Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 21 Agosto, 2017

Scroll to top

Top

Presenta Reygadas en México su “Luz Silenciosa”

Carlos Reygadas puede llegar a ser un realizador muy complejo, pero en la vida real es una persona sencilla que no se da el lujo de perder el piso. Foto: Paulo Vidales / Imagen LatenteMORELIA.- Carlos Reygadas llegó al 5º Festival Internacional de Cine de Morelia para exhibir por vez primera y de forma masiva su último trabajo al público y medios de comunicación.

En charla sostenida en centrico hotel de esta ciudad, Reygadas reveló que para filmar Luz Silenciosa, no dejó nada a la casualidad. De hecho, el elegir al pueblo menonita tuvo una fuerte razón de ser.

“Me pareció que la comunidad menonita era propicia para la abstracción. Los había visto desde niño. Eran guías de cacería de mi familia, en Durango y Zacatecas. Por otro lado, tengo un tío que tiene un rancho en Chihuahua, y que ha trabajado con ellos. Siempre me habían llamado mucho la atención. Sobre todo, el aspecto plástico de su vida: el cielo impresionante sobre el campo de Chihuahua, la forma en la que construyen sus casas, y esos hombres tan blancos pero con la piel destrozada por el sol, el frío y el polvo.

Y, claro, la manera de vestir, sobre todo de las mujeres. Es increíble ir en coche y ver a un grupo de mujeres menonitas a doscientos metros, caminando con esos sombreros y con el viento soplándoles en los vestidos floreados.”

La idea era atractiva. Pero no fue nada fácil para Reygadas el ganarse la confianza de los menonitas. De hecho, poco faltó para que abandonara el proyecto.

“Es una sociedad muy cerrada. Mi tío que vive en Chihuahua me presentó a un pastor de las comunidades más conservadoras. Pasé varios meses hablando con él y me llevaba a ver gente, pero en esa región, que es muy al norte, casi no hablan español. Hubo un momento en el que pensé que esta película no se podía hacer.

Mucha gente no quería saber de mí; ellos prohíben todo contacto con la tecnología, además de la reproducción de la imagen del ser humano. Por fortuna empecé a tratar a otra comunidad de gente mucho más abierta. Así conocí a Cornelio Wall, el protagonista de la película, que tiene un programa de música country en la radio en Cuauhtémoc. Con él se me abrieron muchísimas puertas.”

Luz Silenciosa se distingue por el poder de sus imágenes. Y esa fue otra parte que el director de Japón cuidó al momento de plasmarla en celuloide.

Carlos Reygadas llegó al Festival de Morelia visiblemente entusiasmado por el meteórico ascenso de su película Luz silenciosa, que además de obtener el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes y haber sido elegida para representar a México en la justa por el Oscar, obtuvo recientemente el premio de la Federación Internacional de Críticos Cinematográficos (Fipresci) en el Festival de Cine de Río de Janeiro. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

“Me gusta filmar personas y lugares poderosos, porque así, aunque seas mediocre o la película te salga mal, por lo menos estás viendo algo interesante. Lo estético fue un factor determinante, pero más todavía fue darme cuenta de que se trata de una sociedad tremendamente homogénea. No hay clases sociales, y en lo físico también son todos muy parecidos. Era ideal ubicar mi historia en ese contexto porque podía abordar a los personajes de una forma arquetípica”.

A propósito de las relaciones que se establecen en la propuesta de Reygadas con un cine naturalista, tanto por el manejo de las historias, el trabajo con gente común en lugar de actores y las mismas locaciones, el cineasta expresó: “la mayoría de los cineastas siempre dicen que su película quedó pero de lo que ellos imaginaban, en mi caso es al revés, siempre pienso que la película queda mejor de lo que imagine, pero no gracias a mí, sino porque la gente que participa comete accidentes y te dan regalos inesperados que yo con mi imaginación no hubiera podido lograr y eso pasa en la naturaleza. Cuando tú estás dejando que la vida misma te dé regalos o estas dispuesto a recibir sus sorpresas, siempre hay cosas maravillosas”.

Algo que llama la atención de la película es su “peculiar” banda sonora, la cual usa únicamente los sonidos de la naturaleza.

“Yo pienso que, estrictamente hablando, la música no pertenece al arte cinematográfico, pero es hermosa la música con imágenes de todas formas, entonces en mis otras películas la he usado, porque me parece muy hermoso, eso sí nunca he hecho música comentada, la típica música de misterio o de tristeza, pero en esta película sentí que no era necesario, porque el lugar suena tan bien que no quise desperdiciar ningún momento real de sonido para poner música encima.”, aseguró el cineasta mexicano.

Este detalle del sonido tuvo bastante que ver al momento se darle un nombre a la película.

“Hay una especie de silencio muy hermoso en Chihuahua, no hay ruidos fuertes por lo tanto oyes los ruidos pequeños y es hermoso la cuestión auditiva ahí. El título de la cinta surgió de forma espontánea, sin pensarlo tanto, llegó con simplemente estar en las locaciones donde se rodaba la película”.

Carlos Reygadas se suma al grupo de cineastas mexicanos que en últimas fechas han tenido muy buena participación en el circuito internacional de festivales, y aunque ha desarrollado su carrera de manera un tanto independiente a la escena mexicana, afirma que su trabajo no tiene el deseo de ir a contracorriente de nada: “he hecho mis películas, desde la primera hasta ésta, siguiendo un sentimiento y necesidad interior. La forma en que hago las cosas en cuanto a la puesta en cámara y el lenguaje es una cosa intuitiva que hago cerrando los ojos e imaginándome el sentir del plano”. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Reygadas también se pronunció acerca de ser el embajador de México en la carrera por conseguir un lugar en el Oscar, hecho que agradece pero que no le entusiasma del todo, pues cree que hay demasiados intereses de por medio.

“Estoy muy agradecido con la Academia Mexicana que haya elegido la película, pero lo que es el Oscar en sí mismo es un premio del que yo tengo muchas dudas, es una auto celebración del sistema norteamericano, sólo toman películas de otras partes para darse un baño de calidad.

Y desde luego que los premios de Cannes son más importantes, es estadística, tú ves la historia de los más grandes realizadores del mundo y la gran mayoría en su vida se sacó un Oscar pero han ganado varias veces premios en el festival francés. En contra parte, la mayoría que ha ganado algún Oscar son gente que existió en el momento que hizo la película y ya, no trascendió a más”.

Sobre el discurso del presidente Felipe Calderón en la inauguración del evento, Reygadas dijo sentirse indiferente ante las delcaraciones de los políticos, pues para el, “una accion dice mas que mil discursos”.

A Reygadas le parece ridículo que el presidente se jacte del apoyo económico al cine mexicano que ha dado la reforma al ISR y por otro lado los diputados estén pensando en anular ese beneficio.

“De pronto oigo rumores de que la famosa reforma al artículo 226 de la Ley de Impuesto sobre la Renta pretende ser anulada a un año de su existencia. Me parecería una tontería absoluta que no se den cuenta de que no se trata de pagarle peliculitas a unos chavillos para que se diviertan, sino que hay un valor estratégico a nivel Estado muy importante en el cine. Espero que se mantenga esto a largo plazo porque el tipo de reformas como la 226 valen mil veces más que todos los discursos o buenas intenciones”.

Carlos Reygadas ahora se concentrará en la exhibición de su película a lo largo del país, comenzando en la ciudad de México donde se estrenará el 12 de octubre próximo.

Comentarios

Comentarios