Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 19 octubre, 2017

Scroll to top

Top

González Iñárritu no cree que el cine sea un producto nacionalista

vuarnet

Iñárritu y Carlos Fuentes Alejandro González Iñárritu dijo hoy que se siente “orgulloso” de ser mexicano pero le tiene “sin cuidado” el cine de su país como “producto de venta nacionalista”.

En un coloquio con su compatriota el escritor Carlos Fuentes, en la Filmoteca de París, González Iñárritu explicó que el cine actual en México está formado por “un grupo de cineastas que han hecho esfuerzos individuales muy importantes” y que tratan “cosas profundamente íntimas, pero también muy universales”.

El director de Babel forma parte de una nueva generación de cineastas mexicanos, entre los que se encuentran Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, que han tenido “la oportunidad de explorar” y abandonar “la mentalidad del ranchito”.

Hay que “hablar de un cine universal y no andarnos con localismos”, prosiguió el director, quien reconoció haber aprendido de escritores como Carlos Fuentes, “que ha sabido tener bien plantados los pies en un origen pero también las alas necesarias para volar a dónde le dé la gana”.

El director, que acaba de terminar el rodaje en Barcelona de su cuarto largometraje, titulado Biutiful y con el español Javier Bardem como protagonista, subrayó su interés en el cine “como un fenómeno humano, una expresión humana universal”, donde se incluyen los cineastas de todo el mundo.

Las temáticas variadas de los últimos filmes de esa generación de cineastas muestran, en opinión del realizador de Amores Perros, películas que representan al cine mexicano pero que en realidad tienen un elemento “muy ecléctico”, que hace “imposible de definir” si eso es cine mexicano.

En la actualidad, las películas son “una orgía brutal, una orquestación de equipos que vienen del mundo entero”, lo que hace “muy difícil” determinar la nacionalidad del filme, “cosa que me encanta”, opinó.

González Iñárritu comentó también que prefiere que la buena literatura no sea llevada al cine, ya que tienen “lenguajes diferentes” y, en ocasiones, el resultado de una adaptación “puede resultar frustrante”.

Destacó las dificultades que entraña trasladar una novela a la gran pantalla, ya que “hay cosas que son imposible traducir en imágenes”.

Su conferencia se enmarca en la contribución de la Filmoteca de París a la celebración del Salón del Libro de París que, en esta edición, cuenta con México como país invitado.

Desde hoy y hasta el 30 de marzo, la Filmoteca ofrecerá un ciclo de películas mexicanas, seleccionadas por Carlos Fuentes, basadas en novelas francesas.

Comments

  1. racsolin

    Tu sabes de números y sus derivados checate esto,
    http://tinyurl.com/ddgf9c