in ,

Reporte desde Guadalajara: “El efecto K, el montador de Stalin” y la imprevisibilidad del pasado

festival de guadalajara efecto k
festival de guadalajara efecto k

 

festival de guadalajara efecto k
Valentí Figueres y Jordi Collado || Fotografía por: Gilberto Torres

El efecto K, el montador de Stalin”, película que se encuentra en competencia en el Festival de Cine de Guadalajara dentro de la sección largometraje iberoamericano de ficción, es una alegoría sobre la verdad y la falsedad, sobre quién es el montador (editor) de la realidad y la imprevisibilidad del pasado, así la definió en conferencia de prensa su director Valentí Figueres quien acudió a dicho encuentro con la prensa acompañado del protagonista Jordi Collado.

“El efecto K, el montador de Stalin” es una cinta de ficción aunque en estructura suene más a una hibridación genérica entre el documental y la ficción, incluso muchos lo han encasillado como un falso documental. La película retoma hechos reales para realizar una disertación sobre la realidad y la falsedad, sobre el paradigma de la lucha entre la conciencia y la utopía, para ello se centrará en Maxime Stransky, un actor venido a espía de la Unión Soviética infiltrado en Estados Unidos bajo órdenes de Stalin. Sorprende la construcción del personaje ya que se plantea, fue amigo de infancia de Sergei Eisenstein.

La película fue realizada con un estilo home movie y es a su vez un ejercicio de lo que la misma película está mostrando: el efecto Kuleshov, es decir, la influencia que tiene la edición de las imágenes para interpretarlas, abriendo la posibilidad a una multitud de interpretaciones simbólicas. En parte era, jugar con el límite de la realidad y la ficción según su director y se buscaba a la vez, mostrar el choque del montaje y la idea del cine ojo y el cine dedo, eternos conflictos del cine de Kuleshov y Vertov: “La película trata sobre la verdad y la falsedad y como llega a la mente de los espectadores un grupo de informaciones que llegan a tener significados, el montaje duró tres meses, lo que fue más difícil es que el guión encajara dentro de la repetición de imágenes. El personaje interpretado por Jordi (Maxime Stransky) es un poco el paradigma de la conciencia de la persona que intenta seguir sus principios utópicos pero que se ve atrapado por un sistema del cual no puede salir pero que al final decide ser sincero consigo mismo”, cuenta Valentí Figueres

Valentí Figueres también pretendía con su película realizar un guiño a la forma de hacer cine y cómo este fue cambiando una vez que se descubrió la utilidad del montaje.

En “el efecto K, el montador de Stalin” tiene gran parte de su desarrollo en la conciencia de Maxime y que busca la estrategia vertiana de mirar a los otros de lejos: “es una película compleja en el sentido de la profundidad, de lo que queremos contar, el momento de la inspiración es cuando ves que las imágenes pueden tener varios significados cuando las ves conjuntamente. Cómo se monta la historia y cómo se construye, por eso el mensaje final es ‘el pasado es imprevisible’, y lo es porque quien construye nuestros recuerdos posiblemente está construyendo nuestro futuro”, señaló el director.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Gary Oldman el planeta de los simios

Gary Oldman se suma al reparto de Dawn of the Planet of the Apes

pablo berger_fetival de guadalajara-blancanieves

Reporte desde Guadalajara: Pablo Berger presenta su “Blancanieves” torera