in , , ,

El cine italiano empieza con el pie izquierdo en la Mostra

Ferzan OzpetekLa primera película italiana proyectada en la sección oficial del festival de cine de Venecia, ha dado nuevos argumentos a quienes han criticado que este año la Mostra está marcada más por el nacionalismo que por la calidad.

Un giorno perfetto, dirigida por el director italiano de origen turco Ferzan Özpetek, muestra a Antonio, encarnado por Valerio Mastandrea, y a Emma, su esposa, que interpreta Isabella Ferrari, actríz que en 1995 ya ganara en Venecia la Copa Volpi a la mejor actuación femenina.

Emma intenta separarse de Antonio, quien intenta evitarlo por todos los medios, incluida la violencia física. Pero, sorprendentemente, el filme no aborda la cuestión como un problema social, el de la violencia de género, sino que lo trata como un mero suceso.

Incluso, el director se despega del problema social de la violencia de género al plantear la trama en el ámbito del asesino psicópata. “Desear a una persona de la forma que se muestra en un Giorno perfetto es una cosa que me fascina mucho. No se comprende quién es la víctima y quién el verdugo”, dice Özpetek.


Isabella Ferrari

Durante la película, ese “deseo” del que habla Özpetek lleva a Antonio a golpear a su esposa, acosarla, intentar violarla y matar a los dos hijos del matrimonio. Özpetek asegura que al final “el único verdugo es la vida” y que su pretensión ha sido que el espectador “intente comprender” las acciones de los personajes.

“En los periódicos se puede leer acerca de ‘monstruos’ que matan y de cosas horribles que pasan, pero la película muestra el espíritu de estos ‘monstruos’ que, después de todo, son personas como nosotros”, añade Özpetek.

El turco-italiano se deja llevar por lo melodramático e introduce elementos secundarios, relacionados con el trabajo de su protagonista, del todo superfluos. Falta emoción, y aunque ha sido -según confesaba en rueda de prensa- su intento el de humanizar a un psicópata, hasta convertirlo también en víctima, lo que vemos en pantalla deja que desear y plantea no pocos motivos de discusión.

En pocas palabras, no ha gustado esta propuesta italiana.

En la sección oficial también se ha visto Dangkou (Plastic City), del director chino You Lik-way, ambientada en un barrio de Sau Paulo (Brasil), con una fuerte inmigración japonesa.

 Yu Lik-Wai

La película debería mostrar el mundo de la corrupción y el mercado negro de las falsificaciones piratas, controlado por las mafias en complicidad con los políticos.

Sin embargo, esa trama es difícil de seguir en la película, que desde el primer momento se muestra más como un trabajo de “video-arte que como cine. Así lo reconoció su director en rueda de prensa cuando explicó que Dangkou no pretendía mostrar una cuestión social de forma real, sino a través de “una propuesta informal”.

Lik-way ahondó en esa opinión cuando dijo que lo que más le había costado era encontrar “la forma”. Una forma que al final lleva a una descomposición de la realidad tal que la película llega a desentenderse de la trama para mostrar en imágenes artísticas viajes alucinógenos y batallas urbanas más propias del cómic y del dibujo animado que del cine.

La pregunta que queda siempre en el aire con este tipo de películas es si deben ser proyectadas en un festival de cine o en un museo de arte contemporáneo.

Otra de las grandes decepciones en la sección principal del festival ha sido la participación de Barbet Shroeder con Inju, la bête dans l’ombre. Una obra de suspenso que ha sido condenada de forma unánime por la crítica.

Barbet Schroeder

La película trata sobre Alex Fayard, un autor de éxito de novelas policíacas que viaja a Japón e intenta conocer a un misterioso colega suyo, el mejor escritor del género en ese país, pero al que nadie conoce.

La cinta simple y sencillamente es infame, las partes de suspenso no lo son, terminan incitando a la risa y no corresponde al nivel mostrado por este director en anteriores trabajos.

Las primeras jornadas de esta 65 Mostra no han brindado la película redonda que todos esperan en un festival de esta trayectoria e importancia. Hasta el momento, sólo Guillermo Arriaga ha pasado con éxito la prueba ante público y crítica.

Se discute también la amplia presencia italiana en diversas secciones (cuatro títulos en la oficial), sin que la calidad del cine italiano actual parezca justificarlo, pero sobre todo se echa de menos el glamour de los años precedentes, donde cada día había un desfile de estrellas por los canales de Venecia hasta llegar a la alfombra roja.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Kevin Spacey se va a la Luna

Jennifer Aniston se esconderá de Brad Pitt en Toronto