Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando Cine | 28 Abril, 2017

Scroll to top

Top

Manifiesta Guillermo Arriaga entusiasmo en su faceta como director

bf

  El escritor Guillermo Arriaga explicó ante un grupo de jóvenes el origen de “El búfalo de la noche” como una mirada al pozo de la terrible esquizofrenia, algo que vivió de cerca con algunos amigos; y aunque no dijo cómo se llamará la película que dirigirá, manifestó que su nueva faceta le entusiasma mucho.     

“He tenido amigos que han entrado a territorios ignotos, conviví con gente de casos severos y leves, y traté de hacer una obra de un chico que se hace esquizofrénico y se suicida, pero resultó la historia de alguien que cuenta la vida de “Gregorio” después de su muerte”, detalló.      

El encuentro se llevó a cabo en una librería al sur de la ciudad, donde el creador de historias como “21 gramos”, “Amores perros” y “Babel”, presentó el relanzamiento de sus tres novelas.     

Ahí, explicó el origen de cada una, como “El escuadrón guillotina” de 1991, “Un dulce olor a muerte” de 1994 y “El búfalo de la noche” de 1999, además de un libro de cuentos titulado “Retorno 201” de 2003.   

Se trata de una obra traducida a nueve idiomas: inglés, alemán, griego, checo, hebrero, holandés, portugués, italiano y francés.     

Específicamente sobre “El búfalo de la noche”, obra que ya fue llevada al cine con las actuaciones de Diego Luna y Camila Sodi, y que se estrenará en agosto próximo, ofreció algunos pormenores de su origen.   

“Va y viene la historia como sucede en la mente de un esquizofrénico, me tardé cinco años, durante los cuales padecí después de que me operaron de la columna, me pusieron fierros que me provocaban un gran dolor, me lesionaron un nervio que baja por los muslos, y durante los tres meses de dolor escribí `21 gramos”, algo tenía yo que hacer con lo que sentía”, indicó.     

Asimismo, aseveró que no hay estructuras de cine en lo que escribe, sino todo lo contrario, y que no se considera un guionista, más bien un escritor, y explicó como en tan repetidas ocasiones lo ha hecho. “No se llama guión, se llama obra de cine, para mi es literatura, la palabra guión demerita e indigna el trabajo de un escritor”.   

Ahora, manifestó ante el nutrido conglomerado de jóvenes, estoy muy entusiasta, produciré cinco películas, una de ellas la voy a dirigir, pero no puedo abordar el título porque tengo un compromiso laboral con una productora americana. Con mi obra he ido a Costa Rica, Bogotá, Nueva York, Argentina, Madrid, y creó que mi vida obsesiva, compulsiva necesita un descanso, pero no por ahora.  

 

Comentarios

Comentarios