Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 18 Agosto, 2017

Scroll to top

Top

Buscará conquistar Entre Los Muros al Oscar

Laurent Cantet La película Entre les Murs de Laurent Cantet, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes en mayo pasado, representará a Francia en la competición por el Óscar al mejor filme extranjero, informó el Centro Nacional de Cinematografía francés (CNC).

El anuncio oficial de las películas candidatas al galardón, tras la selección definitiva de la Academia de los Óscar, es esperado en enero.

Entre les Murs, filmada enteramente dentro de un colegio, es una fascinante inmersión en el mundo escolar con un tono casi documental.

La película es la adaptación de una novela del periodista y profesor François Bégaudeau, que participó en la escritura del guión e interpreta el papel protagónico.

Cantet, de 47 años, se dio a conocer en 1999 con Recursos Humanos, dolorosa crónica del desempleo ambientada en una fábrica en crisis.

Entre los Muros ya ganó en el festival más importante de cine del mundo. Veremos si eso es suficiente para convencer a los académicos y al menos, obtener un lugar en la terna de Mejor Película Extranjera.

Por lo pronto, la película podrá ser vista en México como parte de la programación del VI Festival Internacional de Cine de Morelia a realizarse del 4 al 12 de octubre.

 

Comentarios

Comentarios

Comments

  1. Jorge O.

    Ayer, después de mucho tiempo, fui al cine a ver “Entre los muros” o “La clase”, del director francés Laurent Cantet. No me quiero referir al argumento, a sus premios o a las críticas favorables que ya se han escrito. Quiero escribir sobre las reflexiones que me ha producido.
    Soy un docente maduro, de Mar del Plata, Argentina y desde hace varios años trabajo en el sistema educativo oficial. Quiero escribir sobre el múltiple fenómeno socializante de la educación.
    La educación pública en la historia cercana de mi país tuvo distintos períodos, con distintos objetivos desde el gobierno de turno:
    – 1870 – 1940: Se buscó extender la enseñanza elemental para conseguir una uniformación de la población ante el fenómeno de la inmigración europea. Saber leer era una habilidad envidiada. Cultura del folletín, el libro, el diario. Los gobiernos creyeron que necesitaban ciudadanos ilustrados y buscaron aumentar el capital humano.
    – 1940 – 1990: El mundo estaba dividido entre “los buenos” y “los malos”. En la escuela el maestro era el portador de los saberes, que eran entregados como herramientas a los alumnos para que estos se labraran un seguro porvenir, dependiendo de su sola voluntad. El progreso y el ascenso social eran posibles y aún seguros para los más capaces. Las actividades sociales eran múltiples y los clubes sociales y deportivos tenían mucha concurrencia, se hacían desfiles y reuniones públicas. Los gobiernos perdieron de vista a la educación como prioridad en los gastos.
    – 1990 – 2009: En el mundo cayeron el comunismo y el neoliberalismo. La globalización termina con las seguridades de fuentes de trabajo y los trabajadores cambian fácilmente de lugar de trabajo. Aumenta la informalidad y el trabajo “en negro”. La institución familiar se desmorona, por separación y/o divorcio de los padres, etc. En la escuela se busca teóricamente hacer posible el diálogo maestro – alumno. El aislamiento social de jóvenes y adultos está fomentado por el uso autista de la televisión, los juegos electrónicos, la informática y la decadencia de los servicios sociales de clubes y otros centros. Auge de las adicciones.
    Los gobiernos caen en la cuenta que cuando más ignorante y empobrecido es el pueblo, más fácilmente se lo maneja. No existe un modelo buscado de país.

    A pesar de la crisis económica mundial actual, si el gobierno argentino quisiera mejorar la tarea educativa, debería:
    – Asumir la necesidad de la protección, formación y diálogo con los niños y adolescentes.
    – Reconocer la función socializadora de la escuela, que reemplaza y/o cubre múltiples carencias institucionales (familiares, sanitarias y sociales).
    – Aprovechar, potenciar, capacitar y favorecer la tarea de los maestros y las escuelas.
    – “Adoctrinar” y formar amplia y profundamente a los directivos de las escuelas según el modelo de alumno y de país que se busca conseguir.