Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 25 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Butaca VIP: Arráncame el Ariel

Arráncame la vida

Hay cosas que solo pueden pasar en México. Y entre más absurdas sean, mejor.

Tal vez la gente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas padece de déficit de atención y decidió que era momento de tener sus 5 minutos de fama.

No le vemos otra explicación. O tal vez sea exceso de estupidez.

El caso es que aunque aleguen cuestiones de reglamento o bien que fueron los resultados de la votación, deja muchisímo que desear su decisión que francamente, los pone en ridículo.

 Que alguien explique porqué la superproducción Arráncame la vida de Roberto Sneider, que fue elegida por la misma Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para representar a México en el Oscar, sólo recibió cinco nominaciones para el Ariel (Guión Adaptado, Vestuario, Maquillaje, Diseño de arte y Vestuario), quedando fuera de la terna a la Mejor Película y al Mejor Actor, por el trabajo multielogiado de Daniel Giménez Cacho como el General Andrés Ascencio. Ni que decir de la interpretación de Ana Claudia Talancón o del trabajo del director Roberto Sneider.

La producción más cara en la historia del cine mexicano no pudo entrar al selecto club de toby.

Una producción cara, exitosa en taquilla y critica, porque demostró que el dinero no está peleado con la calidad.

Pareciera que entre más alejado se esté del apoyo gubernamental (IMCINE), menos te toman en cuenta. Aunque generes inversiones, derrama económica y sobre todo, cientos de empleos.

Las incoherencias van mas allá.

 José María Yazpik fue ignorado para la categoría de Actor de Reparto por Sólo quiero caminar, trabajo que en España le mereció una nominación al Goya.

Todavía existen por ahí voces sorprendidas que protestan porque Rudo y Cursi tampoco haya sido nominada en la terna de mejor película. De hecho, siendo estrictos, varias de las 8 nominaciones que obtuvo la cinta son “un regalo”.

Simple y sencillamente no merecía tanta “atención” por parte de los miembros de la Academia.

Seguramente lo habran hecho para quedar bien con los charolastas y de paso con los Tres Amigos (Del Toro, Cuarón e Iñarritu), productores del filme.

Ni hablar del caso de películas que no se han estrenado comercialmente en México y que aspiran incluso a la terna de Mejor película.

Ni como ayudarles.

Comentarios

Comentarios