Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 28 Abril, 2017

Scroll to top

Top

Hollywood tiene miedo a la revolución digital: Rick McCallum

Rick McCallum, fotoRick McCallum, productor de los 6 episodios de ”Star Wars”, afirmó que el cine lleva 20 años de retraso, ya que con la tecnología actual el público debería poder ver películas de una calidad impresionante.

McCallum, una de las grandes voces de Hollywood en favor de la revolución digital, señaló que “llevamos 15 años haciendo este cine sin la ayuda de los estudios; ha sido una larga lucha que nadie ha podido detener. Básicamente es hora de que todo el mundo se meta en lo digital, porque es el futuro y llevamos ya 20 años de retraso”.

Cuando George Lucas aún no había decidido retomar la segunda trilogía de “La guerra de las galaxias”, McCallum ya andaba tras un método de filmación digital que eliminara los problemas del rodaje diario y la incógnita que representa el celuloide.

Al encontrarlo, lo puso en manos de George Lucas para implementarlo en tres películas.

 “A la hora y media de rodar ya estabamos editando”.

McCallum ha recordado cómo hace años desde su equipo se dieron cuenta de que “era absurdo hacer películas con tantos efectos visuales como hacíamos nosotros, porque no sólo tardábamos tres años en hacer la película sino que además llegaba al cine y no se veía nada”.

Esa situación se debía a la baja calidad de los propios cines, por lo que en 1995 exigieron a las salas que estuvieran dotadas de instalaciones para cine digital si querían exhibir sus películas.

Fue entonces cuando se dieron cuenta de que “la gente estaba dispuesta a viajar hasta 500 kilómetros para ver y oír en digital”, y vieron “el filón”.

Star Wars, filmada y proyectada digitalmente episodios I,II y III

El productor ha incidido, además, en el abaratamiento de costos en relación a los sistemas de grabación tradicionales, como 35mm.

Y lo ha hecho con un ejemplo bien conocido por él: mientras el último episodio de “La Guerra de las Galaxias” costó 113 millones de dólares, se habrían gastado 2,8 millones sólo en el negativo de la película. A ello habría que sumar los costos en distribución y, sobre todo, en realizar las copias.

McCallum, que recibió en el galardón internacional ‘TEA Comunidad de Cine’, en el marco de la Semana Internacional de Cine, Música y TV en Alta Definición (TEA07) que se realiza en Zaragoza, España, explicó que el cine digital es el futuro, aunque a su juicio la industria del séptimo arte en Estados Unidos ‘está asustada y con miedo’.

Indicó que esta industria, al no superar ‘ese miedo al cambio’, está perdiendo el respeto al público, al que no se le permite ver cine ‘de mucha calidad’, una situación en la que los directores de fotografía también tienen parte de culpa, ya que muchos de ellos son reticentes a trabajar en digital porque el sistema fotoquímico lo encuentran ‘mágico’.

A pesar de todo, explicó que este sistema tiene muchas ventajas, porque ‘puedes hacer maravillas’ a un precio mucho más asequible, una realidad de la que se benefician, por ejemplo, los productores independientes, quienes pueden distribuir su trabajo con pocas copias y con el dinero que obtienen financiar su siguiente película, algo impensable con el formato de 35 milímetros, afirmó.

Lamentó que las salas de cine no hagan las inversiones necesarias para poder proyectar una película digital “en la calidad que se merece” y resaltó que será este tipo de cine el que devuelva a los espectadores a las salas, ya que ahora los jóvenes “prefieren quedarse en casa a ver las películas que se bajan de internet”.

Pero las salas no están todavía adaptadas, ni las distribuidoras, ni los cinefotógrafos, ni las empresas de celuloide (Kodak, Fuji), ni los estudios cinematográficos.

Si, el cine digital es el futuro, pero lo que McCallum no dice es que a las cadenas exhibidoras les sale un ojo de la cara el adquirir esta tecnología. Las empresas que venden los proyectores digitales los dan a precios estratosféricos.

Y mientras en Estados Unidos más de 2850 salas ya cuentan con esta tecnología, en México solo 4 salas han sido equipadas con proyectores digitales, tres de las cuales se encuentran en la ciudad de México.

Obvio, la calidad en imagen es impresionante, pero el costo del boleto lo es más.

Comentarios

Comentarios