Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 26 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

El actor Christian Bale Podria Dejar de Ser Batman

Christian Bale

A través de una entrevista que realizo E! Online al actor Christian Bale, quien será el protagonista de la tercer entrega de Batman de nombre ‘The Dark Knight Rises’, comento que posiblemente esta película sea su ultima aparición como Batman en el cine. Sin duda una declaración muy fuerte, ya que comento: “Lo que ocurre es que esta será, muy probablemente y a menos que Chris (Nolan) cambie de opinión, la última vez que daré vida a Batman”.

El actor también aprovecho para recomendarnos que no tomemos importancia a los miles de rumores que aparecen día a día en internet acerca del reparto de la película, ya que dice que mientras Nolan no haga el anuncio oficial, todo son especulaciones: “Hasta que Chris no lo diga personalmente, no hay que creer nada. Como digo tiene que salir de su boca, o de lo contrario nada será realidad”.

Recordemos que esta tercera película de Batman será estrenada el día 20 de julio de 2012 y comenzara a rodarse en abril de 2011. De momento cuenta con un reparto formado por Christian Bale, Morgan Freeman, Michael Caine, Gary Oldman y Tom Hardy.

Comentarios

Comentarios

Comments

  1. judabenhurmaximodecimomeridiumhulk

    es una pena que dejenir a un gran acto y que la saga de batman ya se esta volviendo un clasico con los personajes creo que como publico y fanatico de esta serie nos acostumbramos a ver al mismo actor como lo fueron los de las guerra de las galaxias, indiana jones, james boon, seria bueno habrir un espacio para el publico de estos trilers que nos facinan y hacer perder un poco la realidad de un mundo dificil pero en fin cada chango a su mecate y bueno haber que guapo se pone ese traje que sera dificil de llenar!

  2. te amo belleza. adoro el personaje de batman desde niña, pero amo tu imagen verdadera.
    te dedico mi poema belleza.ALMA EN EL PAPEL
    Con el alma en el papel te escribo.
    Te vivo en mi imaginación.
    Abrazo la noche.
    El sueño pleno de que vuelves a dormir conmigo.
    Compongo versos y canciones para llegar hasta ti.
    Esperando que alguna vez un ángel me lleve a ti.
    Mi alma vuela con el viento.
    Deseo llegar al cielo para ver donde estás amor mío.
    Te extraño.
    Mi amor por ti no ha muerto.
    Esta dormido, reposando en mi callado corazón que nadie comprende.
    Con el alma en el papel, quiero alcanzar las estrellas con mis manos y formar una corona que deslumbre tu frente.
    Pero solo puedo plasmar en este humilde papel lo que mi ser grita, lo que mi alma dicta, con emoción.
    ¡Escúchame!, donde quiera que estés ¡escúchame!
    Quizás nunca escuches ni leas lo que escribo.
    Lo imprimiré en el lienzo de mi alma, para que tengas conciencia que siempre te he amado.
    Que viviré junto a ti aunque no estés presente.
    Recuerdo la nieve cayendo suavemente.
    A través de la espesa niebla me llega tu imagen imborrable, eterna y distante.
    Siento envejecer mis sueños, sin embargo me acercan a ti.
    Todo lo que me diste, desde tus caricias, tu sonrisa, tus gestos, tus besos, esa quietud de tu espíritu, hoy son mi tributo vida mía.
    Nunca te olvidaré.
    Daria mi vida por estar junto a ti.
    ¡Estoy llorando! Te abrazo, pero solo me responde el silencio y frío viento de diciembre.
    Perdóname por escribir estas líneas, no deseo enviarte mi tristeza.
    Estas dentro de mi pecho, en lo más profundo de mí.
    Un siglo a tu lado es solo un momento.
    Que nadie me pida que te olvide. Eso es imposible.
    Desde el primer instante que te vi, te amé.
    ¿Cómo te voy a olvidar?
    Tantos años de recuerdos.
    Recuerdos que me hacen vivir, reír y llorar.
    Son mis tesoros, los cuales no voy a compartir con nadie.
    El último recuerdo de ayer, será también el de mañana.
    Solo Dios entiende lo que dice mi corazón.
    Porque el corazón tiene un idioma propio.
    No tenerte a mi lado es la muerte en vida.
    Es agonizar con el traje de la risa.
    El corazón habla y escribe con lágrimas que se tiñen de sangre, por el gran dolor que disimula.
    Yo solo entiendo que te amo.
    Ya no vivo cada día.
    Más muero cada segundo sin remedio.
    Añoro el momento de volvernos a ver.
    En mis sueños tomo la luna entre mis manos para escarcharla y buscar mi alma y la tuya.
    Cuando te fuiste mi alma se marchó detrás de ti.
    Ahora mi cuerpo está vacío.
    Mi ángel se fue y mi camino entre sombras se volvió mar de silencio.
    Nuestros senderos se volvieron pálidos reflejos de un cuento que no termina.
    Mi cuerpo está sin alma.
    Mi alma volverá cuando pueda verte y amarte otra vez.
    La muerte te arrancó de mis brazos, pero no de mi corazón.
    Quiero morir para verte amor de mi alma.
    Cundo me vaya le pediré a Dios que me deshaga en fina lluvia de oro para iluminar de color tu alma cuando te abrase y pegarme a ti para no separarnos jamás.
    Nunca necesité a nadie mientras estabas conmigo. ¿Sabías?
    El vacío de tu ausencia me aniquila los sentidos.
    Dios te bendiga donde quiera que estés.
    Porque solo El sabe la verdad de cada corazón.
    Eres el amor de mi alma.
    Disculpa que te envíe mi alma en un papel.
    Feliz navidad…
    Te amaré siempre.
    ALONDRA, cantautora, escritora y poetisa costarricense.

  3. mi amado actor Cristhian Bale.
    no se como hacerte llegar mi nuevo libro dedicado al planeta, la naturaleza y el agua, asi que el unico medio es tu página en la seccion de comentarios.
    espero puedas utilizarlo para el bien de la humanidad.
    Alondra Gutiérrez Vargas, cantautora, escritora y poetisa costarricense.ALONDRA

    PRESENTA

    LA OBRA POÉTICA

    SINFONÍA DEL AGUA
    DEDICADA AL PLANETA, AL SER HUMANO
    EN LA CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES.
    ALONDRA GUTIÉRREZ VARGAS
    CANTAUTORA Y POETISA COSTARRICENSE.
    COSTA RICA
    ISBN 978-9968-47-326-2
    Título:
    SINFONÍA DEL AGUA:
    Autor: Gutiérrez Vargas, Alondra Editorial:Gutiérrez Vargas, Alondra Materia:LITERATURA Y RETÓRICA, POESÍA Y PROSA COSTARRICENSE.
    Publicado:2010-11-11
    NºEdición:1
    Idioma:Español

    Las fotografías son creación del fotógrafo Roberto Montero y fueron aportadas exclusivamente para el libro SINFONÍA DEL AGUA.

    Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso de la autora.
    Impreso en Costa Rica por: EDICIONES RH.

    INDICE
    PRÓLOGO POR LA DOCTORA MARÍA SALVADORA ORTIZ
    DEDICATORIA
    AGRADECIMIENTOS

    1 SINFONÍA DEL AGUA
    2 SINFONÍA DEL AGUA PARA LA HUMANIDAD
    3 SINFONÍA DEL AGUA SOBRE EL TIEMPO
    4 SINFONÍA DEL AGUA EN EL ALFA
    5 HOMENAJE AL AGUA
    6 RETORNO DEL AGUA
    7 EL AGUA
    8 SOY DEL CAMPO
    9 EMERGER
    10 DIÁLOGO DEL AGUA
    11 PETICIÓN DEL AGUA
    12 EL LLANTO DEL AGUA
    13 FE DE AGUA
    14 CARTA DEL AGUA PARA EL PLANETA
    15 AGUA NATURAL
    16 EL ARBOLITO Y EL AGUA
    17 REFLEXOLOGÍA PARA LA PAZ
    18 REFLEXOLOGÍA PARA LA PAZ DEL MUNDO
    19 RUMOR DE AGUA
    20 CARTAS DE AMOR DE ALONDRA PARA EL PLANETA
    21 EL ROMANCE DEL AGUA
    22 PINTURA CELESTIAL
    23 TUS MANOS ME FORMARON EN LA ESCALA MUSICAL
    24 PLANETA EN MOVIMIENTO
    25 HIMNO AL PLANETA
    26 SIMIL DE LA MUJER, EL AGUA Y EL PLANETA
    27 VIDA DURA

    Prólogo

    Este poemario de Alondra, reúne una condición fundamental, donde ética y estética dialogan. Su sensibilidad hace que el agua nos purifique y nos inserte en un remanso de solidaridad y paz interior. Para preservar el agua y el planeta.
    Este poemario me ha remitido a un gran escritor español, en su poema al Agua, cuya letra dice:
    Poemas del agua
    XVIII

    ¡Qué hermoso es ver el día
    coronado de fuego levantarse,
    y a su beso de lumbre
    brillar las olas y encenderse el aire!

    ¡Qué hermoso es tras la lluvia
    del triste Otoño en la azulada tarde,
    de las húmedas flores
    el perfume aspirar hasta saciarse!

    ¡Qué hermoso es cuando en copos
    la blanca nieve silenciosa cae,
    de las inquietas llamas
    ver las rojizas lenguas agitarse!

    ¡Qué hermoso es cuando hay sueño
    dormir bien… y roncar como un sochantre…
    y comer… y engordar… ¡y qué fortuna
    que esto sólo no baste!
    Becquer
    También hay un bello Refrán que dice:

    Algo tendrá el agua cuando la bendicen.
    Doctora María Salvadora Ortiz Ortiz
    Directora de la secretaria General Iberoamericana de Madrid- España.
    (Directora de relaciones externas)

    DEDICATORIA
    Dedico esta obra al agua y al planeta.
    Como un llamado a la conciencia del ser humano a velar por preservar nuestros recursos para nosotros y las futuras generaciones.
    Al Doctor Juan Guillermo Ortiz Guier y su santa esposa Virginia Ortiz
    Jiménez, mujer de gran cultura, integra y caritativa, que lucho dia a dia impulsando la obra de su altruista esposo el Doctor Ortiz Guier.
    Ambos dejaron una huella imborrable en nuestra sociedad costarricense y en el mundo.
    El Doctor Juan Guillermo Ortiz Guier premio mundial de la salud y fundador de hospital sin paredes, mi padrino espiritual.
    Con el aprendí a luchar por los valores, la salud, la preservación de los recursos naturales y el valor de la vida misma.
    Aprendí a cultivar y a amar el verdadero arte de la poesía y la prosa que me acompañarán eternamente.
    Faltarían palabras para expresar todo el legado que el Doctor Juan Guillermo Ortiz Guier ha dejado en mi vida.
    Con el alma emocionada a los pies del planeta.
    Alondra.

    AGRADECIMIENTOS
    Agradezco profundamente a don Everardo Rodríguez quien fuera presidente de AYA en el gobierno 2002 al 2004 y su elenco de trabajo de grandes profesionales, tomaran en cuenta mi obra FE DE AGUA en reconocimiento público en mi país Costa Rica.
    Dicha obra unificada a sinfonía del agua fue publicada en doce mil ejemplares del anuario de gobierno de Costa Rica 2002 al 2004.
    No alcanzan las palabras para expresar mi más profundo agradecimiento ante tan honorable e incondicional apoyo.
    Quiera Dios que aquí y en todas las naciones el mensaje de esta obra titulada Sinfonía del agua, provoque un despertar social y espiritual por preservar la grandeza del agua y del planeta a nuestras futuras generaciones.

    Extiendo mi mas profundo agradecimiento a mi gran amigo el Señor Pablo Cob, presidente de Fuerza y Luz, por su apoyo a mi persona de una manera incondicional y resalto toda la lucha y rescate de preservación por el bienestar de cada ser humano y el avance de nuestra Nación Costa Rica, derribando muros, traspasando fronteras y levantando manos victoriosas e incansables en medio de la lucha, por una mejor condición de vida para nuestra amada tierra.
    Que Dios Bendiga a Don Pablo Cob y a todos los que laboran en Esta gran institución orgullo Costarricense, como lo es Fuerza y luz.
    Con fe de agua.
    Alondra

    A mi Amado Isis, el ángel mas grande de mi vida, siempre protegiéndome e instruyéndome a crear, a mi hijo, El Psicólogo Richard Daniel Ruiz Gutiérrez, por mostrarme nuevas dimensiones de mi alma para llegar a la conciencia social y espiritual de la humanidad.

    Al Periodista Marco Leandro, quien por tantos años ha realizado la función de manager y protector de mis funciones en el mundo artístico con gran solidaridad y humanismo.
    Dios lo bendiga

    A la Abogada Lilliam Barrantes Sáenz, por ser solidaria, por apoyar mi causa desinteresadamente y explorar junto a esta servidora las dimensiones misteriosas del arte en la plenitud de las propias vivencias que aportan una nueva semilla a los corazones sedientos de libertad, amor y paz.
    Gracias

    Agradecimiento especial.
    Al honorable Sr. Roberto Montero, fotógrafo profesional, maravilloso y leal amigo, por hacerme llegar a miles de personas con el lente de su cámara, capturando la esencia de mi alma, es esta hermosa foto de la portada Sinfonía del agua y miles de fotos de mas.
    Gracias de todo corazón.

    A la honorable familia Mejia Pacheco de Palmares, en especial a Doña Margarita Pacheco, Jaime Mejia y sus hijos Cristian, Jaime y Natalia, que con su apoyo, espiritualidad y amor me han impulsado a ser una mejor persona y dar todo de mi por mis semejantes.

    A Doña Flory Chavés de Siquirres, un ángel en el planeta que brilla y alumbra mi alma con su luz eterna de amor, comprensión y positivismo.
    Gracias.

    AGRADECIMIENTO ESPECIAL
    Agradezco con mi alma a COMUNICACIONES GLOBALES S.A
    por ser los primeros en reconocer la belleza e importancia de esta maravillosa obra SINFONÍA DEL AGUA, publicándola en Internet y trasmitiéndola a millones de personas en todo el Planeta.
    Extiendo mi agradecimiento al Señor Oscar Ruiz porque a través de la nobleza de su persona y gran preocupación por el Planeta esta obra no se quedará en el anonimato y nuestra lucha conquistará mas corazones que quieran proteger al Agua y el Planeta.
    Gracias COMUNICACIONES GLOBALES S.A
    Muchísimas gracias DON OSCAR RUIZ.
    ALONDRA

    A todos estos bellos seres maravillosos y a todas las personas que se han cruzado en mi camino por largo o corto tiempo, gracias de todo corazón.
    Dios los continúe bendiciendo.
    Alondra

    1
    SINFONÍA DEL AGUA

    Sufro, al ver que tu piel clara y maravillosa,
    se va oscureciendo con el abandono,
    que te hacemos los seres humanos.
    Me quedé en la montaña.
    ¡Ho Agua! ¡Para escuchar el canto
    musical que entonan las aguas de tus rios!
    De repente la escala musical de tus sonidos,
    se plasmó como una partitura sagrada.
    Clavaste la batuta en mi corazón y lloré.

    ¡Estoy llorando por ti, Agua hermosa!
    No quiero que te vayas.
    No, no quiero que mueras.
    Volví a sufrir ¡Ho agua, por ti!
    Solamente tu nos das la vida profunda,
    hasta tocar nuestras células
    y haces vibrar nuestros átomos.
    Si tu te vas, todo morirá.
    Nada, nada será igual.
    Tu y yo lo sabemos.
    ¿Qué haremos sin ti?
    ¡Si eres la sangre blanca de la humanidad,
    que nos abrazas con brazos de paz!…
    Alondra

    2
    SINFONÍA DEL AGUA PARA LA HUMANIDAD

    Escucho millones de seres humanos llorar.
    Escucho animales que gimen de sed.
    Escucho susurros de plantas y árboles que agonizan,
    porque no hay agua para beber.
    Levanto la vela sagrada del agua, blanquísima,
    como tu propia alma, ¡Agua del olvido!
    Agua, tu eres el alma del planeta.
    Sin ti, la luz que hay dentro de nosotros se apaga.
    Agua, sin ti, no podemos ver, ni respirar.
    Ciegos sin rumbo, sentados en un desierto, esperando el final.
    Mientras tu nos preguntas:
    ¿Acaso no hay luz en las manos que siembren árboles y naturaleza?
    ¿Acaso no hay alguien que me ame y me necesite?
    Yo soy el Agua de la vida.
    ¿Me pregunto? ¿Dónde están los que velan por mí?…
    Alondra

    3
    SINFONÍA DEL AGUA SOBRE EL TIEMPO

    Ho agua, yo me enamoré de ti.
    De tu sonrisa que flota en la espuma.
    Desde antes de nacer, me anidabas en el vientre de mi madre.
    Te siento, eres vida palpitando en mi tiempo.
    Mi cerebro navega en toda tu belleza y tiemblo de emoción,
    cuando mis dedos te tocan.
    Y cuando mis dedos te tocan, me enamoro mas de tu
    espléndida belleza, de esa dulzura que susurras a mi oído.
    ¡Me enamoro de ti agua mía!
    Perla de montaña clara y serena, perla de agua.
    Agua, tu eres madre de la tierra.
    Porque tus brazos abrazan la montaña.
    Porque me llevas en tus brazos alimentando mi sangre.
    Me das alegría, si me besas con tu beso de vida.
    Me das tristeza si te marchas.
    Pero si mueres, yo moriré también, agua mía.
    No quiero tu adiós agonizante.
    No lo quiero.
    Deja agua mia…
    Que yo acaricie tus manos de vida.
    Deja que bese la espuma de tus ríos.
    Deja que siembre a tu lado árboles.
    Entonces; solo entonces…
    Volveré a nacer con tu risa de lágrima.
    Alondra

    4
    SINFONÍA DEL AGUA EN EL ALFA

    Mi mayor emoción es vivir en tu esfera de agua bendita.
    Ahí me inmortalizas como una flor silvestre
    y salvaje, que espera en ti, para seguir viviendo.
    Caminaré sobre tus aguas,
    hasta que te eleves y crezcas.
    Serena como al principio de tu gran creación del Alfa,
    cuando el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas
    y el ángel del agua descendió para humedecerte,
    para calmar la sed de la humanidad, para darnos vida conciente.
    Aunque envejezca mi cuerpo
    y tenga yo, poca memoria.
    La última poesía la dedicaré al agua.
    La repetiré por todo el planeta.
    Todos oirán sinfonía del agua.
    Todos recordarán, a esta Alondra que canta.
    Y hablarán de mi, de mi pasión de agua.
    Alondra de agua, no morirá.
    Estaré presente en cada discurso del agua.
    En cada risco, en cada fuente.
    En cada gota de mar y de río.
    En la locura de la cascada,
    que imponente espera un poema.
    Estaré en el mundo entero.
    Porque el idioma del agua lo conocemos todos.
    Lo necesitamos todos.
    Hasta que mi alma esté segura, que no morirás.
    Entonces me iré en paz.
    Dedicaré mi última sonrisa al agua.
    Hasta que el planeta esté a salvo.
    Hasta que todos se arrodillen y griten, (Gracias Agua).
    Que me dejen morir en paz.
    Silencio… Silencio…
    Que ahora escucharé la Sinfonía del Agua…
    Que ha venido por mi…
    Alondra

    5
    HOMENAJE AL AGUA

    ¡Ho Agua que nos ilumina!
    Del mundo recorres, cada sendero.
    Haces que tu luz en los hombres
    y en las mujeres brille.
    Corres dando vida a todos los cuerpos.
    Tu blancura pura nos brinda alegría.
    Embelleces el planeta a cada momento.
    No habría noche, ni tampoco día…
    Si tu no llenaras, todos los desiertos.
    Al abrir tu corola, eres agua pura.
    Como una espiga de nardos perfumada.
    ¡Ho Agua! ¡Tu alma es pura ternura!
    Un suave rocío baña tu morada.
    ¡Ho Agua divina, tu, eres consuelo!
    Desciendes del cielo y la antigua montaña.
    Haces que renazcan los cuerpos al vuelo.
    ¡Agua tu eres vida!
    Que de noche duermes…
    Y nos alimentas en cada mañana.
    ¡Escucha planeta! ¡Escucha ese canto que se filtra
    por tus grietas!
    ¡Ha brotado del corazón de la tierra!
    ¡La Sinfonía del Agua!…
    Alondra

    6
    RETORNO DEL AGUA
    Y el Agua habló:

    Yo seguiré tocando
    incansable a tu puerta.
    Iré sembrando y llorando
    hasta que la halle abierta.
    Yo seguiré gritando,
    de rodillas a tus pies.
    ¡Despierta humanidad!
    Mis brazos irán buscando,
    hombres que en mi tengan fe.
    Hasta que me encuentres,
    mi frescor no se ha perdido.
    Hasta que me lleves en tu pecho
    y defiendas mis derechos,
    con tu ser arrepentido.
    Hasta que de la muerte,
    retorne mi blancura,
    con la blanca espuma,
    elixir de la vida.
    Entonces podré saciar
    a la humanidad,
    desde el caudal vibrante
    de mi propia grandeza.
    Cantando el himno
    victorioso de vida.

    Entonces se alargarán
    mis siglos.
    Mis gotas de sueños,
    mis sueños de anhelos.
    El duelo callado,
    de los corazones,
    estallará en alegría…
    y bailarán la danza del agua.
    Cuando la raza humana,
    los árboles, las plantas,
    los rios, los mares
    y todo cuanto exista…
    Como paz fuerte,
    en todo el planeta…
    Millones de voces
    bendigan mi nombre…
    en la palabra… AGUA
    Alondra

    7
    EL AGUA

    Que bella es el agua,
    del mar y de los rios.
    Si mi primer aliento,
    lleva en mis venas, agua pura.
    Si mi primera luz,
    lleva a mi ser hilos de lluvia.
    Si mi primer lamento,
    llevan mis ojos, agua de lágrima.
    Si mi primer cariño,
    llevan a mi ser, mar de esperanza.

    Es que nací, del agua.
    Entre el eclipse
    del cielo y la tierra.
    Entre cataratas
    que de nieve
    me bañan.
    Entre maravillas…
    Que avivan…
    mi pasión de agua.
    Mi pasión es de agua.

    Porque yo
    amo el agua.
    Desde la dulzura,
    de aquella niñez,
    he vivido con ella,
    con mis padres
    y con Dios.
    En la escuela
    mis maestros,
    me enseñaron
    a cuidarla.
    Es mi obligación,
    trasmitirlo
    y aplicarlo a las nuevas
    generaciones.
    El agua tiene derechos,
    igual que los tienes tu,
    igual que los tengo yo.
    Hay que protegerla.
    Heredamos el agua,
    como esencia de vida.
    Que todo impregna
    y respira, gotitas…
    de bendición.
    Alondra

    8
    SOY DEL CAMPO
    Soy del campo.
    Los rios y montañas
    embalsamaron mi niñez.
    Aprendí de las flautas de la fuente,
    de las aves y el agua que corría por el riente.

    Viví con los vientos que retozan en las cañas.
    Entre ríos y piedras, aprendí a ser valienta.
    Escuché cada nota del agua en su corriente
    y el agua me besó…
    con ternura imponente.

    Crecí con el olor de la tierra humedecida,
    por la lluvia sutil, de los duros inviernos.
    Allá en mi San Ramón, tierra de poetas,
    con sus campos celestes
    y la verde hierba que tejió mis sueños.

    Se que no podría vivir,
    sin mi tierra, mi paz y mi sol.
    Sin mis rios, mis lluvias,
    montañas y agua.

    ¡Ho Tierra querida!
    Viérteme tu fuente.
    Que mi corazón vibra de pasión…
    al sentir el toque fresco de tus aguas.
    Que todo mi cuerpo
    y mi alma se estremece…
    de solo pensar, que tu, amiga agua,
    un solo dia, en la vida me faltaras.
    Alondra

    9
    EMERGER

    Viajemos,
    a lo mas profundo
    del agua acerada.
    para cosechar,
    unidos cada gota
    y que nunca falte,
    del agua la risa.
    Para que saciemos
    esta sed del alma.
    Los besos del agua,
    besen nuestros cuerpos,
    en lo mas profundo,
    del rincón mas puro,
    donde nuestra lucha
    sea privilegio.
    Para protegerla.
    Para defenderla.
    Para conservarla.
    Para disfrutarla.
    Para emerger luego,
    como mejores seres humanos.
    A vivir sin dolor.
    A vivir liberados.
    Que nunca abandonemos el milagro.
    El milagro de la vida…
    que se gesta en el agua.
    Alondra

    10
    DIÁLOGO DEL AGUA

    Recuerdas cuando me amabas.
    Fue hace tiempo, cuando era tuya.
    Cerraba los ojos y me acariciabas.
    Fuimos uno solo.
    Fuimos compañía.
    Tu me buscabas, yo te saciaba.
    Tu me alegrabas.
    Yo me reía.
    Ya no me oyes cantar.
    Tampoco puedo llorar.
    Ni soñar, ni amar.
    Estoy ausente.
    ¡Ya no me sientes!
    Casi no corro por tus venas.
    Me temo que un dia no estaré mas.
    ¿Recuerdas cuando me amabas?
    Expreso mis sentimientos.
    Ahora te toca a ti.
    Tu sabrás si vienes a rescatarme.
    Si quieres oirme cantar.
    Si quieres que siga viviendo en tu cuerpo.
    ¿Recuerdas cuando me amabas?…
    Alondra

    11
    PETICION DEL AGUA

    Acércate…
    Acércate…
    Soy yo, el Agua.
    Deja que te pida protección al oído.

    Escucha…
    Escucha mis gotas.
    Esas pocas gotas, palpitan, en mi corazón.
    ¿Acaso pensabas que el agua no tiene corazón?…

    Yo soy el agua.
    Tu eres mi corazón.

    ¡Ha como recuerdo!
    ¡Como recuerdo!
    ¿Recuerdas, recuerdas?

    ¡Cuando me amabas!…
    Y escuchabas el palpitar de mi corazón…
    Alondra

    12
    EL LLANTO DEL AGUA

    Jamás pensé que tal momento llegaría.
    Ni que en la espuma blanca,
    de mi sonrisa, no vería mi rostro dibujado.
    Ni que la noche, por siempre borraría,
    el reflejo del día, en mis espejos de sueños plateados.

    Mas algo queda, en el envase cristalino
    que sostuvo mis gotas.
    ¡Jamás podrá olvidarse!
    Soy… el cosmos de la vida…

    Soy el cosmos de la vida…
    Que la humanidad, disfrutó mis encantos.
    Que la nueva raza, necesita mi perfume.

    Que yo eternamente estaré esperando.
    Que alguién luche.
    Para darle a beber de la esencia…
    del agua… que se llama… vida.
    Alondra

    13
    FE DE AGUA

    Es el agua tan deseada.
    Bella vida mi desvelo.
    Y nunca de este suelo
    el humano lo ha previsto,
    que la podemos perder.
    Es lucha fuerte y grandiosa conservarla y protegerla.
    ¿Qué haríamos sin el agua?
    El agua es vida conciente y por siempre lo será.
    El peligro inevitable.
    Todos le hemos hecho daño.
    El agua grita, el agua está llorando.
    Quien la ignora se equivoca
    y la muerte ya provoca.
    Porque el agua, es el alma del planeta y nuestra vida también.
    El agua nos da placeres y delicias en el mundo.
    Su corazón es profundo como el abismo del mar.
    Ella nos da la vida, ella es nuestro palpitar.
    Ella es amor y sus brazos son bondad.
    Hay quienes no comprenden que el agua, ya se nos va.
    El agua es dicha del cielo, que la humanidad difunde.
    Si fe de agua tenemos…en el corazón se funde.
    Es mensajera de paz, de salud y de alegría.
    Es bendición de la naturaleza y de los tesoros que tenemos como bienes.
    Ella es corona de gloria y también nuestro alimento.
    ¡Que la humanidad despierte!
    El agua es nuestro elemento.
    ¡Despierta humanidad y trátala con respeto!
    Hermanos yo se los ruego…
    Luchemos ya con las manos…
    Luchemos para salvarla.
    Alondra

    14
    CARTA DEL AGUA PARA EL PLANETA

    Querido planeta.
    Acabo de perder a mis padres y hermanos.
    Ya nadie me protege.
    Siento que poco a poco me estoy muriendo.
    Algunos de tus antepasados, al cerrar los ojos me bendijeron.
    Todo ha sido tan difícil.
    Casi doy mi último suspiro.
    He trabajado mucho, llenando mares, rios y lagunas.
    Regando valles y montañas.
    Saciando la sed de grandes y pequeños.

    He sido el sustento de millones de personas,
    que ahora se han olvidado de mi.
    Mis jornadas y cascadas,
    se han llenado de voces y de sombras.
    ¡Han puesto fuego en mi corazón y en mis manos!
    ¡Me estoy secando!
    Algo en mi adentro, llora.
    ¡Me han robado mi frescor!
    ¡YO EL AGUA…Tengo sed!
    Me han robado la montaña, los árboles, la vida.
    Están convirtiendo mi existencia,
    en un puñado de cenizas.
    Pronto me buscarán y no me hallarán.
    Me llamarán y mi voz estará tan débil,
    que no podré responder.
    Si pudiera abriría mi pecho.
    Sacaría mi corazón de agua,
    lo sostendría en mis manos,
    lo mostraría a la vista de todos los hombres y mujeres.
    Estoy segura, que todos, llorarían.
    Todos reclaman por el agua.
    Todos me culpan, pero nadie hace nada por mi.
    Pido auxilio y se rien, se burlan de mi.
    Mi piel se seca.
    Mi voz no tiene fuerza.
    Mi corazón casi no palpita, ya los peces no sienten mi respirar,
    no hay quien les enseñe mi canción.
    La canción del agua se está silenciando.
    ¿La conoces?
    No puedo hablar, no puedo ver.
    No puedo jugar con los niños en los ríos.
    No puedo dar de beber a los animales.
    No puedo regar los árboles y las plantas.
    Ya no puedo realizar mis paseos del río hacia el mar.
    Estoy perdiendo mi esencia.
    Cada día soy mas y mas y mas pequeña.
    Ya todos notan mi ausencia, pero pocos vienen a traerme medicina.
    Amado planeta.
    Quiero pedirles que me respeten.
    Necesito protección.
    Árboles verdes, conservación de los recursos y el medio ambiente.
    Acudo a su generosidad, en nombre de sus antiguas generaciones.
    En memoria a todo cuanto hice por ellos.
    Y también quiero hacer por ustedes.
    Yo soy generosa y agradecida.
    A cambio les daré agua fresca.
    Hierva verde, rios hermosos, montañas envidiables.
    Suficiente vida para cada hombre y mujer el mundo,
    envueltas en el manto acuífero de la prosperidad.
    Si ustedes me protegen con alegría, yo los bendeciré con abundancia.
    Viviremos juntos.
    Yo sin ustedes no puedo vivir.
    Ustedes sin mi dejarían de existir.
    Querido planeta.
    Solo tu puedes lograr, que yo viva en el porvenir.
    No hay mayor emoción que dos elementos generando fuerza y energía.
    Analicen bien mi historia.
    Vivo creando vida en todos los elementos.
    Si existiera un planeta donde me necesitaran, me iría.
    Solo conozco uno y lo amo.
    De modo querido planeta tierra, que dejo todo en tus manos.
    Uno solo puede darse a alguien cuando el amor es tan grande,
    que la entrega supone la libertad total.
    Yo amo este planeta con todo mi ser.
    Las gotas de mis manos, los bordes de mis dedos,
    rebozan de rocío por ti.
    Solo tu puedes lograr esos tiempos verdes, frescos, mágicos, maravillosos.
    Ustedes son mi único lugar.
    Rompan las cadenas que me aprisionan.
    Esta es mi petición.
    Yo sigo aquí silenciosa, esperando.
    Me alegra saber que ustedes y yo,
    somos capaces de luchar por un ideal verdadero.
    la conservación de la vida.
    Amado planeta.
    Gracias por leer mi carta.
    SOY YO… EL AGUA.
    Alondra

    15
    AGUA NATURAL

    Estaba pensando en la belleza del agua.
    Sigo pensando.
    Escuchen conmigo.
    Escuchen estos sonidos.
    De agua, del mar, de aves, de amor.
    De naturaleza de agua.
    El agua es la esencia de la vida.
    Es tan agotable que tenemos que cuidarla.
    Es tan necesaria que tenemos que amarla.
    Es tan grande y pura como una flor.
    Es tan espiritual que solo puede venir de Dios.
    El agua es alimento también del alma.
    Quiero pensar…
    Para escuchar el agua, las aves, el rugir del agua en la montaña.
    Te invito a pensar conmigo.
    Acércate.
    Aun hay muchas cosas que podemos hacer.
    Estoy sintiendo…
    Las plantas, el soplo de aire y el canto del agua.
    ¿Dime, lo escuchas?
    Para que sigamos construyendo.
    El pentagrama de agua, del agua.
    El agua natural.
    Alondra

    16
    EL ARBOLITO Y EL AGUA

    Jugaba el arbolito con el agua.
    Sostenían un diálogo que me impactaba.
    Mas yo guardaba silencio mientras escuchaba,
    escondida, detrás de una enorme piedra jaspeada.
    El canto del árbol, sinfonía de agua.
    Dijo el árbol:
    ¡Ho Agua que siempre cumples tu misión hermosa!
    Que de una u otra manera, eres parte de cada hogar.
    Niños que juegan con la faz graciosa.
    Y los que te admiran, por ti van a luchar.
    El agua se quedó en silencio y después de unos momentos,
    se dio un zambullón, contenta lo miró.
    Y le contestó:

    Tu nos brindas tu sombra.
    En las tardes, dichoso te vimos.
    Con burbujas verdes y frutos en flores, comenzaron los juegos,
    las tardes de domingo.
    ¡Que tardes aquellas!
    Hoy nos miras implorando, que no te dejemos, en el olvido.
    Entonces revivimos la dicha plena; la dicha plena, de aquél gran jardín…
    Donde tu, fuerte árbol y… yo… el agua fresca, nos volvimos parte del hombre y la mujer.
    ¿Te acuerdas?
    ¡Que tiempos aquellos!

    ¿Recuerdas el niño carpintero?
    Preguntó el agua.
    ¡Aquel al que llamaban el niño de Belén!
    ¡El que jugaba con nosotros!
    ¡El, acariciaba tus hojas y a mi me bendecía también,
    mientras sonreía y me acariciaba con sus manitas milagrosas!
    ¡Qué recuerdos!
    ¡Hace tantos siglos!…
    ¡Que tiempos aquellos!…
    ¡Ya no es lo mismo!

    Una lágrima resbaló por las hojas del arbolito…
    Se secó la lágrima con disimulo mientras continuaba su relato.

    Yo se bien que aunque pasen mil años, cada familia tendrá su arbolito.
    Los que cuidan del planeta nos alejan del engaño.
    Amiga Agua.
    Es entonces que tu, amada agua, nos llenas de cariño, de caricias, de emoción
    y nos brota la pasión por proteger el planeta.
    ¡No se que haríamos sin ti!..
    Yo no podría vivir, estoy seguro.

    ¡Gracias arbolito!
    Respondió el agua.
    De tus raíces hemos tomado la fuente fresca y pura del agua mas sagrada.
    pequeños y grandes han vuelto a soñar.

    Al contemplar el arbolito, la ronda de los infantes, saltando a su alrededor.
    Sus hojas se pusieron a bailar y la savia destilaba de felicidad.
    Su voz se escuchó, resonaba en la estancia estremeciendo la montaña,
    motivando el agua, en un nuevo cantar.

    El arbolito se contempló en los pálidos reflejos del agua.
    A pesar de que el agua estaba turbia, notó que había perdido casi todo su verdor y que algunas de sus ramas se habían secado.
    Un temblor, de temor, sacudió los pocos ramajes que aun conservaba.
    Se puso de pie irguiéndose para sacar valor y con asombro exclamó, con voz entrecortada:

    En la montaña yo era muy feliz con todos los arbolitos, realmente me sentía protegido y en compañía.
    Pero muchos nos cortan y nos dejan sin vida y después terminamos en cualquier basurero.

    ¡Calla árbol!… ¡calla!
    Dijo el agua.
    A mi me han hecho lo mismo…

    No ves que me tienen olvidada, estoy sucia, seca, sin vida, ya los niños y las niñas no juegan conmigo.
    Ya nadie me escribe poemas a la luz de la luna.
    Ya nadie se baña en mis aguas, porque mi pureza ha desaparecido.
    Las parejas ya no sueñan como antes cuando yo era admirada, deseada y valorada.

    El agua lloró y se quedó callada, muy; muy quieta.
    Se hizo un gran silencio, aun las aves se silenciaron y los sonidos de la montaña inclinaron sus rostros, como quien despide a un ser amado, en el último adiós.

    El arbolito extendió una de sus ramas para darle consuelo al agua.
    Secando sus lágrimas con la ternura de las pocas hojas que le quedaban, acarició las pálidas mejillas del agua.
    Ahí estaban los dos, el arbolito y el agua, hablando sin palabras.
    ¡No hagas llorar a mi alma! Dijo el árbol.

    Luego el arbolito, se inclinó y besó a los pequeños.
    Abrazó fuertemente al agua.
    Le susurraba algo al oído.
    Me acerqué con cuidado para ver si lograba escuchar lo que le decía.
    Esto fue lo que yo la narradora logré escuchar.
    El árbol parecía angustiado.
    Se sentía el dolor que emanaba por sus débiles tallos.

    Si me matan, que un niño venga y me abrace.
    Que en mi lugar plante otro árbol.
    Que no sea en vano mi muerte.

    Mis raíces fieles beberán de tu agua, nos alimentaremos mutuamente,
    y aunque no nazca otra vez, viviré el sueño de los árboles, en el abrazo de los niños y las niñas, de una nueva sociedad que aun me ama.
    Entonces me fundiré con el agua, que desciende por la montaña y todos me oirán cantar en el rumor de tu agua fresca, que volverá a ser cristalina como los ojos de los pequeños.
    Entonces, tu el agua y yo el arbolito, nunca mas estaremos en peligro de muerte y de soledad.
    Aun hay una sociedad que nos ama.
    ¿Sabes? ¡Sabes!…
    Los dos se quedaron en silencio…
    Yo también…

    Atentamente el arbolito del agua…
    Alondra

    17
    REFLEXOLOGÍA PARA LA PAZ
    La primera vez que oí hablar sobre la paz y la democracia, fue cuando nací.
    Escuché tratar de explicar quien era yo
    y cuales eran mis derechos.
    Veinte años mas tarde supe que la paz era una paloma blanca,
    encerrada en una jaula, envuelta en el complejo mundo de la sociedad.
    Me di cuenta que no bastaba con un discurso de palabrerías bonitas.
    Que no eran suficientes las elaboradas frases de los políticos.
    Que la paz no se sostenía leyendo biografías de temas perfectos,
    porque todo eso se quedaba en el papel.
    Mientras la blanca paloma de la paz, volaba en la imaginación del adulto mayor
    y crecía en los sueños de los niñas y los niños.
    Los baluartes de la patria gemían con sangre y dolor como la mujer con dolores de parto…
    Me di cuenta que no era suficiente, con nombrar un día al año, el día de la paz.
    Nuestra patria está comenzando a vivir el duelo más grande de su historia
    y a pesar que se habla de la paz mundialmente, ha llegado a una etapa de su fenecer.
    Recordé para entonces el poema de Jorge Debravo, CONSEJOS PARA CRISTO, en su gran preocupación por nuestra nación y volví a llorar.
    Escuchen ciudadanos de Costa Rica y del mundo.
    Quienquiera que seas tu y donde quiera que estés:
    La paz tiene alma, ella tiene dolor y las mismas alegrías como las tienes tu o las tengo yo…
    Costa Rica, tierra dorada, de soy, arena y riqueza, de gente noble, buena y humilde.
    La paloma de la paz dejó su nido.
    Se ha visto obligada a hablar de si misma.
    Obligada a hacer preguntas.
    Es nuestra responsabilidad velar por darle un destino justo.
    Para que no haya muerte en nuestras calles.
    Para que no haya llanto en nuestras casas.
    ¿Acaso escucharemos el grito?… ¡Se ha muerto la paz!
    ¿Acaso, nuestros hijos, solo recordarán las historias que les contamos?
    ¿Acaso comerán hojas de libros antiguos, amarillas de siglos que no llenan una mesa?
    Que se llenen nuestros días de jornadas, de luces, de fiesta y alegría.
    Que haya fuego en las almas y limpieza en las manos para retener la paz y defenderla.
    Para nosotros, nuestras hijas y nuestros hijos.
    Que la paz descanse, blanca y pura, como lo dice nuestro Himno Nacional, para llevar con la frente en alto el blanco azul y rojo de nuestra bandera.
    Hasta que nos demos cuenta que la Patria es una esencia verdadera.
    Hasta que la amemos con el corazón abierto, dispuestos a dar la vida por ella de ser necesario.
    Hasta que la blanca paloma de la paz abandone la jaula, donde nosotros la hemos encerrado.
    Hasta que la veamos trayendo en su pico el ramito del olivo, símbolo de libertad.
    Y nos demos cuenta que aquí viene.
    La paz viene…
    Viene por nosotros y por nuestros hijos.
    A traernos luz, vida, paz y libertad…
    Alondra

    18
    REFLEXOLOGIA PARA LA PAZ DEL MUNDO

    Temblorosa va la paz.
    En el suelo su mirada.
    Su blancura doblegada
    por el peso del engaño.
    Este mundo es una patria,
    donde todos habitamos.
    Hay quienes, día a día,
    le han brindado desengaños…
    Sus alas blancas de nieve se ven de sangre teñidas.
    Va diciendo que la vida es tediosa y fatigada.
    Ya sus ojos se han hundido como el sol en el ocaso,
    y camina paso a paso hacia el duelo doblegada.
    Su canto de luz boreal, como canto de canario,
    ya se apaga cual calvario y la paz tiene dolor.

    Tan afónica, tan débil, ya no se oyen sus consejos,
    son ya pálidos reflejos de unos sueños que se pierden.
    Era tierna, tan hermosa, como rosa perfumada,
    por los niños adornada, por hogares poseída.
    Mas la blancura de su rostro, que los fuertes envidiaron,
    turbulentos años marchitaron, como duros huracanes.
    La mas bella y delicada, era como terciopelo,
    se marchita como el hielo, va perdiendo su tersura.

    Y se afirma con empeño, en las niñas y los niños temblorosos,
    que le brindan generosos, su amistad y su consuelo.
    Noble paz no te nos vayas.
    Bella rosa deshojada, que hoy por ti lucharemos,
    enfrentándonos al mal.
    ¡Bella paz no te nos vayas!
    Ven, escucha nuestro ruego.
    Se oyen burlas y desdenes.
    Dame si los parabienes,
    de luchar por lo que tengo.

    ¡Bella paz no te nos vayas!
    Que si he de morir que muera,
    luchando por protegerte.
    Que si he de vivir que viva,
    con el placer de tenerte.
    Que ni una gota de mi sangre caiga…
    sin que tu belleza me conquiste.
    Porque estoy enamorada…
    de ti, divino planeta.
    Que tu grandeza ilumine,
    a los que están en el vientre,
    la nueva raza que viene…
    Despierte…
    Al sostenerte, la vida…
    Alondra

    19
    RUMOR DE AGUA

    No se si te dije un día.
    Que Adán y Eva estaban en la entrada del paraíso.
    Que se amaban desnudos,
    en esa soledades de la selva y el río.
    Que era fresco el paraíso
    y que después de su clausura
    enfrentaron juntos la hostilidad,
    abriendo caminos, allanando obstáculos,
    para vivir la vida, asombrosamente bella.

    No se ti conté,
    que lograron hacer la existencia perenne y solidaria,
    hasta transformarse en armonía pura.
    Una vez alguien dijo:
    No hay nada nuevo debajo del cielo.
    No hay nada nuevo debajo del sol.

    Hasta que el ángel Gabriel dijo:

    ¡He aquí, hay algo nuevo bajo el sol!
    ¡Hay algo nuevo bajo el cielo!
    Entonces supimos que Emanuel, vino a la tierra.
    Y Adam y Eva, adornaron su rincón con flores eternas.

    No se si te conté.
    Te lo recordaré.
    Que ni por un universo traiciones
    alguna vez la verdad.
    Que la verdad y la paz,
    son la luz que baña nuestros ojos.

    No se si te conté
    Que Adam y Eva dominaban el planeta
    y aprendieron a escuchar el canto de las aves,
    a compartir con los animales,
    a bañarse en el agua fresca y cristalina del río.

    El canto de la noche.
    El canto de la noche los arrullaba.
    Ellos no sentían frío en la montaña.
    Su nido de amores,
    estaba bañado por el perfume
    de los heliotropos.

    Ellos se daban, con sus corazones.
    Se bañaban en las alas del agua del río.
    El brillo de las plantas, adormeció la luna,
    Su refugio en los días duros y los duros inviernos.
    Su amor tembló en el brillo de una estrella
    y el brillo de la estrella tembló en sus pupilas,
    ante el miedo de perder, el Planeta.

    No se si te conté.
    Que nada hay más bello que la creación de Dios.
    Este planeta es un eterno refugio, más que todos los universos.
    Adam y Eva se miraron.
    Estaban ahí, desnudos, sin maldad.
    Sin violencia.

    Ellos nos enseñan a vivir, a entregar, a amar.
    Cuidar el planeta es cuidar la vida.
    Es la casa, nuestra casa.
    Hay que apartar las hierbas de la desdicha.
    La esterilidad, la hostilidad, la frialdad,
    la inoportunidad, la intemperancia,
    la mala educación.
    la insensibilidad.

    Y Eva respondió:
    Ahora podemos amarnos.
    Sumergirnos en la serenidad de la montaña y el agua.
    Ahora podemos cantar.
    Cumplir el propósito de Emanuel.
    Se contemplaron.
    Adam la tomó en sus brazos y se besaron.
    Parecía que todo había vuelto al principio
    Y solo se escuchó:
    La risa del agua y la montaña que gritaban con júbilo…
    Hemos regresado…
    Alondra

    20
    CARTAS DE AMOR DE ALONDRA PARA EL PLANETA

    Cuando abrí los ojos
    Tu presencia me impresionó.
    Desde la primera vez que te vi, fue una exposición de mi alma explotando por mi corazón.
    Se confundía tu traje azul con el verde.
    Como un tornasol, te aproximaste a mi y yo igual.
    Me preguntaste algo, que prefiero guardar en mi adentro.
    No se si sonreí o acepté.
    A medida que nos fuimos conociendo tuve la premonición de un gran bienestar,
    que me invadía y fluía por mí adentro.
    Tu gran personalidad, me hizo sentir protegida.
    Cuando fui creciendo, te visité, percibí toda tu energía.
    Desde la piedra más pequeña hasta la más enorme.
    Tu paisaje era una extensión de mi corazón.
    Te identificaste conmigo profundamente.
    Tu sutil habilidad, me obligó a hablarte de mi misma.
    Me preguntaste tanto, que me sentí tímida.
    Pero terminaste sacándome cuanto querías saber.
    Así fue como desnudaste mi alma.
    Cada detalle me pareció fascinante.
    Creo yo, que te gustaba oírme.
    A mi me encantaba escucharte.
    Te metías en mi corazón.
    Me hacías sentir, una gran emoción, me rodeaste con tu energía.
    Como una bella colección de ángeles, pasaban ente mis ojos las bellas imágenes de tu salvaje belleza.
    Hiciste florecer mis sentimientos.
    Mis antiguas y futuras generaciones, salieron de mi inconciente al plano conciente.
    Entonces me di cuenta.
    Me hiciste comprometerme contigo.
    Primero hicimos una amistad profunda.
    Creamos deleites de poesías y arreglos musicales.
    Yo te acompañaba y tu acompañabas mi alma.
    Me llenaste de fe, de ternura, de inteligencia.
    Me hiciste verme a mi misma,
    en cada lugar, en cada calle, en cada plaza,
    en cada rincón sublime, estabas conmigo.
    Me has pedido tantas cosas y a partir de ese día comencé a amarte.
    Confiabas en mí
    Y yo confiaba en ti.
    Así ha sido nuestro amor, grande y maravilloso.
    A veces me sentí morir.
    Pero camino a casa reflexionaba.
    No quería causarte dolor, me encanta que todo lo que te rodea este libre.
    Estoy fascinada de ti, planeta hermoso.
    Estoy fascinada de tu montaña, de tus animales, de tus plantas,
    de tus ríos, de ese sonido del agua que enloquece mi alma con dulzura
    y que hace fluir la vida de mi cuerpo,
    con una paz absoluta.
    He ido tantas veces a cenar contigo.
    Te he besado.
    He besado las hojas de tus árboles,
    imaginando que te daba un beso en la mejilla.
    Jamás imaginé que rozaría tus labios y que tu llenarías los míos, de poesía, de defensa y de cantos.
    Necesito protegerte.
    Porque se que tu, me has protegido siempre.
    Nuestra relación ha sido fiel y hermosa.
    Nada ni nadie puede separarme de ti.
    Hay cosas tan profundas que nos unen el sentimiento y la identificación.
    El reconocimiento de esta pasión bella y poderosa
    que permanece y seguirá para siempre.
    Aun si yo muriera te llevaría conmigo hasta la eternidad.
    Porque ya te amaba antes de conocerte.
    Porque tus brazos me anidaron cuando llegué a la tierra.
    Eres tan importante en mi vida, que te quedaste eternamente en mi alma.
    Amado planeta, no se que sientas cuando yo muera.
    No se que sientas por mi.
    Pero si se lo que sentiría si tu murieras.
    Porque ha sido tanto abandono, tanto daño causado el que tienes.
    No quiero que pierdas ni uno solo de tus elementos.
    Tu mereces mi respeto y el de todo ser viviente.
    Siento tu mano poderosa sobre mí.
    Te amo, lloro, sufro y lucho por ti.
    Amado planeta.
    Amada montaña.
    Amados árboles.
    Amados animales.
    Amado paisaje.
    Amado mar.
    Amado río.
    Amado cielo.
    Amada estrella.
    He llegado a un punto.
    He trabajado mucho.
    Estoy cansada.
    No quería dormirme sin escribirte estas palabras.
    Aun en mi sueño te contemplo.
    Si hoy se detiene mi corazón en el aire.
    Es que:
    Escucho voces, casos, cosas, detalles que afloran desde mi niñez.
    No puedo aceptar la mentira de que alguien me diga, que vas a morir.
    Aquí estoy de rodillas…
    Para que acaricies mi cuerpo con tu viento fuerte.
    Para que desnudes mi alma
    y pueda recibir la belleza desnuda de tu corazón.
    Cierro los ojos y me haces temblar, flotar por el aire.
    Abro las ventanas y dejo que lloren las lágrimas,
    como si fuese la última vez que nos miramos.
    Para explicar esta puesta de sol.
    Para sacar la flecha de mi corazón,
    que me dice, que aun hay cosas que hacer.
    Bello planeta, muéstrame tu belleza,
    Muéstrala.
    Que todos puedan ver que la vida está en ti.
    Que la vida desnuda las almas.
    Hoy estoy aquí ante ti.
    Planeta.
    Hoy no quiero que nadie nos interrumpa.
    Hoy no puedo organizar mis horas de sueño.
    Necesito dejar que ocurran las cosas que deben ocurrir, lo inesperado,
    no nos debe llegar por sorpresa.
    El tiempo pasa.
    Me vuelvo diferente cada noche y cada día.
    Los cambios internos y externos se van manifestando.
    No se si viva ochenta años o cien.
    Deseara vivir mil para protegerte.
    Pero voy a aprovechar cada minuto que me resta.
    Para que tu… ¡Ho madre tierra!
    Recuperes las fuerzas.
    Recuperes el poder y el hálito de vivir.
    No planeo, porque quien planea, termina convirtiendo los sueños en pequeñeces.
    Solo voy a luchar con hechos y sin palabras.
    Para que tu, ¡Amada tierra!… Sigas intacta.
    Para que no vivas en el silencio.
    Para que se manifieste lo infinito en lo finito.
    Para que todos vean y sientan, que eres maravillosa
    Que tu reinas…
    Alondra.

    21
    EL ROMANCE DEL AGUA
    Vestida de blanco bella margarita,
    luciendo en tu alma perfumada flor.
    Llegaste a la tierra con aquella cita,
    entre los humanos ofreciendo amor.

    Bella como un ángel, pura y sincera.
    Hiciste del mundo se fuera el temor.
    Pero el mundo ingrato manchó tu pureza.
    Te ofrecieron muerte a cambio de amor.

    Blancura de lirios corrió por tus venas.
    Todos nos bebimos tu elixir de vida.
    Todos te causamos la profunda pena,
    se fue adelgazando tu hilo de amor.

    Al brillar la luna sobre este planeta,
    los vivos ya cuentan, que tu eres la reina.
    Porque dignificas y al ser y alimentas.
    Que sin ti, agua viva,
    que sin tu existencia…
    No existe el planeta…
    Alondra

    22
    PINTURA CELESTIAL

    Contemplo los prados, verdes, amarillos, teñidos de blanco goteando de azul.
    Lloro de emoción.
    El paisaje penetra mi mente
    y se instala como un óleo eterno.
    Hay flores que bailan alegres, son policromías, de misterios infinitos, los tuyos mi Dios.
    Aves de pico rojo y cabeza azul, lapas que inspiran al mejor pintor.
    Manojos de rosas frescas de todos los colores inimaginables, para todos los momentos en el corazón.
    La tierna ranita anaranjada, luce sus patitas azules y un sapito azul la está cortejando.
    El agua serena se encuentra callada al igual que mi alma,
    emocionada está.
    Retrato de hojas secas pasan frente a mis ojos.
    Reflejos de árboles naranjas cayendo sobre el lago transparente.
    De magias y hechizado me dejas el corazón, ¡OH mi Dios!
    Un gusano verde, decorado de celeste y amarillo con rojo, exhibe su ropaje, orgulloso de existir.
    Se pasea tranquilo sobre una hoja en forma de corazón,
    que me evoca el amor de estos atardeceres rojos de profundidad absoluta, que sigo contemplando.
    Un árbol seco cubierto de girasoles amarillos, sirven de refugio a una familia de animalitos que ya van a dormir.
    Sigo extasiada por tanta belleza.
    Flores primaverales al otro lado del mundo,
    crepúsculos elevados,
    de blanca nieve que se funde con ese cerro azul.
    Flores, muchas flores a sus orillas,
    que me hacen temblar, recordar y llorar de emoción.
    ¡Que grande eres Dios!
    Te estoy viendo, en la flor roja que me enseña su pistón,
    donde nace la vida.
    En los colores vivos de la fresa, la uva y una dulce naranja.
    En este atardecer salvaje que embruja mi procedencia y me muestra una esencia,
    que se llama vivir.
    En ese gorrión de cabeza grande, de índigo color, de cuerpo verde con platino y alas champán.
    En el arco iris del pacto divino, que riega la tierra como un manantial.
    En ese puñado de hojas secas caídas en el suelo como una alfombra de paisaje.
    En esa catarata que baja la montaña,
    vertiendo sonidos de orgullosa espuma que no puede pasar desapercibida.
    En esa flor amarilla que muestra la riqueza.
    En ese camino adornado de árboles verdes, amarillos y rosados, en el pequeño almendro y en el arbolito blanco que me enseña la pureza.
    En esa niebla grisácea que acelera las emociones de mi corazón, que me hace ver lo fugaz de la existencia.
    En ese pequeño insecto rojo de manchitas negras, tratando de alimentarse de alguna flor.
    En ese amanecer alegre, que me hace suspirar.
    En el bello pavo real que abre su plumaje y parece mirarme con ojos celestiales.
    En esa flor con forma de estrella, roja, blanca y amarilla.
    En la manzana fresca y rosada de la selva.
    En las ovejitas blancas comiendo hierva fresca en la pradera.
    En los millones de seres que ahora están descansando.
    Mientras tanto Dios…
    ¿Que quieres que te diga?
    Si cuando sacaste tu caja de pinturas, tomaste la paleta y pintaste el óleo mas hermoso.
    Cuando vi la pintura terminada me di cuenta que mi vida estaba incluida.
    No pude evitar llorar…
    y solo puedo expresar…
    Gracias Señor…
    Por la belleza del planeta Tierra.
    Alondra

    23
    TUS MANOS ME FORMARON EN LA ESCALA MUSICAL

    ¡Dios mío!
    Tus manos me formaron en el vientre de mi madre.
    Extendiste tu luz y cubriste mi ser cuando aun no era.
    Pusiste sobre mí un toque de gloria y miraste el mundo a través de mis ojos.
    Soltaste lo que estaba atado para formar mi corazón,
    le agregaste una lágrima de emoción,
    volviéndose como un cristal transparente
    de sensibilidad absoluta.
    Agregaste a mi garganta múltiples cantos de alabanza y adoración,
    que corrieron por cada chakra de mi cuerpo.
    Así nació la escala musical.
    En el cuerpo etérico nació Do.
    En el cuerpo emocional nació Re.
    En el cuerpo mental nació Mi.
    En el cuerpo astral nació Fa.
    En el cuerpo etéreo nació Sol.
    En el cuerpo celestial nació La.
    En el cuerpo causal nació Si.
    Luego cubriste mi cuerpo de colores y formaste el aura.
    Ella me envuelve y me protege, dándome los dones,
    que necesito para ayudar a los demás.
    En el chakra mayor me cubriste de rojo,
    así nació mi energía vital.
    Pintaste de anaranjado mi segundo chakra,
    para madurar mi cuerpo emocional.
    El tercer chakra se vistió de amarillo,
    fortaleciendo mi salud mental y el plano físico.
    Regaste tu pintura verde sobre mi cuarto chakra,
    iluminando así mi cuerpo astral.
    En el quinto chakra me vestiste de azul,
    poniendo un manto en mi garganta,
    para poder entonar las notas de la escala musical,
    endulzando mi voz, en el cuerpo etéreo,
    para lograr así la integración básica
    del mundo físico, mental y psicológico.
    El color índigo se derramó en mi sexto chakra,
    en el núcleo de mi cerebro, haciendo sabio mi cuerpo celestial.
    Y por último cayó el color violeta sobre mi séptimo chakra,
    a la altura de mi coronilla, tocando la capa mas externa de mi aura,
    para hacerme brillar con tu luz angélica.
    Con estos elementos musicales, nací yo.
    Llena de color y sonido, que emerge
    desde lo más profundo de mí ser,
    hasta que yo vuelva a ser como ayer era.
    Hasta que la luz se adueñe de mí
    y vuelva a los brazos de Dios.
    Soy la escala musical, a punto de tocar y cantar…
    mi mejor canción.
    Cuando este frente a El cara a cara y el recoja la lágrima de agua,
    me convertiré en luz pura y seré una con El…
    Alondra.

    24

    PLANETA EN MOVIMIENTO

    Te has movido varios grados,
    por la inconciencia de los inclementes.
    Las venas de tus ríos dejaron de circular.
    El corazón de tus montañas se ha detenido
    en un suspenso mortal.
    Las tinieblas volvieron a cubrir la tierra.
    La luz oculto sus colores tornasoles.
    Nadie sabe a donde se fue.
    Atardeció y amaneció mas rápido de lo normal.
    Los días fueron acortados.
    Las aguas de los mares se secaron,
    quedaron al descubierto los abismos.
    Plantas, árboles y verdores, dejaron de dar sus frutos.
    Solo hojarasca seca extendiendo sus manos,
    pidiendo clemencia a una raza humana
    que ya no escucha.
    Las nuevas generaciones no saben amar…
    El sol y la luna perdieron su miraje.
    Su belleza no se admira como antes.
    Las estrellas dieron su último titilar.
    Los peces y las aves ya no revolotean
    la danza del cortejo.
    El hombre y la mujer perdieron su semejanza.
    La vida del planeta se fue desmayando,
    pero nadie puso atención a cada uno de sus síntomas.
    Ahora las naciones se dirigen hacia la oscuridad.
    Son ciegos guiando ciegos.
    Los brazos de la tierra ya no sostienen a la humanidad.
    El verde corazón del planeta fue despojado de sus ropajes,
    quedó desnudo, pero nadie lo ve.
    Se terminó la violencia, ya no hay ni amor ni odio.
    Ya no hay muros escritos de alabanza y salvación.
    El planeta dejó de respirar…
    ¿A quién iremos?…
    Alondra
    25
    HIMNO AL PLANETA
    Ya subamos la escabrosa cuesta
    el esfuerzo la cumbre despeja
    y se logra la fina portada
    del mismo cielo, con su azul mirada.

    Todos juntos marchemos unidos
    den alegres la grata bienvenida.
    Con himnos pletóricos de vida
    se proclama el triunfo de la restauración.

    Agua, tierra y montaña, triunfos de la vida,
    son los que luchan y la gloria llevan,
    impartiendo perseverancia verdadera
    al planeta que amamos, dando el corazón.

    Mas ya, en la cima, enverdece la tierra.
    El esfuerzo obtiene el deseado albergue,
    como una bandera de honor se yergue,
    el planeta bendito es vida y fraternal calor.

    El planeta es digno, tiene su propia cuna.
    Ostenta ya la dicha que gozan los inmortales,
    que nos habla de los triunfos que hoy logramos los humanos.
    Planeta de progreso, de luz, y libertad.

    Alondra

    26
    SIMIL DE LA MUJER, EL AGUA Y EL PLANETA

    Deseo que tus brazos me abracen, sin decir nada.
    Para sentir el toque del sentimiento que sin palabras expresa multitud de motivos para sentirme amada.
    Tu el planeta.
    Tu el agua.
    Y yo la mujer.
    Nos parecemos tanto.
    Somos dadoras de vida en un símil perfecto.
    Tus montañas pintaron mis ojos desde la primera vez que los abrí.
    Quedé impactada de tu belleza y ella embelleció mi alma.
    Sin palabras, hablaste con inteligencia a mis emociones.
    El bálsamo de tus aguas, le puso notas nuevas a mi corazón,
    sugiriendo encuentros nuevos en esta creación, para tu preservación.
    Donde tus manos me toquen como a dulce hierba fresca que despierta de su hechizo abriendo los pétalos a la verdadera vida.
    El agua, el planeta y yo la mujer, somos
    libertad, pasión, amor y fuego en busca de protección.
    Si he de vivir, viviré siendo yo, con mis errores y virtudes, ya que quien vive copiando a otros nunca vivió.
    Si he de morir moriré siendo yo.
    Con mis fracasos y victorias, con mis propias memorias, que plasmen la verdadera historia de mi vida.
    De vez en cuando me gustaría que el hombre despierte de su letargo, que vuelva a mirar la verdadera belleza que se encuentra en el agua, el planeta y yo la mujer.
    Si te dieras cuenta quienes somos en realidad.
    Solo serás libre cuando nos mires y nos valores como dadoras de vida.
    Cuando al fin te des cuenta que el agua, el planeta, yo la mujer y tu el hombre, somos el complemento de los universos.
    ALONDRA

    27
    VIDA DURA
    No me digas que tu vida es dura,
    porque no ganaste mucho esta semana.
    Porque apenas te alcanzó para los recibos del mes.
    No te quejes de que no te alcanzó para ir al cine, o la playa
    a darte un momento de recreación.
    No me digas que tu vida es dura,
    porque no tienes un carro nuevo o la mejor casa del pueblo.
    No me digas que todo es difícil, porque tienes gripe o un poco de estrés.
    ¿A eso le llamas vida dura?
    Yo te diré que es vida dura.
    Vida dura, es la vida de muchos niños en países olvidados,
    sentados sobre el polvo de la tierra,
    escarbando con sus pequeñas manitas, buscando alguna raíz para alimentar el grito del hambre que feroz arrebata sus cuerpos, bebiendo agua de la orilla de un pantano, porque los ríos están secos, mientras tu te duchas en el lujo del siglo.
    Vida dura es esa madre pariendo en un desierto sin ayuda médica,
    solo extendida a la divina providencia.
    Extiende sus brazos para recibir su criatura y no tiene con que abrigarla,
    mas que el calor de su desnutrido cuerpo.
    Vida dura es tratar de alimentar al bebé, pero no baja ni una gota de leche de sus flácidos pechos, porque su ser esquelético ya no tiene fuerzas.
    Vida dura, es tener por techo el firmamento, a veces unas cuantas latas viejas,
    que figuran parecer protección contra el frío invierno, mientras el agua se filtra por las hendijas, humedeciendo la cama de suelo, donde apenas si logran conciliar el sueño.
    Vida dura es llevar al hijo del vientre a la sepultura, porque murió la esperanza y la falta de alimento, no pudo retenerlo.
    Es esa mujer que llora, agredida y maltratada sin romper el silencio porque tiene miedo
    de que maten a sus hijos, porque solo conoce el desayuno de las amenazas,
    trabajando todo el día en la casa, atendiendo a los pequeños, sirviendo como empleada de su compañero, que no respeta que le ha llegado la regla y se adentra en ella como un salvaje desconsiderado hasta saciar su vulgar carne, luego la golpea y sin brindarle ningún placer, ningún agradecimiento, le dice, eres fea, tu no sirves para nada, después la vuelve a golpear y se burla en su cara, la cual esconde maquillada de sangre.
    Se queda anclada en la tierra de la obscuridad, cuya luz es densas tinieblas.
    Vida dura tiene el pobre, oprimido por los poderosos, por los gobernantes injustos que solo llenan sus arcas y sepultan toda una nación, donde solo sobreviven los corruptos, luego se refugian en otras naciones y se olvidan de la patria, desangrando la bandera, mutilando el escudo de la democracia, llevándose la fe de los jóvenes y matando la inocencia de nuestros infantes.
    Vida dura tiene el enfermo de cáncer, de sida, de depresión y soledad, que sufre el desprecio social muchas veces y otras el deseo inconciente de tener una familia que le diga te amo.
    Pero en sus adentros, en la hipocresía de la vida piensan… que es mejor que descanse en paz y lo justifican creando un Dios a conveniencia, poniendo cara de bondad dicen. Descánsalo Señor, pero la verdad es que están deseando que muera, porque lo consideran un estorbo y una carga material.
    Luego lloran, agradecen a su dios, se golpean el pecho y van a comulgar pensando que ya ganaron un pedacito de cielo.
    ¡Despierta sociedad!
    No me digas que tu vida es dura, si hoy te levantaste, tenias desayuno en la mesa, un autobús o un auto para salir de casa.
    Un buen trabajo o al menos la esperanza de hallar uno, pero no te falta nada.
    Abriste tu armario y evaluaste que color de traje vestirías hoy, después escogiste un buen par de zapatos.
    Esperas que llegue el viernes para compartir con tus amigos y amigas olvidando por un espacio los problemas de trabajo.
    Tienes libres los sábados y los domingos.
    Paseas con tu familia, vas a un buen restaurante, visitas la iglesia en familia, recibes regalos de cumpleaños, día de la amistad y otras ocasiones especiales.
    Yo te pregunto:
    Si has tomado tres días del año para hacer algo por tus semejantes.
    Visitar el hospicio de huérfanos para darle un regalo de cariño a ese niño o niña que no lleva tu sangre, pero es tu hermano.
    Visitar ese asilo de ancianos para dar ánimo al adulto mayor que no es nada tuyo, pero es tu hermano.
    Visitar a ese enfermo terminal para darle un abrazo, aunque no es nada tuyo, pero es tu hermano.
    ¿Crees que tienes vida dura?
    Ya vez, que no es así.
    Podría hilvanar palabras agradables,
    doblar mis rodillas y mi cabeza en el polvo,
    encender un millón de velas,
    hacer mil días de oración con penitencias y ayunos y nada lograría.
    No existe lugar para el clamor, si nosotros la raza humana, no despertamos la conciencia.
    Aunque yo derramé mis lágrimas ante Dios, mi llanto no será suficiente para llenar la copa de las bendiciones para las naciones.
    Tu y yo en cualquier momento podemos ser forasteros en tierra extraña.
    Que nos toque la mano de la conciencia.
    Que nos toque la mano de Dios.
    Dejemos de decir que nuestra vida es…
    Vida Dura.
    Alondra

    CONTRAPORTADA

    PALABRAS DE LA AUTORA
    Cuando comencé a escribir esta obra titulada Sinfonía del agua, sentí que caía sobre mí una unción.
    De repente caían mis lágrimas emocionadas.
    Mi ser inconciente resplandeció bajo una gran luz divina.
    Me di cuenta que esta obra nunca envejecerá porque el Agua es la sangre del planeta y de nuestra existencia.
    Que dentro de muchas generaciones la gran raza humana recordará esta Sinfonía del Agua, llevando en alto la bandera de la preservación de nuestro planeta.
    Quien quiera que seas tú y donde quiera que estés, te invito a luchar por preservar la vida del agua y del planeta.
    Todos vivimos en este planeta, por lo tanto debemos cuidarlo.
    Cuidarlo es amarlo.
    Amarlo es eternizarlo.
    Tarde o temprano cosecharemos lo que hayamos sembrado.
    Alondra

    CONTRAPORTADA
    ALONDRA GUTIÉRREZ VARGAS
    Cantautora, escritora y poetisa costarricense ha producido a la fecha 22 cd 2 Dvd y siete libros de poesía.
    Alondra es reconocida no solo por su esplendoroso arte
    a nivel nacional e internacional, si no por su altruismo y espíritu humanista a los mas necesitados
    Para pedidos
    88573737
    y 22653401
    Comentarios
    alondragutie@gmail.com
    MARCO LEANDRO PERIODISTA Y MANAGER
    ALONDRA