Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 23 octubre, 2017

Scroll to top

Top

Toda una fichita resultó ser el ex novio de Anne Hathaway

vuarnet

Anne HathawayEl italiano Raffaello Follieri, ex novio de la actriz Anne Hathaway, fue arrestado y acusado por las autoridades federales de Estados Unidos de fraude y lavado de dinero, informó la fiscalía federal en Manhattan.

Follieri presumía ante sus potenciales clientes adquirir en Estados Unidos propiedades de la Iglesia Católica a buenos precios, gracias a las buenas conexiones que tenía en el Vaticano, lo que le permitió estafar cientos de miles de dólares a inversores.

El italiano, de 29 años de edad fue acusado de una docena de delitos relacionados con transacciones fraudulentas y lavado de dinero, delitos que contemplan una pena de hasta 20 años de cárcel y cuantiosas sanciones económicas.

Las autoridades federales alegan que, entre junio de 2005 y junio de 2007, el italiano dirigió un plan fraudulento para captar fondos con el presunto objetivo de adquirir propiedades religiosas a precios de ganga. Follieri explicaba a los inversores que el Vaticano le había designado formalmente para gestionar sus asuntos financieros y que incluso el Papa le recibió en Roma.

La fiscalía explicó que, en realidad, las conexiones del acusado se reducían a un administrativo empleado en el Vaticano a quien pagaba; a un pariente de un antiguo funcionario de la Santa Sede que contrató y a un periodista que trabajaba en una publicación italiana.

Follieri también había mantenido algunas reuniones con miembros del clero y había realizado algunos viajes con monseñores.

En base a las engañosas explicaciones sobre sus vínculos con el Vaticano, el italiano logró acceder y utilizar cientos de miles de dólares que le confiaron algunos inversores, y que le permitieron llevar un lujoso estilo de vida. Entre otras comodidades, disfrutar de un opulento apartamento en Manhattan, con un alquiler mensual de 37 mil dólares.

También se hacia cargo de los gastos médicos de su novia y sus padres, incluido un servicio de visita médica a domicilio que le costaba unos 30 mil dólares. A todo eso se añadían las salidas a restaurantes de lujo, un exquisito vestuario y el uso de aviones privados para viajar a diversos lugares del mundo.

Los fondos que conseguía con sus artimañas los transfería a una cuenta bancaria en Mónaco, que él mismo controlaba.

Hacia finales de 2006 el plan fraudulento comenzó a hacerse más evidente, lo que llevó a que el principal inversor cortase su relación con el italiano.

Follieri había sido detenido ya en abril pasado por la policía neoyorquina, después de entregar un cheque falso por 250 mil dólares.

El ex novio de la protagonista de El diablo viste a la moda ha estado envuelto además en otros escándalos y el multimillonario Ron Burkle presentó una demanda en 2007 en su contra, por haber despilfarrado más de un millón de dólares para pagarse un lujoso estilo de vida.

A todo esto, sorprende que el tal Raffaello Follieri haya encontrado a gente tan…inocente.

Bien por la Hathaway que lo mandó a volar.