la superficie. Entonces diseñamos su arquitectura y su tecnología consistente con esto. Nada está esculpido en el sentido en que lo entendemos; no hay ninguna línea recta en Krypton”.

El reto era construir los sets de lo que se convertiría en “probablemente el conjunto de planos más complejos que me ha entregado jamás un departamento de arte”, ríe McDowell. La tarea fue literalmente demasiado grande para las computadoras, y los diseñadores tuvieron que recurrir a esculpir en espuma y escanear las esculturas. Tal vez lo más interesante fue el uso del taladro CNC (Control Numérico Computacional), para esculpir los cientos de “costillas” de madera que forman el esqueleto de Krypton. Esculpirlas a mano hubiera requerido un tiempo imposible de considerar, sin embargo, construir sets completos usando CNC hubiera sido lo mismo. El resultado fue una combinación entre trabajo tradicional y tecnología de punta; costillas construidas con CNC armadas por constructores profesionales de barcos, luego tornadas y enyesadas por el equipo de construcción, y finalmente pintadas por artistas del set.

“No podíamos hacerlo en la forma tradicional”, recuerda McDowell, “pero tampoco podíamos construirlo solo por computadora. En cada paso del camino tuvimos que tomar decisiones muy ajustadas sobre qué opción tomar, si la tecnología digital o la metodología clásica, ya que estábamos entrando en territorios nuevos. Llevo mucho trabajo crear estos sets enormes que nos permitieron hacer tanto frente a la cámara”.

Incluso los elementos arquitectónicos más pequeños y la utilería se crearon usando una mezcla de escultura y prototipo rápido o tecnología 3D, para que elementos complejos generados por computadora pudieran existir frente a la cámara y ayudaran de forma tangible al desempeño de los actores.

Para los cinéfilos que pongan atención, hay otra dimensión de la cultura kriptoniana en los muros de este mundo extraterrestre: un lenguaje completamente nuevo. Todo comenzó con el ideograma de Superman, que significa “esperanza”, y eso llevó a una serie de cuarenta o cincuenta ideogramas que representan a las demás casas de Krypton y, además, otras ideas abstractas. El descubrimiento casual sucedió cuando McDowell, mientras preparaba los sets en Vancouver, Canadá, se encontró con una historia en un periódico sobre la lingüista de la Universidad de Columbia Británica, la Dra. Christine Schreyer, quien estaba usando los dialectos ficticios Klingon y Na’vi para enseñar a sus estudiantes a entender lenguas perdidas. La lingüista les explicó a los realizadores las reglas básicas para el desarrollo de un lenguaje, siendo una de las reglas clave el énfasis cultural. Por ejemplo, en la cultura inglesa, el enfoque es hacia el individuo, por lo tanto se dice: “Quiero una manzana”. En el caso de Krypton, los realizadores decidieron que estaba enfocado a los objetos, así que en este caso se convirtió en “manzana quiero”, poniendo primero el objeto. Eso puso en marcha las reglas para el lenguaje de Krypton. En poco tiempo y con la ayuda de Schreyer, se habían desarrollado más de 300 palabras y frases completas, y luego el equipo se reunió con el guionista David Goyer y el reglas básicas de Superman. Buscando frases clave, comenzaron a asignárselas a las antiguas superficies en las que aparecían grabados de robots, espadas y criaturas voladoras, y cosas de ese tipo.

McDowell anota que crear un lenguaje es indicativo del proceso que anhela para construir un mundo. “Cada uno de esos detalles, el hecho de que la ‘S’ en un escudo está en el pecho de un superhéroe de otro planeta, se convierte en un problema que tienes que resolver. Abre capas y capas de preguntas que nos llevan hacia otro mundo”.

Resucitar una lengua “perdida” es muy apropiado, considerado que la pérdida es el tema unificador de todas las cosas en Krypton: seres queridos perdidos, cultura perdida, oportunidades perdidas y superioridad tecnológica perdida. Esto no solo se refleja en el paisaje desolado y los edificios en ruinas de Krypton, sino también en la antigua flota de naves espaciales que aparecen en la película, tales como The Black Zero, originalmente una nave Colony en desuso utilizada como carcel; y la nave Scout, que quedó en una parte congelada del Ártico, en la Tierra, cuando la nave falló en su misión

La nave The Black Zero, una enorme estructura en forma de trípode, construida para ser habitada por miles de refugiados y unida a un gigantesco Phantom Proyector capaz de catapultar la nave a la Phantom Zone, se parece, según palabras de McDowell a “unas cuantas personas que encontraron la forma de viajar sobre un gigantesco motor”.

En contraste con la flota sucia pero funcional de Zod, está la aún prístina nave Scout, que se parece a una vaina de semillas, una metáfora para su papel de encontrar nuevos mundos hospitalarios donde puedan propagarse los kriptonianos. Similar en su diseño a la casa de El, refleja la visión más suave y amable de la colonización, personificada por Jor-El.

“El Hombre de Acero”, sin embargo, no solo trata del fantástico mundo ficticio de Krypton, sino también de la Tierra, su belleza y el vínculo emocional que Clark Kent tiene con ella. Snyder estaba determinado a usar locaciones prácticas tanto como le fuera posible. Evitando deliberadamente una visión estilizada, Snyder quería transportar al público al mundo de Clark e invitarlo a compartir sus experiencias. La filmación llevó al equipo técnico a locaciones muy diversas, desde el pequeño pueblo de Plano, Illinois, hasta la gran ciudad de Chicago. También se aventuraron a los glaciares de Columbia Británica, abordando un barco cangrejero real llamado el Debbie Sue en Ucluelet, en la Isla de Vancouver, para una escena en la que enfrentaron olas de 11 metros de altura. En el otro extremo, fueron al desierto de Mojave en California, donde tuvieron el privilegio de filmar en la Base Edwards de la Fuerza Aérea. En cada locación se filmó lo más posible in situ, en vez de unir imágenes o agregar una pantalla verde.

En Chicago, el equipo de McDowell transformó todo un piso de la vieja Torre Sears, lo que es hoy la Torre Willis, en las oficinas del Daily Planet, y usó el edificio de 111 East Wacker en Chicago para algunos de los exteriores de Metrópolis. La construcción fue diseñada en la década de los cincuenta por Ludwig Mies van der Rohe, y es considerada una de sus obras clásicas.

Una secuencia muy exigente involucraba desviar a 40.000 autos por día para la escena de la autopista elevada. “Por lo general, cuando haces ese tipo de escena buscas un lugar que, por alguna razón, ya esté cerrado” cuenta el gerente supervisor de locaciones Bill Doyle. “Normalmente es algo que está en construcción y puedes tratar directamente con el contratista. Pero cerrar una vía rápida en funcionamiento requiere meses de planeamiento y estudios SCAT (Coordinación de señalizaciones e itinerarios), y obtener los permisos es difícil. Pero una vez que nos contactamos con la Illinois State Patrol, todo fue mucho más fácil y, me parece, muy exitoso. Escogimos ese lugar porque necesitábamos campos de maíz y un paso elevado en el mismo lugar, y no había nada parecido en un perímetro de menos de tres horas y media de Chicago”.

Una de las locaciones más críticas fue la pequeña ciudad de Plano, Illinois, el lugar que serviría como el pueblo natal de Clark, Smallville. Deborah Snyder recuerda, “¨Plano realmente nos recibió con los brazos abiertos. Nos dejaron cerrar su pueblo y convertirlo en un set de exteriores. Trabajamos con los departamentos de policía y de bomberos, y mucha de la gente del lugar trabajó como agentes de seguridad para nosotros. Fue una comunidad muy cálida y acogedora”.

El pueblo era la base ideal sobre lal cual construir el resto de Smallville. “En cierta forma, Smallville representa la inocencia de Clark”, dice Goyer. “Es su lado humano, una manifestación de su herencia terrestre y su puerto seguro. A diferencia de muchas otras cosas en su vida, Smallville no es complicado. Es su hogar”.

Los espacios entre edificios en Plano se cubrieron con las fachadas de un Sears, un 7-Eleven y un IHOP, símbolos instantáneamente identificables de la verdadera cultura norteamericana. A veinte minutos fuera del pueblo, se plantó un campo de maíz, y en sus colinas idílicas, se construyó la granja de los Kent.

“La granja de la familia Kent también sirvió para centrar la película en una realidad contemporánea que humaniza a Clark y que a la vez, muestra la crisis económica y el contraste entre el hogar del joven Clark y la casa a la que regresa como adulto, deteriorada y a punto de ser rematada”, dice McDowell.

El apoyo de Plano fue particularmente importante para los realizadores porque la historia necesitaba numerosos escenas que incluían explosiones, fragmentos voladores y secuencias de vuelo a baja altura – usando aviones militares reales – que ocurren en Smallville. Plano, como lo afirma Doyle, esencialmente le permitió a la producción “hacer todo tipo de locuras”.

Locuras que, sin el apoyo del Departamento de Defensa, hubiera sido imposible lograr frente a las cámaras. El Departamento de Defensa suministró a la producción piezas desechadas de aviones para hacerlos ver como escombros; jets tripulados, helicópteros y un avión de carga; consultores técnicos y casi 300 soldados como extras.

Cuando fueron a California, también estaban muy agradecidos por la cooperación que les dio la Base Edwards de la Fuerza Aérea para escenas adicionales y entrenamiento para los actores. Filmar en una base de la Fuerza Aérea en funcionamiento fue una experiencia única para el elenco y el equipo técnico, para quienes fue posiblemente la única vez que verían un avión de carga C17 y un jet F35 personalmente y de cerca.

“La pasamos muy bien trabajando con ellos”, comparte el coproductor Wes Coller, “buscando ideas sobre cómo se podría responder ante una amenaza como la que enfrentamos en la película. Fue interesante trabajar en ese lugar protegido y a un nivel tan de élite. Haber estado en la Base Edwards de la Fuerza Aérea, donde han transcurrido tantas historias de vida y donde han pasado muchas cosas notables fue maravilloso. Tuvimos mucha suerte de haber sido recibidos con unos brazos tan abiertos”.

“No creo que hubiéramos podido hacer esta película sin ellos”, concuerda Roven. “Fueron geniales, no solo al permitirnos usar sus increíbles instalaciones, sino asegurándose de que lo que hacíamos fuera creíble y correcto. Realmente jugó a favor del realismo que buscábamos en esta película”.

Parte de ese realismo fue logrado también por el casi exclusivo uso de cámara en mano, algo sin precedentes en una película de este tamaño y alcances. Zack Snyder colaboró con el director de fotografía Amir Mokri para combinar elementos que reflejan el estilo crudo de un documental periodístico. El uso de lentes que generalmente no se asocian al trabajo de cámara en mano, así como el uso de plataformas y plataformas rodantes, sellaron la brecha entre lo inmediato de la Steadicam y una gran película de acción filmada tradicionalmente.

A los actores también les gustó el trabajo más íntimo frente a las cámaras. “Me encantó que la cámara no estuviera tan rígida”, reflexiona Cavill. “No había nada que no se pudiera hacer en lo que respecta a la interpretación; daba libertad a la actuación, lo que fue genial”.

Uno de los aspectos más importantes para capturar a Superman en un film son los efectos visuales y especiales, considerando que hay pocas cosas que Superman puede hacer que no sea en cierta forma un efecto especial. Pero el director, quien estableció una sólida relación con el director de segunda unidad y coordinador de dobles Damon Caro y el supervisor de efectos visuales John “DJ” DesJardin, confiaba que su equipo podía lograrlo. “Ahora simplemente aceptamos los retos tal cual llegan”, dice Snyder. “Sabíamos que conceptualmente era un desafío más amplio, porque Superman no hace nada que no tenga que ser realizado en postproducción, al menos parcialmente. No puedes hacerlo volar con un cable. Sí colgamos a Henry de cables para lograr tomas en perspectiva y en varios ángulos, pero no para hacerlo volar, porque el patrón de vuelo del superhéroe del cine moderno no es compatible con ese concepto.

El director continúa: “Y luego estaba todo el movimiento sutil que tenía que tener la capa. Había millones de decisiones que teníamos que tomar con cada pequeño movimiento. Tener a Damon y a DJ trabajando conmigo fue invalorable. Nos entendemos muy bien, y todos estábamos interesados en hacer la película más genial posible”.

 

SI EL TRAJE TE QUEDA…

LOIS

¿Qué representa la ‘S’?

CLARK/KAL-EL

No es una ‘S.’ En mi planeta, significa esperanza.

LOIS

Bueno, pues aquí es una ‘S.’

El escudo con la S, tal vez el sello familiar más conocido de la historia, ha representado durante mucho tiempo la fuerza y el valor del superhéroe que lleva orgulloso en el pecho. Representando originalmente a Superman, la “S” se ha vuelto el símbolo heráldico de la casa de El, y significa “esperanza”. De forma similar, los miembros del consejo de Krypton llevan sus propios ideogramas, así como Zod y otros miembros de la élite kriptoniana. Los ideogramas ahora tienen su origen en la historia kriptoniana y no están basados en ninguna simbología terrestre.

Para los diseñadores de vestuario James Acheson y Michael Wilkinson, modernizar el ideograma y el traje fueron los dos retos más emocionantes que enfrentaron. Enfocaron la tarea tanto con respeto como con audacia, a pesar de lo muy identificables que son. Y, de manera igualmente importante para la película, fueron integrados completamente a la estética y a la herencia del resto del universo kriptoniano que Snyder y su equipo de producción habían creado.

Detallando la evolución del traje, Wilkinson declara: “En vez de la explicación tradicional de que el traje fue hecho con la tela en que sus padres lo envolvieron cuando lo envían fuera de Krypton, nosotros decidimos que sería la prenda que usan todos los kriptonianos usan bajo la ropa como capa protectora. En Krypton, por lo tanto, cuando vemos a Jor-El, a los miembros del consejo o a los soldados, todos tienen el mismo tipo de traje bajo varias capas de vestuario y armadura, y cada uno lleva el ideograma de su propia familia”.

Establecido el origen del traje, le quedaba a los diseñadores incorporar lo que el mundo conoce como “el traje de Superman” en la historia que habían pensado. La conceptualización inicial comenzó con Acheson y su equipo de ilustradores dibujando docenas de versiones del traje, con los shorts rojos cada vez más pequeños hasta que desaparecieron. El proceso se completó con los brillantes diseños de Wilkinson, ilustrados por Keith Christensen y Warren Manser. Después de varios meses de desarrollo y numerosos prototipos, sintieron que habían encontrado un traje que tomaba los elementos esenciales y los modernizaba, aprovechando toda la tecnología de hoy: escaneos corporales digitales en 3D, diseño por computadora y lo último en telas.

Llevar el traje, y los de los demás kriptonianos, del diseño a la realidad fue un poco más complicado. Por ejemplo, tomando como base los escaneos corporales que hicieron de Cavill, el equipo de Wilkinson creó una réplica de tamaño real y agregó escultura corporal, para fabricar el traje que se usaría bajo el otro. Esto se logró con espuma de látex con un acabado cromado brillante aplicado al traje elástico. El complejo traje que se usaría por encima de éste fue hecho con un material especial de malla, al que se aplicó una técnica propia de impresión para simular un diseño de cota de malla que, cuando se usa sobre el traje de fondo, daba un efecto metálico que resultaba fantástico al filmarlo. El ideograma “S”, generado por computadora, fue producido mediante un programa de dibujo 3D y una impresora 3D.

A pesar del diseño de alta tecnología y los procesos de producción involucrados, Snyder afirma, “Tiene una capa roja, tiene una “S” en el pecho, tiene un traje azul y botas rojas. Es Superman”.

De hecho, se establece al inicio de la película que Krypton es una sociedad que usa capas, aunque el resto de las prendas de Krypton no son tan coloridas: Jor-El viste de un azul grisáceo muy oscuro, y Zod viste de negro, señas sutiles de la oscuridad en la que ha caído su hogar a manos de su propia gente. El Gran Consejo del planeta, dice Wilkinson, está “anclado en la historia, aferrándose a limites culturales que les impiden buscar soluciones nuevas a sus problemas”.

Entonces, vemos en sus pesadas túnicas el peso de su mundo y el antiguo esplendor que ya no existe. “Creamos nuestras propias telas para dar la sensación de texturas extraterrestres. Utilizamos terciopelos, bordados e impresiones en pantalla sobre los géneros para crear texturas con relieve y esperamos dar la sensación de una gran cultura que fue muy sofisticada pero que está en decadencia desde hace mucho tiempo”, agrega.

En la Tierra, la necesidad de Clark de desaparecer y mezclarse con el fondo se refleja en su vestimenta. “Él también usa muchas capas de ropa”, dice Wilkinson. “Usa su capucha muy baja. Tiene barba. Se mezcla con el resto del mundo. Hay destellos de algo más grande, pero no es sino hasta que se pone el traje de Superman que vemos el comienzo de su transformación. Es una silueta completamente distinta que realmente afecta cómo se mueve, y puedes ver que, efectivamente, no es como cualquier otro hombre”.

 

CONVIERTIÉNDOSE EN SUPERMAN

 

JONATHAN KENT

No eres cualquiera… Tendrás que decidir

qué tipo de hombre serás cuando crezcas. Sea quien sea,

un personaje bueno o malo, ese hombre cambiará el mundo.

 

Para desarrollar el físico requerido para el papel, Henry Cavill se entrenó durante meses con Mark Twight del Gimnasio Jones. Twight, quien trabajó con Zack Snyder por primera vez en “300”, recuerda, “Zack vino y me dijo: ‘Tengo otro proyecto y probablemente será más difícil que el primero. Necesito que hagas que alguien se vea como Superman’”.

“La idea misma”, admite Twight, “me asustó muchísimo. Pero Zack era alguien que estaba dispuesto a hacer el trabajo. Estar en forma no solo es condición y fuerza física, sino también tener un carácter fuerte. Es estar dispuesto a poner todo de ti para lograr un objetivo. Solo cuando las expectativas son altas se pueden tener resultados aún más altos”.

Incorporando una combinación de varias técnicas de entrenamiento funcionales y transferibles, Twight y su equipo, incluyendo al entrenador Michael Blevins, pudieron trabajar con el actor para obtener la habilidad, la fuerza y la confianza que necesitaba para trabajar con cables, escenas de pelea y de acción.

“En cuanto se dio cuenta de que podía cargar un peso dos veces mayor que su peso corporal, comenzó a creer”, dice Twight. “Henry logró un nivel de disciplina y capacidad física verdaderamente remarcable”. Pero lo más importante es que Cavill alcanzó las metas propuestas y agregó 7 kilos de músculo a su cuerpo, solo con trabajo duro y disciplina. “Henry dijo que quería verse igual sin el traje que cuando lo tuviera puesto”, agrega Twight. “Ni siquiera se necesitó maquillaje corporal para las escenas sin camisa porque había hecho bien su trabajo y quería que ese trabajo se notara”.

“El entrenamiento fue un descubrimiento real”, remarca Cavill. “Aprendí que puedo hacer cosas que jamás creí posibles. Mark mantenía las cosas en constante evolución y me abrió los ojos para ver más allá de los que creí que eran mis límites. Tenía la capacidad de dejarme destrozado, lo suficiente para que no pudiera caminar bien y me sintiera mal y un poco enfermo… pero aún así quería regresar”, sonríe. El intenso entrenamiento llevó a lo que Cavill llama un “momento de reconocimiento”, durante el cual “piensas, bueno, lo puedo hacer. Primero, esto no me va a matar. Segundo, estoy en las manos indicadas. Y tercero, de hecho lo estoy disfrutando. Sí, dolió. Fue atroz. Pero me gustó ir más allá del punto en el que te das cuenta que tu cuerpo es capaz de lograrlo. El momento en que eso sucedió fue maravilloso”.

En esta revelación, Twight nota ciertos paralelismos entre el personaje y el actor. “La historia de Superman es una historia de autodescubrimiento. La travesía de Henry fue bastante similar. Descubrió su capacidad y la confianza que te da estar capacitado físicamente y saber cómo producir cualquier resultado que quiera en el cuerpo”.

Roven agrega, “Henry transformó su cuerpo por completo. Ya tenía un gran físico, pero en verdad lo convirtió en algo extraordinario para esta película”.

CREANDO UNA SÚPER BANDA SONORA

 

CLARK/KAL-EL

Mi padre creía que si el mundo descubría quién soy en realidad, me rechazarían.

Estaba convencido de que el mundo no estaba listo para eso.

¿Tú qué opinas?

 

Componer la música para una película épica de acción y aventura de superhéroes puede ser una tarea abrumadora, pero Hans Zimmer tiene algo de experiencia en el género, habiendo recientemente escrito la música para la trilogía de “Dark Knight” de Christopher Nolan. “El Hombre de Acero” es la primera vez que colabora con el director Zack Snyder.

“Superman es un ícono en todo el mundo, así que el reto de crear una banda sonora para una figura tan reverenciada podía parecer abrumador”, dice Snyder, “pero no para Hans”.

Zimmer rápidamente entendió y avanzó junto con las imágenes de la película, comenzando con la inmensidad de las tierras del Medio Oeste de Estados Unidos, donde Clark creció. “Inmediatamente tuve esta sensación de infinitud, el sonido del infinito, combinado con los sonidos de vuelo”, recuerda, “y desde ahí no dejé de escuchar guitarras de acero con pedal, un instrumento arquetípicamente norteamericano, en vez de una sección de cuerdas tradicional. Y quise usarlas de forma atípica”. Reunió a ocho prominentes intérpretes de ese instrumento: Chas Smith, Marty Rifkin, Skip Edwards, Boo Bernstein, Peter Frieberger, Rick Schmidt, JD Maness y John McClung, para interpretar partes clásicas de cuerda.

Zimmer también reunió a algunos de los mejores percusionistas del mundo, a quienes llamó su “orquesta de percusiones”, que tocaba todo, desde baterías de rock tradicionales hasta tímpanos y tambores de campo. El grupo de élite incluyó a percusionistas tales como John JR Robinson, Jason Bonham, Josh Freese, Pharrell Williams, Danny Carey, Satnam Ramgotra, Toss Panos, Jim Keltner, Curt Bisquera, Trevor Lawrence Jr., Matt Chamberlain, Ryeland Allison, Bernie Dresel, Vinnie Colaiuta y Sheila E.

“Parece que con cada película en la que trabajo”, reflexiona Snyder, “la historia me inspira a hacer algo fuera de lo común, y ‘Man of Steel’ no fue la excepción”.

Snyder declara: “Creo que lo que ha hecho para ‘Man of Steel’ es, en una palabra, perfecto. Estremecedor, avasallador y entretejido sutilmente en la historia, agregando el tono exacto para llevarnos en esta travesía”.

Aunque el Hombre de Acero ha ocupado las páginas de cómics y las pantallas chicas y grandes en varias encarnaciones durante más de 75 años, sus valores han permanecido constantes, sirviendo como una luz en un mundo eternamente cambiante y cada vez más complejo.

Cavill admite que no comprendió por completo la extraordinaria responsabilidad que implicaba interpretar al superhéroe más conocido del mundo hasta un día, en Plano, cuando estuvo en contacto con muchos fans de Superman que los veían filmar. “Su interés y su interacción conmigo, fue muy halagadora, pero también me hizo entender lo importante que es para ellos que le haga justicia al personaje”, relata. “Siempre había tenido gran estima por el papel, pero ese día realmente me hizo ver el valor de la decisión que había tomado, así que me sentí honrado. Afortunadamente, sinceramente creo que hemos sido fieles al Superman que los fans esperan ver, pero lo trajimos a nuestro mundo moderno, y espero que disfruten del resultado”.

“Superman nos pertenece a todos”, concluye Snyder. “Representa al máximo héroe, y es una celebración de la cultura del superhéroe, abarcando todos los atributos increíblemente geniales que nos inspiran, vuelo, velocidad, fuerza y lo mejor de la humanidad, como la importancia de la familia, como sea que la definas, y nuestra necesidad de amor y sentimiento de pertenencia al mundo. Es por eso que, entre todos los maravillosos aspectos visuales, las batallas intensas, los problemas del planeta que los hace propios, queremos que gane: porque es honesto, porque tiene un buen corazón e intenciones puras. Queremos que nos elija, porque queremos ser lo mejor que podamos ser, como él”.

ACERCA DEL ELENCO

HENRY CAVILL (Clark Kent/Kal-El) ha causado impacto tanto en cine como en televisión.

Nacido en el Reino Unido, hizo su debut en la película de Kevin Reynolds “The Count of Monte Cristo”. Luego trabajó en la película romántica de Reynolds “Tristán + Isolde”, con James Franco y Sophia Myles; y en la aventura fantástica de Matthew Vaughn, “Stardust”, junto a Claire Danes, Michelle Pfeiffer y Robert de Niro.

A continuación, Cavill actuó en la comedia de Woody Allen, “Whatever Works”, y más recientemente, en la película de acción mitológica “Inmortals”, con Tarsem Singh como director.

En la televisión, Cavill participó en la popular serie de Showtime, “The Tudors”, durante cuatro temporadas.

 

AMY ADAMS (Luisa Lane) ha sido nominada cuatro veces al Oscar, y tiene un impresionante historial que incluye desde grandes éxitos de estudio a aclamadas producciones independientes.

Ganó su más reciente nominación al Oscar por su papel en el drama de Paul Thomas Anderson del año 2012, “The Master”, por el cual también recibió nominaciones al Globo de Oro y los BAFTA. También ganó numerosos premios de la crítica, incluyendo los de Los Angeles Film Critics y National Society of Film Critics Awards.

Después de “El Hombre de Acero”, Adams ha actuado en una gran cantidad de películas, tales como el drama de futuro cercano “Her” del director Spike Jonze; “American Hustle” de David O. Rusell; y “Big Eyes” de Tim Burton, donde da vida a la artista Margaret Keane, junto a Christoph Waltz. Además, está lista para producir y protagonizar “Object of Beauty” basada en el libro de Steve Martin.

Adams logró su primera nominación al Oscar por su papel en la película independiente del año 2005, “Junebug”. También ganó una nominación al premio del Screen Actors Guild (SAG) y ganó un premio Independent Spirit, así como numerosos premios por su trabajo en esa película.

Ganó su segunda nominación al Oscar por su papel en el drama “Doubt”, donde actúa junto a Meryl Streep y Philip Seymour Hoffman. El papel de Adams en la película como la conflictuada hermana James también le valió nominaciones a los Globo de Oro, Bafta y del Screen Actors Guild (SAG).

La tercera nominación al Oscar de Adams se debió a su trabajo en el drama de la vida real de David O. Russell, “The Fighter”, donde actúa junto a Mark Wahlberg y Christian Bale. También fue reconocida con nominaciones a los premios Oscar, Bafta y del Screen Actors Guild (SAG) por su interpretación de Charlene una barman que es más dura de lo que aparenta.

En 2007 deleitó a críticos y cinéfilos con el exitoso musical de Kevin Lima “Enchanted”, ganando una nominación al Globo de Oro a la Mejor Actriz de Comedia o Musical por su papel como la hada desplazada, Giselle.

Adams había llamado la atención de críticos y público cuando coprotagonizó con Leonardo DiCaprio un drama de la vida real dirigido por Steven Spielberg, “Catch Me if You Can”. Entre sus otros créditos en el cine están “Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby” de Adam McKay, con Will Ferrell; “Charlie Wilson’s War” de Mike Nichols, con Tom Hanks y Julia Roberts; “Sunshine Cleaning”; “Miss Pettigrew Lives for a Day”; “Night at the Museum: Battle of the Smithsonian”, con Ben Stiller; “Julie & Julia de Nora Ephron”, con Meryl Streep; el éxito familiar, “The Muppets”; “Leap Year”; y “Trouble with the Curve” de Clint Eastwood, junto a Eastwood y Justin Timberlake.

Sobre las tablas, Adams trabajó el verano pasado la nueva puesta en escena de Public Theatre del premiado musical “Into the Woods”, una presentación de Shakespeare in the Park, en el Delacorte Theater.

MICHAEL SHANNON (General Zod) recibió una nominación al Premio de la Academia por su papel en “Revolutionary Road” de Sam Mendes, basada en la novela de Richard Yates, adaptada por Justin Haythe y con las actuaciones estelares de Leonardo DiCaprio, Kate Winslet y Kathy Bates. Recientemente participó en el drama policial de Ariel Vroman, “The Iceman”, y también en un drama aclamado por la crítica, “Mud”, junto a Matthew McConaughey.

Shannon participó en “The Runaways” de Floria Sigismondi; junto a Kristen Stewart y Dakota Fanning; en “13” de Gela Babluani, con Mickey Rourke; en “Take Shelter” y “Shotgun Stories” de Jeff Nichols; en “The Broken Tower” escrita, dirigida y protagonizada por James Franco; y con Gerard Butler en “Machine Gun Preacher”.

En sus más de 30 películas, Shannon ha trabajado con directores tan prestigiosos como Werner Herzog en “My Son, My Son, What Have Ye Done” y “Bad Lieutenant”; con Sydney Lumet en “Before The Devil Knows You’re Dead”; Oliver Stone en “World Trade Center”; William Friedkin en “Bug”; Curtis Hanson en “Lucky You” y “8 Mile”; Michael Bay en “Bad Boys II” y “Pearl Harbor”; David McNally en “Kangaroo Jack”; con Cameron Crowe en “Vanilla Sky”; y con John Waters en “Cecil B. Demented”.

En la televisión, ha participado en la exitosa serie de HBO “Boardwalk Empire”, cuyo elenco ha sido laureado con un premio del Screen Actors Guils (SAG) a la Mejor Actuación de Reparto en una Serie Dramática, por dos años consecutivos en el 2011 y 2012.

KEVIN COSTNER (Jonathan Kent) es un realizador que ha ganado dos Premios de la Academia, a la Mejor Película y al Mejor Director por su debut como director con el film “Dances with Wolves”, que ganó un total de siete premios Oscar, incluyendo la nominación a Mejor Actor para Costner. Por su papel en la película, también ganó el Globo de Oro al Mejor Director y a la Mejor Dirección de una Película del Directors Guild of America.

A lo largo de su carrera, Costner ha alternado papeles de comedia, acción y drama. Actuó en grandes éxitos de taquilla como “No Way Out”, “Bull Durham”, “Field of Dreams”, “The Bodyguard” y “Wyatt Earp”. También ha aparecido en papeles tan memorables como “JFK”, “The Untouchables” y “Robin Hood: Prince of Thieves”, y volvió a colaborar con el director de “Bull Durnham” Ron Shelton, para su exitosa película “Tin Cup”.

Costner también protagonizó “Thirteen Days”, colaborando exitosamente nuevamente con su director en “No Way Out”, Roger Donaldson. Sus otros créditos fílmicos incluyen “The Company Men”, “For Love of the Game”, “The War”, “3,000 Miles to Graceland”, “Dragonfly”, “The Upside of Anger”, “Rumor Has It”, “The Guardian”, “Mr. Brooks”, “Swing Vote”, “The New Daughter” y “The Postman”, su segundo trabajo como director. Recientemente, Costner dirigió “Open Range”, éxito de taquillas y aclamada por la crítica, donde actúa junto a Robert Duvall y Annette Bening. Empezó su carrera como actor en películas independientes, su primera gran producción fue la comedia para adultos, “Fandango”.

Costner se lo vio recientemente en la televisión en la miniserie récord del History Channel, “Hatfields & McCoys”, donde da vida a “Devil” Anse Hatfield, el patriarca del famoso clan, junto a Bill Plaxton. Costner también trabajó como productor de la serie, que recibió 16 nominaciones a los Premios Emmy, con cinco triunfos, incluyendo Mejor Actor de Miniserie o Película, para Costner. También recibió el Globo de Oro y el Premio del Screen Actors Guild (SAG).

Después lo veremos en la nueva versión de la franquicia “Jack Ryan” de Tom Clancy, con Chris Pine; y en “Three Days to Kill”, un thriller del director McG.

Cuando Costner no está trabajando en películas, es la voz y la guitarra se su banda, Modern West, y se lo puede ver tocando en diferentes lugares a lo largo del país. La banda grabó una serie de que incluye la canción “These Hills”. Su canción “The Angels Came Down”, de su álbum Turn it On fue adoptada por las organizaciones Gold Star Moms y Gold Star Wives, que apoya a madres, esposas y familias de soldados caídos en acción.

 

DIANE LANE (Martha Kent) ha obtenido nominaciones al Globo de Oro y al premio del Screen Actors Guild (SAG) por su trabajo, y recientemente obtuvo excelentes críticas por su actuación en “Sweet Bird of Youth” de Tennessee Williams en el Goodman Theater de Chicago.

Anteriormente, recibió una nominación al premio Emmy por su papel protagónico en la muy bien recibida y prestigiosa película de HBO “Cinema Verite”, con las actuaciones de  James Gandolfini y Tim Robbins. Anteriormente, Lane actuó junto a John Malkovich en “Secretariat”, dirigida por Randall Wallace.

En 2002,fue declarada Mejor Actriz por el New York Film Critics y National Society of Film Critics y recibió una nominación al Premio de la Academia por su papel de una esposa adúltera en el film “Unfaithful” de Adrian Lyne, aclamado por la crítica. La extensa filmografía de Lane incluye cuatro films con Francis Ford Coppola; “Nights in Rodanthe”, de George C. Wolfe, junto a Richard Gere; la película de los años 50 “Hollywoodland” de Allen Coulter, con Ben Affleck y Adrien Brody; la comedia “Must Love Dogs” con John Cusack y Christopher Plummer; el drama “A Walk on the Moon”, por el que Lane obtuvo una nominación al Premio Independent Spirit; la comedia romántica de Audrey Wells “Under the Tuscan Sun”, logrando una nominación al Globo de Oro; el film de acción “The Perfect Storm” de Wolfgang Petersen, junto a Mark Wahlberg y George Clooney; la muy exitosa adaptación de las memorias de infancia de Willie Morris, “My Dog Skip”; y su interpretación de la actriz Paulette Goddard en “Chaplin”, para el director Sir Richard Attenborough.

En televisión, Lane ha aparecido en una amplia gama de proyectos, incluyendo “A Streetcar Named Desire”, junto a Alec Baldwin y Jessica Lange; en el papel nominado al Emmy como Lorena en la serie de CBS “Lonesome Dove” junto a Robert Duvall; y “The Virginian” de TNT con Bill Pullman. También actuó junto a Gena Rowlands en el drama de Hallmark Hall of Fame “Grace & Glorie”, y en la miniserie épica de CBS “The Oldest Living Confederate Widow Tells All”, basada en la exitosa novela de Allan Gurganus, con Donald Sutherland y Cicely Tyson. Compartiendo su trabajo con la venerable Anne Bancroft, Lane interpretó al personaje principal desde sus años adolescentes hasta los 60 años.

Hija del instructor de actuación Burt Lane y de la cantante Colleen Farrington, Lane respondió a un llamado para niños actores de La Mama Experimental Theater cuando tenía seis años. Obtuvo un papel en la famosa versión de Andrei Serbian de “Medea” de Eurípides y posteriormente apareció durante los siguiente cinco años en sus producciones de “Electra”, “The Trojan Women”, “The Good Woman of Szechuan” y “As You Like It”, tanto en Nueva York así como en festivales teatrales alrededor del mundo con La Mama. Luego de actuar en las producciones de Joseph Papp de “The Cherry Orchard” y “Agamemnon” en el Lincoln Center en 1976 y 1977, Lane actuó en “Runaways” en The Public Theater e hizo su debut en cine junto a Sir Laurence Olivier en “A Little Romance” de George Roy Hill en 1978.

Lane es embajadora de Neutrogena, líder mundial en el desarrollo de productos para el cuidado de la piel y cosméticos altamente efectivos, recomendados por dermatólogos. Sus intereses últimamente han incluido Heifer International, Oceana y Half the Sky Movement.

 

LAURENCE FISHBURNE (Perry White) cunta con un impresionante historial de trabajo no solo como actor, sino como productor y director. En 1992, ganó un Tony, un Drama Desk, uno premio del Outer Critic’s Circle y uno del Theater World por su interpretación de Sterling Johnson en “Two Trains Running” de August Wilson. Su aparición en 1993 en el capítulo de estreno del programa televisivo de Fox, “Tribeca”, le valió un Premio Emmy. Y para completar la triple corona, fue nominado al Oscar de 1993 por su papel como Ike Turner en “What’s Love Got To Do With It”.

Fishburne acaba de recibir otra nominación al Emmy por darle vida a Thurgood Marshall en la adaptación de HBO de su monologo “Thurgood”. El creó el papel en el debut de la obra en Broadway del año 2008, obteniendo una nominación al Premio Tony al Mejor Actor y ganando un premio Drama Desk y el premio del Outer Critic’s Circle. En  2010 volvió a interpretar el papel en el Gleffen Playhouse de Los Ángeles y en el Kennedy Center en Washington.

Algunos créditos recientes de Fishburne incluyen los thrillers de ciencia ficción, “The Colony”, de Jeff Renfroe; “Contagion”, del director Steven Soderbergh; y también  “Predator” y “Armored” ambas del director Nimród Antal. En 2008, se unió al elenco del exitoso programa de horario estelar de la CBS, “CSI: Crime Scene Investigation” y firmó un acuerdo prioritario entre su Cinema Gipsy Productions y CBS Paramount Network Television. Los créditos fílmicos de Cinema Gypsy incluyen “Akeelah and the Bee”; “Five Fingers” y “Once in the Life”. También en 2008, Fishburne fue visto en el éxito de taquilla “21” junto a Kevin Spacey. También protagoniza, dirige y producer “The Alchemist”, actualmente en desarrollo. Y se lo puede ver en la exitosa serie de NBC “Hannibal”.

En 2006, Fishburne se volvio a reunir con su coprotagonista de “What’s Love Got to Do With It”, Angela Basset en “Akeelah & The Bee”; un papel por el que obtuvo el premio a Mejor Actor en los Black Movie Awards de 2006. La película arraso con los premios con otros tres triunfos, incluyendo el de Mejor Película. Inmediatamente después, actuó en “Mission Imposible III” y en la aclamada película independiente “Bobby” por la cual compartió una nominación al Premio del Screen Actors Guild (SAG) al Mejor Reparto.

En teatro, en el año 2006, Fishburne participó en el drama de Alfred Uhry, “Without Walls”, dirigido por Christopher Ashley, en el Center Theatre Group’s Mark Taper Forum de Los Ángeles y fue premiado como Mejor Actor en la 17ª ceremonia de los Annual NAACP Theater Awards. NAACAP. Después junto a Angela Bassett actuó en “Fences” de August Wilson en el Pasadena Playhouse, rompiendo los récords de venta del teatro.

En 2005, participó en “Assault on Precinct 13” y, antes de eso, fue parte integral del éxito de taquilla, “The Matrix”, “The Matrix Reloaded” y “The Matrix: Revolutions”. También apareció en una película de Clint Eastwood aclamada por la crítica, “Mystic River” y en “Biker Boyz”.

En el año 2000, Laurence hizo su debut como director, además de protagonizar y producir “Once in the Life”. El guion, que él mismo escribió, estaba basado en la obra de un acto, “Riff Raff”, que Fishburne protagonizó, escribió y dirigió en 1994 y que recibió elogios de la crítica y fue llevada más tarde al Circle Rep Theater de Nueva York. Su carrera  en Los Ángeles comenzó con la primera producción bajo el sello de su L.O.A. Productions.

En 1999 actuó en el Roundabout Theater en Broadway, en el rol de Henry II en “The Lion in Winter”. Además, actuó y fue productor ejecutivo de “Always Outnumbered” dirigida por Michael Apted para HBO. En 1997, Fishburne recibió una nominación al Emmy y el Premio Imagen de los NAACP, por su papel estelar en el drama de HBO “Miss Ever’s Boys” del que fue productor ejecutivo. Basado en la historia real del controvertido estudio médico de Tuskegee, “Miss Ever’s Boys” fue premiada con cinco Emmy, incluyendo el Premio al Mejor Telefilm y el codiciado Premio del Presidente, que honra un programa que arroja luz sobre un tema social o educativo.

La extensa lista de créditos fílmicos de Fishburne incluye “Event Horizon” de Paul Anderson; “Hoodlum” de Bill Duke, que protagonizó y produjo; la comedia de acción “Fled”; “Othello”, haciendo de él el primer descendiente de africanos  en interpretar al moro en una producción para la pantalla grande; la película original de HBO “Tuskegee Airmen”, por la cual recibió el Premio Imagen de los NAACP así como nominaciones a los premios Globo de Oro, Emmy y CableACE; “Bad Company”, “Boyz in the Hood” de John Singleton” y “Higher Learning” por el que obtuvo un Premio Imagen de los NAACP; “Searching for Bobby Fischer”; “Deep Cover”; “Just Cause”; y la nominada al Oscar de Steven Spielberg, “The Color Purple”.

Fishburne ha actuado desde que tenía 10 años, comenzando con “One Life to Live”, antes de hacer su debut fílmico a los doce con “Combread, Earl and Me”. A los 14 fue elegido para un programa del Negro Ensemble Theater y aceptado en la High School of Performing Arts y, a los quince, apareció en el film épico “Apocalypse Now”. Luego, continuó acumulando créditos impresionantes, incluyendo las películas “Class Action”, “Kings of New York”, “Red Heat”, “Nightmare on Elm Street 3”, “Cotton Club” y “Rumble Fish”; y los telefilms “Decoration Day”, “For Us the Living” y “Rumor of War”.

Fishburne se desempeña como embajador de la UNICEF. En 2007 fue honrado por la Universidad de Harvard con un Premio al Artista del Año por sus sobresalientes contribuciones a las artes escénicas norteamericanas y del mundo, así como por sus contribuciones humanitarias.

ANTJE TRAUE (Faora-Ui) ya había trabajado mucho en su Alemania natal cuando irrumpió en el mercado internacional en el film de ciencia ficción “Pandorum”, donde interpretó el papel principal junto a Ben Foster y Dennis Quaid.

Después de “El Hombre de Acero”, Traue aparecerá en la aventura de acción y fantasía “Seventh Son”, donde interpretará a la bruja Bony Lizzie, junto a Jeff Bridges, Ben Barnes y Julianne Moore. El film está dirigido por Sergei Bodrov y basado en la popular serie de libros “The Last Apprentice”, de John Delaney.

En 2012, protagonizó el film independiente “Nobel’s Last Will” y fue vista recientemente en el teatro junto a Val Kilmer y Rupert Friend en “5 Days of War” de Renny Harlin.

Siendo adolescente, Traue asistió al International Munich Art Lab, donde fue escogida para el papel principal de la obra “West End Opera”. Durante cuatro años estuvo de gira junto al elenco en Europa y luego Nueva York. En 2002, Traue se mudó a Berlín y obtuvo papeles en films y proyectos de televisión, incluyendo “Kleinruppin Forever”, Berlin am Meer” y “Phantomschmerz”.

Actualmente Traue divide su tiempo entre Berlín y Los Ángeles.

AYELET ZURER (Lara Lor-Van) es una prolífica y talentosa actriz que ha conseguido grandes triunfos tanto en Israel como en Estados Unidos, donde ha trabajado con renombrados directores como Steven Spielberg, Lawrence Kasdan y Ron Howard. Ha sido nominada a premios en el Festival de Cine de Jerusalén, los Premios de la Academia Israelí y los Premios de la Academia de la Televisión Israelí, y ha ganado premios a la Mejor Actriz por sus papeles en la película israelita “Nina’s Tragedies” y la serie de HBO “Betipul”.

Zurer nació y fue criada en Tel Aviv. Después de cumplir su servicio militar en las Fuerzas Armadas de Israel, se mudó a Estados Unidos en busca de una carrera en Hollywood y después regresó a Israel en 1991. Actuó en las series de televisión “Inyan Shel Zman” y en la película “Nikmato Shel Itzik”. Durante este tiempo, también actuó en el programa de televisión por cable “Yetziat Hirum”. En 1997, Zurer participó en el programa de televisión “Florentine”, en el canal 2 de Israel. En el 2000 trabajó en la serie de televisión “Zinzana” y, en 2002, en las series “Shalva” y “Ha’Block”.

En la pantalla grande, actuó en la película “Ahava Asura” de 1998 (conocida como “The Dybuuk of the Holy Apple Field”), también con Moshe Ivgy. Pocos años después, actuó en las películas “Laila Lelo Lola” y “Kikar Ha’Halomot”. Luego apareció en “Nina’s Tragedies”, interpretando un pequeño papel, en uno de sus actuaciones más conocidas. Ganó un Premio de la Academia Israelí a la Mejor Actriz por este papel.

En 2005, Zurer participó en la exitosa serie de televisión, “Betipul”, un drama sobre un psicólogo y el proceso de terapia de sus pacientes. Su trabajo en la serie le mereció un premio a Mejor Actriz de la Academia de Televisión Israelí; el programa fue reelaborado después como la muy exitosa serie de HBO, ganadora del Emmy y el Globo de Oro, “In Treatment”. El año siguiente, Zurer actuó en un sketch cómico de televisión llamado “Gomrot Holchot” sobre el mundo de las mujeres jóvenes; relaciones, matrimonio, sexo, carrera y demás. El programa estaba basado en un programa cómico llamado “Smack the Pony”. Zurer hizo su primera aparición en la serie de NBC, “Awake”; y también apareció en “Touch” de Tim Kring, con Kiefer Sutherland.

El primer papel de Zurer en una película internacional fue en “Munich” de Steven Spielberg, que fue nominada a Mejor Película en los Premios de la Academia y en la que actuó junto con Eric Bana. Después interpreto a una terrorista en el thriller estadounidense “Vantage Point”; con Dennis Quaid, William Hurt y Sigourney Weaver. Su siguiente papel internacional fue en “Adam Resurrected” de Paul Schrader, interpretando a una enfermera que se enamora del personaje principal, un perturbado sobreviviente del holocausto, interpretado por Jeff Goldblum. Antes de eso, Zurer actuó en “Fugitive Pieces”, la historia de un muchacho que sobrevive el holocausto en Grecia y se transforma en un adulto con problemas que se enamora de ella.

En 2009, Zurer actuó en la secuela de “The Da Vinci Code”, “Angels & Demons”, con Tom Hanks y bajo la dirección de Ron Howard. Después apareció en “Hide Away”, del director Chris Eyre, protagonizada por Josh Lucas; y en “Darling Companion” de Lawrence Kasdan, con Diane Keaton y Kevin Kline.

CHRISTOPHER MELONI (Coronel Nathan Hardy), es ya uno de los más exitosos actores de televisión de Hollywood y también actúa en una gran cantidad de películas. Recientemente interpretó a Leo Durocher en el exitoso drama “42” sobre el comienzo de la participación de gente de color en las Grandes Ligas de Béisbol.

Luego del estreno de “Men of Steel”, Meloni actuará en “Small Time” con Bridget Moynahan y Dean Norris, que se exhibirá en forma limitada este verano. En octubre, actuará junto a Josh Brolin, Bruce Willis, Jessica Alba, Joseph Gordon-Levitt, Eva Green y Mickey Rourke en “Sin City: A Dame to Kill For”, la secuela de la adaptación del año 2005 de la venerada novela gráfica de Frank Miller y Lynn Varley. También tiene programadas otras dos películas para 2013/2014: “They Came Together”, dirigida por David Wain y con actuaciones de Paul Rudd, Amy Poehler y Ed Helms; y “White Bird in a Blizzard”, basada en el libro homónimo de Laura Kasischke, con Shaielene Woodley y Eva Green.

Originario de Washington, estudió actuación en la Universidad de Colorado-Boulder, antes de titularse en Historia. Trabajó en construcción y como guardia antes de actuar, estudiando su oficio en Nueva York con el legendario Sanford Meisner. Su despegue en televisión fue en “NYPD Blue”, con Kim Delaney. Eso lo llevó a ganar un papel regular en la cruda serie de HBO “Oz”, interpretando al psicótico y bisexual asesino Chris Keller, en un reparto que también incluía a J. K. Simmons, Lee Tergesen y Rita Moreno.

En 1999 llegó su papel estelar en la popular y duradera serie de NBC “Law & Order: Special Victims Unit”, con Meloni trabajando simultáneamente en ambas series hasta que “Oz” dejó de ser transmitida en el año 2003. Continuó con “Law & Order”: SVU” durante doce temporadas, ganando un nominación al Emmy por su papel como el detective Elliot Stabler. Meloni regresó a la televisión el año pasado con un importante papel en la premiada serie de HBO, “True Blood”.

Los demás créditos de la pantalla grande de Meloni incluyen las películas de Terry Gilliam, “Fear and Loathing in Las Vegas” y “Twelve Monkeys”; la primera película de los hermanos Wachowski, “Bound”; la comedia romántica “Runaway Bride”, con Richard Gere y Julia Roberts; “Nights in Rodanthe”, con Gere y Diane Lane; y otros films de culto como “Wet Hot American Summer”, “Harold & Kumar Go to White Castle” y su primera secuela, “Harold & Kumar Escape from Guantanamo Bay”.

En esta próxima temporada de televisión, Meloni interpretará a Jack en la nueva comedia de FOX, “Surviving Jack”.

RUSSEL CROWE (Jor-El) es un ganador del Premio de la Academia, considerado uno de los mejores actores de nuestra época. Los muchos reconocimientos a Crowe incluyen tres nominaciones al Oscar a Mejor Actor: por su trabajo en el aclamado drama de 1999 “The Insider”; la ganadora del Oscar a Mejor Película del 2000 “Gladiator”, por la cual obtuvo el premio; y la Mejor Película del 2001 “A Beautiful Mind”.

Además del Premio de la Academia, la interpretación de Crowe como Maximus, el general transformado en gladiador en el film “Gladiator” de Ridley Scott, por el que obtuvo premios a Mejor Actor de muchas organizaciones de críticos, incluyendo de la Broadcast Film Critics y London Film Critics Circle. También recibió nominaciones a los premios Globo de Oro, Bafta y del Screen Actors Guild (SAG).

El año anterior, Crowe había ganado su primera nominación al Oscar por su interpretación de Jeffrey Wigand en un drama de Michael Mann basado en un hecho real, “The Insider”. También fue nombrado Mejor Actor por Los Angeles Film Critics Association, Broadcast Film Critics Association, National Society of Film Critics y National Board of Review, y el Consejo Nacional de Crítica de Cine; y ganó nominaciones a los premios Globo de Oro, BAFTA y SAG.

La magistral representación que Crowe hace del ganador del Premio Nobel, John Forbes Nash Jr. en “Beautiful Mind” de Ron Howard, le valió su tercera nominación al Oscar, así como su tercer premio consecutivo del Critics’ Choice Award del the Broadcast Film Critics Association.También ganó un Globo de Oro, un BAFTA y un premio del Screen Actors Guild (SAG), además de muchos premios a Mejor Actor de diferentes grupos de críticos. Se volvió a reunir con Howard en el año 2005, y obtuvo nominaciones al Globo de Oro y al Screen Actors Guild (SAG) y ganó un Premio del Instituto de Cine de Australia, por su interpretación de Jim Braddock en “Cinderella Man”.

Más recientemente, Crowe dio vida al inspector Javert en la afamada adaptación a la pantalla del amado musical “Les Miserables” y al mayor Hostetler en “Broken City” de Allen Hughes.

Luego de “El Hombre de Acero”, aparecerá en “Winter’s Tale” dirigida por Akiva Goldman y en el papel principal del film épico de Darren Aronofsky, “Noah”.

Nacido en Nueva Zelanda, Crowe fue criado en Australia, donde fue galardonado por su trabajo en la pantalla grande y empezó a llamar la atención internacional. Fue premiado tres años consecutivos por el Instituto de Cine de Australia (AFI por siglas en inglés), comenzando en 1990 cuando fue nominado al Mejor Actor por “The Crossing”. En 1991 ganó el premio al Mejor Actor de Reparto del AFI, por “Proof”. Al año siguiente, recibe premios al Mejor Actor del AFI y de los Críticos de Cine Australianos por su papel en “Romper Stomper”. Además, el Festival Internacional de Cine de Seattle de 1993 lo declaró Mejor Actor, por sus papeles en “Romper Stomper” y en “Hammers Over the Anvil”.

Crowe hizo su debut fílmico en Estados Unidos en 1995, en el Western de Sam Raimi, “The Quick and the Dead”. Obtuvo grandes elogios por su papel en el drama neo-noir de Curtis Hanson, “L.A. Confidential”. Sus primeros créditos fílmicos también incluyen “Mystery, Alaska”, “Virtuosity”, “Heaven’s Burning”, “The Sum of Us”, “For the Moment”, “Love in Limbo”, “The Silver Brumby”, “The Efficiency Expert” y “Prisioners of the Sun”.

Desde entonces ha participado en una larga y diversa lista de películas, incluyendo los proyectos dirigidos por Ridley Scott, “A Good Year”, “American Gangster”, “Body of Lies” y “Robin Hood”. Entre sus otros créditos están “Master and Commander: The Far Side of the World”, de Peter Weird, por la que Crowe obtuvo una nominación al Globo de Oro; “Proof of Life” de Taylor Hackford; “3:10 to Yuma” con Christian Bale; State of Play” de Kevin MacDonald, con Ben Affleck; “The Next Three Days” de Paul Haggis; y “The Man with the Iron Fists, de RZA.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Interior leather bar

Crítica | Interior. Leather Bar

¿Quién *&$%! Son Los Miller?

Póster – Trailer – ¿Quién *&$%! Son Los Miller?