Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 29 Junio, 2017

Scroll to top

Top

Encanta Cochochi a Venecia

Diego Luna es el productor de la cinta dirigida por los mexicanos Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas. Los tres aparecen en esta imagen captada en Venecia.Cochochi, dirigida por los mexicanos Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, encantó a la audiencia del Festival de Cine de Venecia, donde fue aplaudida por su conmovedora autenticidad.

Elogiado por la crítica al término de la proyección a la prensa, el filme mexicano, primer largometraje de los dos jóvenes cineastas de 27 años, casados en la vida real y fotógrafos de formación, compite en la sección Horizontes, la más innovadora

La película, la única latinoamericana seleccionada para una sección oficial y que no ha sido estrenada aún en México, fue filmada en su totalidad en el valle de Okochochi, al norte del País, y la mayoría de los diálogos se desarrollan en lengua indígena rarámuri.

La experiencia de vida de dos chicos indígenas hermanos, Antonio y Evaristo, que pierden el caballo del abuelo durante una travesía para entregar unas medicinas a un pariente que vive al otro lado de la sierra, es narrada con simplicidad, frescura, afecto y un sorprendente respeto.

“Es un cine con integridad, hecho con el corazón, que es consecuente con lo que somos nosotros”, declaró Diego Luna, fundador de Canana Films junto con su amigo Gael García Bernal, quienes producen la película al lado de Pablo Cruz y Donald Ranvaud de Buena Onda Américas.

Las imágenes de un México desconocido, despoblado, perdido entre las montañas y los altos picos, entre cascadas y valles de piedras inmensas, con amaneceres colmados de neblina y gente sencilla que trabaja la tierra, resultan sorprendentes para el público europeo, acostumbrado a las historias ambientadas en las grandes metrópolis del continente.


Antonio y Evaristo, los dos pequeños protagonistas de Cochochi

“Esta historia tiene que ver con un proceso que se vive en México, con el deseo de huir de la ciudad grande y desagradable”, sostuvo Guzmán, de origen dominicano, quien pasó junto con Cárdenas un año con la comunidad indígena antes de iniciar el rodaje, logrando así establecer una amistad con los chicos, quienes participaron de alguna manera en el guión y en el desarrollo de la misma historia.

“Cochochi cuenta una realidad de México que no se ve. Son mundos ignorados y olvidados”, comentó por su parte Cruz, quien trabaja con el inglés Ranvaud, conocido “cazador de talentos”, y entre los fundadores de la Escuela de Cine de Cochabamba, en Bolivia.

Como en un documento antropológico, los directores emplearon un equipo reducido, rodaron la mayoría de las escenas una sola vez con una cámara de 16 milímetros, lo que les permitió “llegar al alma de los personajes”, según admitieron.

Espectaculares paisajes se dejan apreciar a lo largo de la cinta, donde sus protagonistas viven en comunión con la naturaleza

“El filme fue poco a poco construyéndose. Hay escenas que se escribieron pocos días antes de filmarlas, porque algunos de los personajes reales con los que contábamos se desaparecían, entonces tocaba modificar la trama, por lo que al final llegamos a filmar lo que sucediera”, indicó Cárdenas.

“La secuencia del juego de pelota la teníamos escrita desde el inicio, pero no ocurría, la posponían y la posponían continuamente. ¡Sucedió sólo el último día de filmación, una sorpresa!”, anotó la cineasta al describir el original proceso de filmación.

La evolución de los dos chicos, uno de los cuales decide dejar la escuela pese a haber ganado una beca, mientras el otro prosigue los estudios, y la manera con la que los dos abordan la pérdida del caballo, representa no sólo un viaje dentro la naturaleza, sino también al corazón de la juventud indígena de América Latina.

Comentarios

Comentarios