Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 20 Agosto, 2017

Scroll to top

Top

Censuran en México cinta de Ang Lee

Con la novedad de que Artecinema vuelve a hacer de las suyas. Ahora la víctima fue la cinta Lust Caution de Ang Lee, la cual llegó mutilada a México.

Al respecto, Alejandra Robledo, directora de publicidad y mercadotecnia de Artecinema, distribuidora del filme, tiene una sensacional explicación.

“Existen dos versiones de la película: la versión internacional y la original. El FICCO (Festival internacional de Cine Contemporáneo de la ciudad de México) sacó la versión original (de 151 minutos) y en el estreno comercial se sacó la versión internacional, que viene un poquito más recortada, es de 136 minutos, porque la gente luego no está acostumbrada a durar tanto tiempo viendo una película”, expresó en entrevista.

Robledo también comentó que se proyectó la versión original a principios de año en el FICCO porque el público que asiste a ese festival es diferente a los cinéfilos que van a las salas.

“Es un festival de cine contemporáneo donde la gente que asiste creemos que es el público adecuado para este tipo de cortes; es un público más cinéfilo, ¿no? En un festival siempre la gente investiga más sobre el tema y sabe quién es Ang Lee, y ya en un tema comercial la gente no lo sabe”, dijo.

Desconocemos si efectivamente hayan adquirido la “versión internacional” o sea la “versión Artecinema”. Pues en más de una ocasión se han escudado diciendo que así compraron la película cuando han sido ellos mismos quienes la mutilaron arbitrariamente.

Por lo pronto, las justificaciones que ofrece su directora de prensa son realmente estúpidas.

La señorita Robledo tal vez no tiene ni idea de donde labora.

Que alguien le avise que practicamente desde su nacimiento, Artecinema se especializó en traer cine no comercial, incluso hasta la fecha lo sigue haciendo, tan es así, que Artecinema es una de las principales proveedoras de material a la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, el festival itinerante más importante de su tipo especializado en exhibir cine de autor.

Y hasta donde sabemos, la película de Ang Lee no tiene una orientación comercial, es de un caracter más alternativo.

Otra cosa que Alejandra Robledo omite es que la distribuidora para la que trabaja periodicamente trae películas que llegan a rebasar las tres horas de duración. Por poner un ejemplo tenemos Inland Empire de David Lynch.

Tampoco se justifica que casualmente esos 15 minutos que Artecinema le quitó a Lujuria y Traición corresponden a escenas de contenido sexual, pues ellos mismos han sido los responsables de traer películas como Shortbus.

Creo que la señorita Robledo se vio acorralada y al no saber que decir, metió muy feo la pata, peor aún, le faltó al respeto a la amplia comunidad de cinéfilos que buscan ver cine COMPLETO y de calidad. Alejandra Robledo no es la culpable, ella solo da la cara por la empresa y lleva poco tiempo laborando ahi. Quienes si deben de dar explicaciones son los directivos.

Ya no solo los políticos nos quieren tratar como niños chiquitos decidiendo lo que nos conviene consumir o no.

Nosotros si tenemos memoria. Y no es la primera vez que la distribuidora mexicana Artecinema se quiere pasar de lista censurando o haciendole el favor a las cadenas de cine de recortar el tiempo de duracion de una pelicula.

A quien menos le conviene que una cinta dure más de dos horas es a las cadenas exhibidoras, pues si le añadimos los 15 o 20 minutos de comerciales y trailers, son menos las veces que pueden programar una pelicula por sala y por ende, menos la gente que pueden meter al día. Pero es bronca de ellos, no del público.

Ya basta que nos quieran ver la cara de tontos.

Comentarios

Comentarios

Comments

  1. Patrick

    Alejandra Robledo es el perfecto ejemplo de cuando a un inepto le dan un trabajillo de autoridad, (¿sabra dios porque?) se pierde y no sabe que hacer. Este no es el primer caso de tonterias que hace la señora y ademas es tan pero tan despota con la gente. No se vale que de estos personajes dependa el destino de grandes cintas.