Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 23 octubre, 2017

Scroll to top

Top

Natalie Portman presenta su cortometraje en Venecia

vuarnet

Natalie PortmanAnte la sequía de estrellas que este año sufre la Mostra, todos los flashes se concentraron en la actriz israelí Natalie Portman, quien concursa en la sección de cortometrajes con Eve, interpretado por dos figuras de antaño, Lauren Bacall y Ben Gazzara.

La protagonista de  ha iniciado una paralela carrera como guionista-realizadora, en la que pronto veremos otro cortometraje, integrado en un trabajo colectivo sobre la ciudad de Nueva York titulado New York, I Love You, que se proyectará dentro de pocos días en Toronto.

Portman -quien espera en un futuro combinar realización y actuación- explicó que siempre ha tenido la inquietud de escribir y dirigir, pero que no tiene prisa en dar el salto al largometraje. Ahora trabaja en la adaptación de la autobiografía del escritor israelí Amos Oz.

Mientras tanto, en la desolada sección oficial, tres nuevos títulos se sumaron a la poco afortunada carrera por el León de Oro de la Mostra de Venecia 2008.

Sobre el papel, parecía más interesante la propuesta del alemán Werner Schroeter, Nuit de chien, basado en una novela de Juan Carlos Onetti, pero éste provocó un nutrido abucheo de espectadores huyendo de la sala.

Mejor suerte tuvo Teza, cinta de tintes autobiográficos del etíope Haile Gerima, sobre su atribulado país, mientras que la rusa Bumaznyj soldat  tampoco levantó muchas pasiones.

 

Werner Schroeter

Un realizador alemán para una película  con reparto mayoritariamente francés, producida por el portugués Paulo Branco, y basada en un relato -basado en un episodio de la Guerra Civil española- del uruguayo Juan Carlos Onetti, que a tenor de los improperios de los periodistas que abandonaban la sala haría bien en no levantar la cabeza para echarle una ojeada.

Para esta noche es la novela de Onetti que este “ex vanguardista” alemán se ha ocupado de ofender a base de grandilocuentes simbolismos, que van de lo religioso a lo sexual, y pretenciosas imágenes, en medio del caos.

El protagonista de Nuit de chien Ossorio (Pascal Greggory), llega a la ficticia ciudad de Santamaría (la cinta se rodó en Portugal), envuelta en la descomposición de la derrota, donde conviven refugiados, enfermedades y milicias enfrentadas. Allí, durante una sola noche, trata de encontrar a sus antiguos compañeros de armas y a la mujer que ama. Es cierto que aunque la sala del cine casi se vació, algunos de los valientes que quedaron -amantes sin duda del “cine de autor” en su acepción más peligrosa- aplaudieron al final de las casi dos horas de proyección.

Haile Gerima

El cine africano está representado este año en la competencia veneciana por Teza, del etíope Haile Gerima, la historia de un médico etíope, Anberber, que regresa a su país natal después de haber estudiado en Alemania, durante el represivo régimen marxista de Mengistu Haile Mariam,  y se ve confrontado al intentar mejorar la sanidad en su país con la dogmática cerrazón de los políticos en el poder y la guerra civil.

La cinta, tal vez excesiva en su metraje (140 minutos), ha sido financiada mayoritariamente por Alemania y Francia.

La acción del filme ruso Bumaznyj Soldat (Paper Soldier), de Aleksei German Jr., tiene lugar a principios de los años 60, y su protagonista es también un médico, que forma parte del equipo que entrena a los jóvenes destinados a convertirse en los primeros cosmonautas de la Unión Soviética.

Paper Soldier

Este reside en Kazajhstan, donde se encuentra la base de Baikonur, y tiene que asumir las contradicciones de intentar ayudar a quienes se enfrentarán a una misión más que arriesgada, de la pueden nunca volver, y en lo personal de tener lejos en Moscú a una esposa que desea ser madre y sobre el terreno a una amante. Aquí también nos encontramos ante una historia -que en su estilo visual de largos planos-secuencia recuerda a su compatriota Alexander Sokurov– reservada a los amantes del cine alternativo.