Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 25 septiembre, 2017

Scroll to top

Top

Comparan en Berlin a Fernando Eimbcke con Wenders y Jarmush

Daniela Valentine, Fernando Eimbcke, Diego Cataño y Juan Carlos Lara presentaron el filme Lake Tahoe, que compite por el Oso de Oro.La crítica y el público tienen opiniones diferentes sobre Lake Tahoe, la segunda cinta de Fernando Eimbcke, que presentó el cineasta mexicano en la Berlinale, pero ambos coinciden en una cosa: es arte.

“Cinematográficamente nos lleva a los años 80, con imágenes largas, tomas de enlace, fachadas y terrenos baldíos en los que de repente alguien cruza, y que recuerdan a Wim Wenders o a Jim Jarmush”, resume el crítico Thomas Lindemann.

En Lake Tahoe, que compite por el Oso de Oro, el joven Juan (Diego Cataño) va de un lado a otro por un pequeño puerto mexicano que parece abandonado por Dios. En su camino se encuentra no sólo con él mismo, sino con un par de amigos y con una especie de amor.

“A nivel de actuaciones, creo que hasta ahora es lo mejor. Tiene una forma de hacer cine viejo, muy bueno a mi parecer, pero con recursos de antes. Eso es valiente en estos tiempos en que la pantalla grande está corrompida por la televisión”, agrega el italiano Rafaele, un productor de 60 años.

De acuerdo con valoraciones de la prensa y del público, Eimbcke rompe con los estereotipos del cine mexicano y utiliza recursos artísticos que hacen experimentar una película de otra forma, como fondos negros con sonido.

Esta es la segunda ocasión que Fernando Eimbcke participa en la Berlinale, pues en 2003 fue invitado a la sección Talent Campus

“Podíamos ensayar una escena por dos o tres horas, pero si la cámara está mal puesta había que repetir todo”, dijo Eimbcke.

“Los momentos más importantes de la película se cuentan fuera de campo. He decidido relatar tanto con el sonido como con la imagen. No hay música en mi película. Pero se escucha el viento, las puertas que cierran”.

El director mexicano confesó que durante su participación en el Talent Campus de la Berlinale, en 2003, vio una película de Yasujiro Ozu, la que influenció de manera directa sus dos largometrajes (Temporada de Patos y Lake Tahoe).

“Esos planos fijos no existirían en mi obra si no fuera por él”, aseguró.

Comentarios

Comentarios